Cuidados personales para el linfedema

“Cuidados personales” es el término general para todo lo que tendrás que hacer en tu casa para reducir el riesgo de volver a tener linfedema o de que este empeore en el futuro. El terapeuta para el linfedema debe enseñarte a colocarte las mangas y prendas de compresión, y cómo cuidarlas. Otros componentes fundamentales de los cuidados personales incluyen lo siguiente:

  • proteger el brazo, la mano, el tórax u otra parte del cuerpo de cortes, lesiones, uso excesivo, temperaturas extremas y otras situaciones que pueden aumentar la producción de linfa, lo que a su vez aumenta el riesgo de tener linfedema
  • aprender cuáles son los indicios y síntomas de una infección, lo que es una preocupación especial para las personas con linfedema
  • establecer un plan de ejercicios o de control de peso, y respetarlo

Para saber más sobre lo que implican estas medidas, puedes revisar nuestras secciones Cómo reducir el riesgo y las exacerbaciones del linfedema, y Linfedema e infección.

Algunos terapeutas para el linfedema también intentan enseñarles a los pacientes el drenaje linfático manual para que puedan hacerlo solos, en el hogar. Otros creen que es una habilidad tan especializada que es poco probable que hacer el DLM por tu cuenta (también denominado “DLM personal”) sea de ayuda en absoluto. Consulta al terapeuta para saber qué recomienda. Si decides hacer el DLM por tu cuenta, sigue estrictamente las pautas del terapeuta. Si haces más de lo recomendado o haces los masajes para el DLM con más intensidad, podrías lastimarte.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio