Once consejos para manejar la pérdida del cabello

Prepara a tus seres queridos para tu posible cambio de aspecto. Los niños pequeños quizá no comprendan del todo, de modo que no dejes de tranquilizarlos en cuanto a que tu cabello volverá a crecer. Quizá se sientan mejor si te ayudan a elegir una peluca u otro accesorio para cubrir tu cabello.

Prueba cortarte el cabello muy corto cuando comiences a perderlo. Este tipo de corte te dará una idea de cómo lucirá cuando comience a crecer nuevamente.

No olvides usar protector solar o protegerte la cabeza con un sombrero o un pañuelo cuando estés al sol si decides no usar peluca.

Mantén la cabeza abrigada si no utilizas peluca. Asegúrate de usar sombrero abrigado en climas fríos.

Visita a un especialista en pelucas antes de comenzar la quimioterapia si deseas usar peluca. De este modo, el especialista podrá ver tu peinado y color actuales, y quizá pueda sugerirte una peluca que luzca como tu cabello natural. Quizá también puedas encargar por adelantado una peluca a medida.

Busca un buen salón de pelucas que pueda ofrecerte buenas recomendaciones sobre champú, acondicionadores y cepillos para tu peluca. Los buenos salones lavan y peinan las pelucas según lo necesites. Puedes pedir en el hospital o el grupo de apoyo sobre cáncer de tu localidad que te recomienden una tienda de pelucas de tu zona.

Averigua qué cubre tu seguro. Algunos cubren el 80 % del costo de la peluca o más, si es para fines médicos. Asegúrate de que tu médico te escriba una receta para la peluca, de manera que puedas presentarla en tu compañía de seguros.

Considera la posibilidad de comprar más de una peluca. De este modo podrás evitar andar sin peluca mientras haces lavar y peinar una.

Usa la creatividad con otros accesorios para el cabello. Pañuelos, sombreros y turbantes pueden resultar muy elegantes y accesibles.

Prepárate para cuando vuelva a crecer. En algunos casos, el cabello nuevo puede crecer de un color, una textura y un ondulado diferentes, pero este cambio por lo general no es permanente.

Considera la posibilidad de unirte a un grupo de apoyo para encontrar a otras personas que estén en tu situación y hablar sobre tus inquietudes relacionadas con tu aspecto. Quizá incluso puedas obtener algunas recomendaciones sobre cómo sobrellevar tu nuevo aspecto.


Read this page in English

Volver al inicio