Cómo recibir una infusión de quimioterapia: paso a paso

Read this page in English


Antes de iniciar el tratamiento

Concurres a la primera consulta con el oncólogo (médico que trata el cáncer) y a todas las consultas de seguimiento que sean necesarias. El oncólogo hace lo siguiente:

  • Obtiene tus antecedentes clínicos, te realiza un examen físico y revisa todos los análisis de laboratorio, las mamografías y los resultados de la biopsia.
  • Te recomienda los tratamientos de quimioterapia que se adecuarían mejor a tu situación.
  • Te explica los beneficios y los efectos secundarios de cada tratamiento quimioterapéutico recomendado.
  • Analiza, junto contigo, cuidadosamente el formulario de consentimiento para recibir tratamiento y te solicitará que lo firmes.
  • Fija tu primera consulta para tratamiento (la fecha depende de tu situación).

El día del tratamiento

El día que recibes la quimioterapia, generalmente debes completar una serie de pasos:

  • Debes registrarte en el centro que administra la quimioterapia, como cuando te presentas en el consultorio de un médico.
  • Te reúnes con la enfermera o al auxiliar de quimioterapia que te administrará el tratamiento.
  • Se registran los datos de presión arterial, pulso, temperatura y frecuencia respiratoria.
  • Se registran los datos del peso y la altura de modo que se sea posible calcular la dosis correcta del medicamento.
  • Te colocan una vía endovenosa (si no tienes un reservorio o catéter), ya que los medicamentos de la quimioterapia se administran por este tipo de vía. Cuando hayas recibido la totalidad del medicamento, se extrae la vía. Si ya tienes un reservorio o catéter, recibes el medicamento a través de él y no es necesario colocar una vía endovenosa.
  • Te extraen sangre de modo que sea posible registrar la cantidad de glóbulos blancos y rojos (denominado “recuento sanguíneo”).
  • El oncólogo te examina, analiza los resultados de los procedimientos y, a continuación, calcula y receta la dosis del medicamento que necesites.
  • Es posible que te indiquen algunos medicamentos (denominados “medicamentos prequimioterapéuticos”) para prevenir náuseas o reacciones alérgicas. Asimismo, es posible que te administren líquidos que ayudan a optimizar los efectos de los medicamentos de la quimioterapia.
  • Antes de que te administren los medicamentos, la enfermera de oncología o el técnico de quimioterapia verificará tu nombre, el nombre del medicamento y la dosificación indicada.
  • La enfermera o el técnico inicia el proceso de infusión endovenosa. El procedimiento puede demorar varias horas en completarse. Algunos tratamientos de quimioterapia se administran de dos formas diferentes. Por ejemplo, en el tratamiento con CMF, el metotrexato y el 5-fluorouracilo se administran en infusión endovenosa y el Cytoxan a veces es una píldora que se toma por vía oral.
  • Cuando finaliza la sesión de quimioterapia, la enfermera o el técnico extraen la vía endovenosa y se aseguran de que tus signos vitales (pulso, frecuencias cardíaca y respiratorio) sean estables.
  • El médico o la enfermera vuelve a analizar todos los efectos secundarios que podrías experimentar, la forma de tratarlos y, generalmente, te indica medicamentos para aliviar las náuseas. Te dirán que te comuniques con el médico en caso de manifestar problemas graves, como llagas en la boca, náuseas que persisten incluso después de haber tomado el medicamento, diarrea o fiebre. Asegúrate de tener la información necesaria para comunicarte con el médico antes de salir del hospital de modo que puedas llamar a alguien en caso de sufrir algún inconveniente.

Es posible que puedas conducir de forma segura a tu hogar después de la sesión de quimioterapia, pero podrías sentirte más cómoda si le solicitas a alguien lo haga por ti. El efecto secundario más común de la quimioterapia es la sensación de agotamiento extremo o fatiga. Deberías tratar de descansar el resto del día (y posiblemente el día posterior) en el que recibiste la quimioterapia. Algunos medicamentos quimioterapéuticos pueden deshidratar el cuerpo o causar constipación; por lo tanto, es una buena idea beber una cantidad abundante de líquidos después del tratamiento. Evita las bebidas alcohólicas o con cafeína porque pueden causar mayor deshidratación.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio