Tratamientos para el linfedema

Hoy en día, hay más opciones que nunca para el tratamiento del linfedema, y en los estudios de investigación se demostró que la mayoría tiene cierta eficacia. En la mayoría de los estudios que se realizaron, se analizaron planes de tratamiento que usan una combinación de enfoques. Se deben continuar las investigaciones para poder determinar con certeza cuáles son los tratamientos individuales más eficaces, en qué combinaciones y en qué situaciones. Mientras tanto, tú y el terapeuta para el linfedema tienen varias opciones para considerar.

Los tratamientos como las mangas, los vendajes y las bombas ayudan a que la linfa circule hacia fuera del brazo, la mano, el torso u otra parte del cuerpo afectada por el linfedema. Otros implican hacer cambios en el estilo de vida, como proteger la piel, hacer ejercicio y bajar de peso, y está comprobado que estos cambios ayudan al sistema linfático. El grado, la intensidad y la duración de los tratamientos dependen de la gravedad del linfedema. Por ejemplo, el linfedema leve con inflamación menor generalmente requiere menos tratamiento que el linfedema en estadio más avanzado con inflamación evidente y fibrosis (cicatrización del tejido blando). Incluso si el linfedema está en un estadio más avanzado, hay buenas opciones para aliviar la inflamación y evitar que aumente.

Quizá te estés haciendo estas dos preguntas frecuentes:

  • ¿Se cura el linfedema? El linfedema leve o en estadio I se puede revertir, debido a que todavía no hay daño en el tejido blando. Pero muchos especialistas no creen que se pueda decir que se haya “curado”, porque incluso el estadio I implica el riesgo de episodios futuros o de que el linfedema empeore. Aún así, existen muchas personas que tienen linfedema leve que desaparece sin tratamiento y nunca se convierte en un problema grave. Para otras personas, la afección empeora. A menudo, los estadios más avanzados de linfedema no se pueden revertir por completo, debido al daño en el tejido debajo de la piel. Sin embargo, el aspecto y la sensación de la mano, el brazo, el tórax u otra parte del cuerpo se pueden mejorar con tratamiento.
  • ¿Voy a tener que seguir un tratamiento por el resto de mi vida? Como se explicó antes, eso realmente depende del estadio del linfedema y de cómo responda al tratamiento. En un extremo del espectro, están las personas que presentan síntomas más leves que se exacerban cada tanto y requieren tratamiento periódico. En el otro extremo, están las personas con síntomas más graves o persistentes que necesitan tratamiento activo por el resto de su vida. La mayoría de las personas encaja entre esos dos extremos. Y para la mayoría, el linfedema tiende a ser una afección dinámica, es decir, que cambia con el tiempo. Con el tiempo, tú y el terapeuta para el linfedema entenderán la forma en que tu cuerpo responde al tratamiento y lo que te da mejores resultados. Ya sea que necesites tratamiento por el resto de tu vida o no, siempre tendrás que tener en cuenta el riesgo de linfedema. (Para obtener más información, consulta Cómo reducir el riesgo y las exacerbaciones del linfedema).

En esta sección de Breastcancer.org, puedes leer más acerca de los tratamientos disponibles para el linfedema. Es probable que tu plan tenga una combinación de estos tratamientos. Sin embargo, primero ofrecemos orientación sobre los factores que quizá influyan en tu plan de tratamiento.

En palabras del experto

“La realidad es que, una vez que tengas linfedema, deberás tratarlo como un problema crónico. Incluso si la sensación y el aspecto del brazo vuelven a ser los mismos de antes, debes controlarlo permanentemente”.

— Dra. Marisa Weiss, directora médica, Breastcancer.org

Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio