Hipnosis

Read this page in English


¿Qué es la hipnosis?

La hipnosis es un método que ayuda a entrar en un estado de calma y nivel de alerta de modo que sea más fácil trabajar con el paciente para implementar cambios personales. Con frecuencia, las personas usan la hipnosis para superar miedos o hábitos.

  • Cuando está hipnotizada, una persona logra mayor concentración. La hipnosis ayuda a la persona a bloquear las distracciones y concentrarse en una idea, una sensación o un recuerdo específicos.
  • La hipnosis genera un estado de profunda relajación. Gracias a la relajación inducida por la hipnosis, es más fácil observar ansiedades, temores, dolor y otras dificultades desde una nueva perspectiva.
  • La hipnosis puede ayudar a que una persona esté más predispuesta a las sugerencias. La hipnosis permite mayor predisposición porque la mente consciente, que puede ser más cerrada y crítica, está calmada, mientras que el estado de inconsciencia genera un estado centralizado.

En estudios de investigación, se comprobó que la hipnosis ayuda a reducir los siguientes síntomas:

  • dolor
  • náuseas
  • vómitos
  • estrés
  • ansiedad

Hay varios tipos de técnicas hipnóticas. Cuando estás hipnotizada, el hipnoterapeuta puede:

  • hablarte en un tono tranquilizador para ayudarte a sentirte relajada y segura
  • hacer sugerencias acerca de comportamientos positivos
  • estimularte para que te imagines actuando de otra forma, una poderosa práctica denominada “imágenes mentales”

Un hipnoterapeuta puede trabajar contigo para determinar la técnica que mejor se adecue a tus objetivos. Si bien es importante comenzar a trabajar con un hipnoterapeuta, este luego puede enseñarte técnicas de autohipnosis que puedes practicar en el hogar. Cuando hayas aprendido técnicas para tratar el dolor o la fatiga, puedes continuar por tu propia cuenta en el hogar.

Qué esperar de una sesión de hipnosis típica

Durante la primera sesión de hipnosis, el hipnoterapeuta probablemente te pregunte acerca de tus antecedentes clínicos y emocionales. Te solicitará que hables sobre los problemas que puedas estar manifestando, como dolor, ansiedad o cansancio. Una vez que el hipnoterapeuta obtenga más información sobre la situación que estás sobrellevando, elegirá una técnica de hipnosis apropiada.

  • El hipnoterapeuta puede solicitarte que primero cierres los ojos y luego comenzará a hablarte en un tono tranquilizador y a describir imágenes vívidas para ayudarte a relajarte.
  • Una vez que estés hipnotizada, puede proponerte formas de lograr algunos objetivos, como la reducción del dolor o una mayor sensación de serenidad.
  • Una sesión típica puede durar de media hora a una hora completa.
  • Es posible que debas asistir a una o varias sesiones.
  • Al finalizar la sesión, serás capaz de salir del estado de hipnosis por tu propia cuenta.
  • Después de la sesión, puedes retomar las actividades normales.

Lo que no es la hipnosis:

  • Cuando estás hipnotizada, el hipnoterapeuta no puede controlarte. No es posible que un hipnoterapeuta te obligue a hacer algo que no desees hacer.
  • No puede hipnotizarte contra tu voluntad. Debes estar predispuesta a la idea de la hipnosis para que la terapia funcione.

Requisitos del hipnoterapeuta

En la mayoría de los estados, la hipnoterapia no está regulada por normas; por lo tanto, es importante buscar personas experimentadas. Muchos profesionales médicos diplomados, como asistentes sociales, psicólogos, médicos clínicos, han recibido formación en hipnoterapia. Aquellos que no sean profesionales médicos pueden acreditarse en varias instituciones, que pueden requerir de 60 a más de 200 horas de formación. En los Estados Unidos, puedes encontrar hipnoterapeutas experimentados y acreditados en el Comité Nacional de Hipnoterapeutas Clínicos Acreditados (NBCCH) (solamente en inglés). Si bien la acreditación otorgada por el NBCCH no es un requisito para ejercer la hipnosis, este comité fue creado por hipnoterapeutas con la esperanza de mejorar los estándares y la integridad de la profesión hipnoterapéutica. Otros países pueden tener sus propios sistemas de acreditación.

Investigación sobre hipnosis en personas diagnosticadas con cáncer de mama y otros tipos de cáncer

No hay estudios que revelen que la hipnosis pueda afectar de forma específica los resultados después del cáncer de mama. Sin embargo, la hipnosis aparentemente ayuda a aliviar algunos de los síntomas del cáncer y los efectos secundarios del tratamiento, como el dolor, las náuseas, los vómitos, el estrés y la ansiedad. Además, se están llevando a cabo investigaciones para determinar si la hipnosis puede ayudar a reducir los bochornos en mujeres que manifestaron cáncer de mama.

Un estudio italiano publicado en Oncology en el año 2000 realizó un seguimiento de 16 pacientes adultas diagnosticadas con cáncer que experimentaban náuseas y vómitos justo antes de la siguiente dosis de quimioterapia, lo que a veces se denomina síntoma “anticipatorio”. Cuando se sometieron a la hipnoterapia, las náuseas y los vómitos desaparecieron.

En un estudio de la Stanford University publicado en 1983, se realizó el seguimiento de 54 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama durante un año. Se ofreció a algunas de las mujeres una terapia grupal semanal, y se capacitó a un porcentaje de estas participantes en técnicas de autohipnosis con el objetivo de reducir el dolor causado por el cáncer. Las técnicas les enseñaron a las pacientes a no tratar de controlar el dolor, sino a imaginar sensaciones simultáneas en las áreas adoloridas, como sensación de frío o calor. Se les enseñó a prestar atención especial a estas sensaciones imaginadas y alternadas en vez de centrarse en la sensación de dolor. Las pacientes que participaron de la terapia grupal y la autohipnosis revelaron una reducción en la calificación del dolor en comparación con aquellas que únicamente participaron en la terapia grupal o que no recibieron ninguno de estos dos tratamientos.

Factores importantes que debes considerar antes de probar la hipnosis

Aunque la hipnosis ha revelado beneficios en pacientes diagnosticadas con cáncer, ocasionalmente puede generar sueño y, algunas veces, depresión. Siempre consulta con el médico antes de iniciar la hipnoterapia, especialmente si presentas antecedentes de trastornos mentales.

Volver a Tipos de técnicas complementarias

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio