Masajes

Read this page in English


¿Qué son los masajes?

Los masajes son un método manual de manipulación de los tejidos blandos del cuerpo en el que usan las manos, las puntas de los dedos y los puños. En los masajes, se puede incluir una variedad de tipos de presión y contacto. Un masaje puede ser suave, cuando se centra en la piel, o profundo, cuando se dirige a las capas subyacentes del tejido muscular.

Los estudios revelaron que los masajes pueden ofrecer ciertos beneficios a la salud en personas diagnosticadas con cáncer de mama. Según se comprobó, los masajes son útiles para tratar:

  • ansiedad
  • dolor
  • fatiga
  • función inmunitaria

Qué esperar de una sesión de masajes típica

A continuación, se indica lo que se generalmente se prevé en una sesión de masajes:

  • Cuando llegues a la consulta, el masajista te preguntará si tienes alguna lesión o afección clínica. Asegúrate de informarle acerca del tratamiento del cáncer de mama. De este modo, podrá determinar el tipo de masajes que se adecua a tu situación, además de las áreas que debe evitar.
  • Según el entorno, es posible que debas decidirte por recostarte en una camilla o por sentarte en una silla para que te apliquen masajes.
    • Si optas por la camilla, te llevarán a una sala privada y te solicitarán que te desvistas parcial o completamente y que te cubras con una sábana.
    • Si eliges la silla, probablemente no te lleven a una sala privada y no será necesario que te desvistas.
  • La mayoría de las técnicas de masajes implican recostarse sobre una camilla acolchada. El masajista puede usar almohadillas para apoyar distintas áreas del cuerpo.
  • El masajista puede usar aceites o lociones que aplica sobre la piel. Si eres alérgica a algunos de los ingredientes comunes que contienen las lociones o los aceites para el cuerpo, debes informar al masajista.
  • No dudes en advertirle si el nivel de presión que ejerce es excesivo. Si sientes algún malestar, solicítale que haga masajes más suaves.
  • Una sesión típica de masajes dura aproximadamente una hora, aunque puede variar de 30 a 90 minutos.
  • Después de los masajes, el masajista saldrá de la sala y te permitirá relajarte en soledad durante algunos minutos y, finalmente, podrás vestirte.
tag

Requisitos del masajista

Si estás recibiendo tratamiento contra el cáncer de mama, es importante buscar un masajista diplomado que tenga experiencia en pacientes que padecen esta afección. Debido a que varios centros de cáncer están relacionados con programas que ofrecen masajes, consulta con el médico para que te recomiende uno. Si no hay programas en tu área de residencia, puedes entrevistar a posibles masajistas, o bien solicitar al médico que lo haga.

Cuando hables con un posible masajista, pregúntale sobre su formación.

  • Formación. Varios estados requieren que los masajistas completen al menos 500 horas de formación para estar acreditados. Si bien los requisitos varían según el estado, busca un masajista que haya completado una formación de al menos 500 horas.
  • Experiencia. Pregunta al masajista si ya ha asistido a pacientes diagnosticadas con cáncer.
  • Cumplimiento de los requisitos del estado. El sitio web de la Asociación de Masajes (solamente en inglés) ofrece una guía por estado que indica los requisitos que los masajistas deben cumplir respecto de la experiencia y la formación educativa.
    • Diploma. Si el masajista está diplomado, se indican las iniciales LMT (terapeuta masajista diplomado) o LMP (médico masajista diplomado) después del nombre.
    • Acreditación. En estados que no ofrecen autorizaciones, la calificación mínima que deberías buscar es la de CMT (masajista acreditado).

Para buscar un masajista calificado en tu área de residencia, visita estas organizaciones:

Investigación sobre masajes en personas diagnosticadas con cáncer de mama y otros tipos de cáncer

Los estudios revelan que los masajes aparentemente brindan beneficios físicos y emocionales en mujeres diagnosticadas con cáncer de mama.

Un estudio de 2003 realizado en la University of Minnesota comparó los efectos del contacto de curación por masajes (un técnica en la cual las manos del terapeuta se colocan encima del cuerpo, o bien apenas entran en contacto con este) con la presencia atenta de un médico o una enfermera (sin administrar masajes) en 230 personas diagnosticadas con cáncer. En este estudio, los investigadores determinaron que, a la vez que el contacto de curación y los masajes redujeron la ansiedad y el dolor, los masajes también disminuyeron la necesidad de tomar analgésicos.

En un estudio de 5 semanas de duración llevado a cabo en la University of Miami en el año 2003, se compararon los masajes y la relajación muscular progresiva en 58 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de estadios I y II. Ambos grupos informaron un sensación de alivio de la ansiedad, y el grupo que recibió masajes también informó una disminución de la depresión. El grupo que recibió masajes también reveló un incremento en las concentraciones de una sustancia química del cerebro, denominada dopamina, que ayuda a generar una sensación de bienestar. Además, en el grupo que recibió masajes, se observó un aumento de los glóbulos blancos protectores que ayudan a optimizar el sistema inmunitario (denominados linfocitos) desde el primer hasta el último día del estudio.

No hay pruebas que indiquen que los masajes puedan causar la diseminación de un tumor existente.

Factores importantes que debes considerar antes de probar los masajes

Si te diagnosticaron cáncer de mama y estás interesada en buscar un masajista, consulta con el cirujano o el oncólogo para obtener recomendaciones. Es importante que le informes al masajista acerca del diagnóstico, el tratamiento y todos los síntomas que puedas manifestar. Los masajes pueden ser muy útiles. Pero implican un riesgo potencial de daño. Debes considerar lo que se indica a continuación:

  • Si recientemente te sometiste a una cirugía de mama, debes recostarte boca arriba hasta que el médico decida que es seguro hacerlo boca abajo.
  • Los masajes profundos, o cualquier tipo de masaje que implique una presión excesiva, NO se debe usar si estás recibiendo quimioterapia y radiación. Las personas que reciben quimioterapia pueden presentar un conteo bajo de glóbulos blancos y rojos; por lo tanto, si se aplican masajes profundos, existe el riesgo de hematoma. Debido a que los masajes profundos pueden generar agotamiento en un sistema ya vulnerable debido a la quimioterapia o la radiación, no se recomienda en personas que actualmente reciben estos tratamientos. En su lugar, deben aplicarse masajes suaves.
  • Si actualmente estás recibiendo radiación, el masajista debe evitar tocar la piel sensible en el área de tratamiento. Los masajes y los aceites que se usan pueden agravar la irritación en la piel ya afectada por la terapia. Además, el masajista debe evitar tocar las marcas transitorias en las esquinas del área donde se aplica radiación. Si no presentas irritación de la piel en el área de tratamiento, todo masaje suave que se aplique en esta área debe realizarse suavemente a través de un paño o una toalla de textura suave.
  • Si te extirparon ganglios linfáticos, el masajista debe aplicar únicamente masajes muy suaves si debe tratar el brazo afectado y el área circundante a la axila.
  • Si presentas linfedema* en el brazo, el masajista debe evitar por completo el brazo afectado y la axila. Los masajes tradicionales pueden agravar un linfedema. Un masajista con experiencia en pacientes diagnosticadas con cáncer de mama probablemente ya sepa cómo actuar, pero es importante asegurarse de que realmente lo comprenda.
  • Si presentas linfedema en el brazo, el brazo y la axila se deben tratar mediante un tipo diferente de masajes especialmente diseñados para el tratamiento del linfedema, lo que se denomina drenaje linfático manual. Busca un fisioterapeuta, ergoterapeuta o masajista capacitado y acreditado en drenaje linfático manual para el tratamiento del linfedema. Conoce más información* sobre cómo encontrar un terapeuta.

Volver a Tipos de técnicas complementarias

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio