Quiropraxia

Read this page in English


¿Qué es la quiropraxia?

La quiropraxia hace hincapié en la relación entre la estructura del cuerpo, especialmente la columna, y la función del cuerpo. La gran mayoría de los quiroprácticos, también llamados médicos quiroprácticos o especialistas en quiropraxia, usan un tipo de terapia manual denominada manipulación (o ajuste). La quiropraxia se usa más frecuentemente para el tratamiento de trastornos óseomusculares, es decir, afecciones en músculos, articulaciones, huesos y tejido conectivo, como cartílagos, ligamentos y tendones.

Los conceptos básicos de la quiropraxia se pueden describir según se indica a continuación:

  • El cuerpo tiene una poderosa capacidad de curarse a sí mismo.
  • La estructura del cuerpo (especialmente la columna) y su función están muy relacionadas, y esta relación afecta el estado de salud.
  • La quiropraxia se administra con el objetivo de normalizar la relación entre la estructura y la función, y para ayudar a al cuerpo en el proceso de curación.

Qué esperar de una sesión de quiropraxia típica

Durante la primera consulta, el quiropráctico obtiene los antecedentes. Deberás realizar un examen físico, con especial énfasis en la columna. También es posible que debas completar otros estudios o pruebas, como radiografías. Si el quiropráctico determina que eres elegible para la quiropraxia, se desarrollará un plan de tratamiento que se adecue a tu situación.

Durante el tratamiento, el quiropráctico puede hacer uno o más ajustes. Un ajuste (también denominado tratamiento de manipulación) es una terapia manual, es decir, que se hace con las manos. Los ajustes quiroprácticos, generalmente en la columna, frecuentemente aplican fuerza controlada sobre una articulación. Los ajustes se hacen para aumentar la amplitud y calidad de los movimientos en el área que se desea tratar. Otros profesionales médicos, incluso fisioterapeutas, médicos deportólogos y traumatólogos, realizan ciertos tipos de manipulación. En los Estados Unidos, la investigación revela que los quiroprácticos llevan a cabo más del 90 % de los tratamientos de manipulación.

La mayoría de los quiroprácticos usan otros tratamientos, además del ajuste, incluso:

  • movilización (mover una articulación en toda su amplitud de movimiento)
  • masajes
  • tratamientos no manuales, como aplicar calor o frío, ultrasonido o electroestimulación

Entre algunos efectos secundarios, se pueden incluir: malestar transitorio en las partes del cuerpo tratadas, dolor de cabeza o cansancio. Estos efectos secundarios tienden a ser leves y desaparecen al cabo de uno o dos días.

Se ha debatido sobre la incidencia de complicaciones graves causadas por la quiropraxia. No se han realizado estudios clínicos organizados sobre la cantidad de complicaciones graves. Pero, según los datos actuales, el riesgo aparentemente es muy reducido.

Requisitos del quiropráctico

Los quiroprácticos deben completar un programa de 4 años en una institución de formación en quiropraxia. La formación incluye instrucción en el aula y en clínicas. Para ser admitido en instituciones de quiropraxia, es necesario haber completado al menos 3 años de preparación universitaria. Las instituciones de quiropraxia en los Estados Unidos deben estar acreditadas por el Comité de Educación Quiropráctica (solamente en inglés), una entidad reconocida por el Departamento de Educación de los EE. UU. Los graduados reciben el título de doctor en quiropraxia (D.C.) y son elegibles para rendir el examen que les permite ser diplomados, el cual deben aprobar para poder ejercer su profesión.

Investigación sobre quiropraxia en mujeres diagnosticadas con cáncer de mama

Los estudios revelaron que la quiropraxia puede ayudar a aliviar el dolor de cabeza y el dolor articular en mujeres sometidas a tratamientos contra el cáncer de mama. Otros estudios analizaron el uso de la quiropraxia para aliviar los síntomas menopáusicos en sobrevivientes al cáncer de mama, pero los resultados fueron controversiales.

Factores importantes que debes considerar antes de probar la quiropraxia

Es importante consultar con el médico si estás pensando en probar la quiropraxia.

  • Todas las personas con trastornos hemorrágicos o quienes toman anticoagulantes pueden presentar mayor riesgo de manifestar un accidente cerebrovascular causado por la manipulación de la columna.
  • Las mujeres con huesos débiles u osteoporosis* como consecuencia del tratamiento contra el cáncer pueden presentar riesgo de fractura en la quiropraxia.

Si el médico te indica que la quiropraxia se adecua a tu situación, también es importante informar al quiropráctico acerca de los tratamientos contra el cáncer de mama que hayas recibido. El quiropráctico debe prestar más atención a los ajustes que se realicen junto al área sometida a cirugía. En algunas personas, el área quirúrgica podría no tolerar un ajuste.

Muchos planes de seguro cubren los tratamientos de quiropraxia. Los quiroprácticos pueden facturar a Medicare, y aproximadamente la mitad de los estados de los EE. UU. cubren este tipo de tratamiento en planes de Medicaid. Si tienes seguro de salud, consulta para saber si la quiropraxia está incluida en tu plan antes de solicitar tratamiento.

Volver a Tipos de técnicas complementarias

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio