¿Dónde recibirás la quimioterapia?

Read this page in English


Puedes recibir la quimioterapia en un hospital, en un consultorio médico o en una clínica. También puedes recibir la quimioterapia en tu hogar, si tienes un equipo de bombeo portátil o te administran la medicina como píldora. La mayoría de las personas pueden ir a casa entre un tratamiento y otro. En algunos casos, es posible que debas quedarte en el hospital para que el médico pueda controlar tu salud, especialmente si tu sistema inmunitario no funciona bien (los médicos llaman a esto sistema inmunitario deprimido) inmediatamente después de tu tratamiento. Cuando decidas sobre las dosis de quimioterapia, el médico te comunicará dónde te administrarán el tratamiento.

Recomendaciones para pasar el tiempo durante las infusiones de quimioterapia

Si te administran la quimioterapia en un hospital o una clínica, el tratamiento puede durar entre una o varias horas, según la dosis específica que te corresponda. Algunas personas llevan un bolso con distintas cosas para hacer durante los tratamientos. Muchas áreas de tratamiento de quimioterapia cuentan con televisores y revistas, pero puedes llevar tus propias cosas que te ayuden a pasar el tiempo:

  • un grueso libro que tenías intención de leer
  • un reproductor de música portátil, de manera que puedas escuchar música, grabaciones de libros o programas de radio que hayas descargado
  • una computadora portátil, de modo que puedas ponerte al día con el correo electrónico (si el centro de tratamiento tiene conexión de Internet), jugar o ver una película
  • una consola portátil de juegos
  • elementos de tejido, bordado, crochet u otras manualidades
  • un libro de crucigramas u otro tipo de acertijos
  • un rompecabezas (aunque quizá necesites una mesa grande)
  • cartas o juegos de mesa (si tienes con quién jugar)
  • un cuaderno de dibujo y lápices

Otras sugerencias para pasar el tiempo:

  • Escribe notas, cartas o tarjetas que desees enviar.
  • Practica técnicas de relajación o meditación.
  • Comienza un registro o diario de tu proceso de tratamiento.
  • Elabora una lista de todo lo que deseas hacer cuando hayas terminado el tratamiento.
  • Ponte al día con el sueño y toma una siesta.

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio