Diez aspectos clave sobre la terapia de radiación

Read this page in English


  • La radiación es una terapia localizada y dirigida que tiene como fin destruir las células cancerosas que puedan quedar después de la cirugía. La radiación se aplica en el área donde el cáncer se presentó originalmente o en otra parte del cuerpo donde el cáncer se diseminó.
  • La aplicación del tratamiento de radiación no causa dolor. Sin embargo, la radiación puede provocar algunas molestias con el tiempo.
  • El tratamiento de radiación externa, la clase más común de terapia de radiación, no deja radiactividad en el cuerpo.
  • El tratamiento generalmente se realiza 5 días a la semana durante 7 semanas, como máximo. Algunas veces, se puede aplicar la radiación dos veces por día durante 1 semana.
  • Como las consultas diarias generalmente duran alrededor de 30 minutos, es muy probable que puedas continuar con la mayor parte de tu rutina habitual durante el tratamiento.
  • La radiación no hace caer el cabello, a menos que se aplique en la cabeza.
  • En el área donde recibes la radiación, la piel puede tornarse de color rosa, rojo o marrón, y puede estar sensible e irritada. Estos síntomas pueden aliviarse con cremas y otros medicamentos.
  • Durante el tratamiento, es posible que te sientas cansada. Esta sensación puede durar algunas semanas, e incluso meses, después de finalizar el tratamiento.
  • La mayoría de los efectos secundarios de la radiación son temporales.
  • La terapia de radiación puede reducir considerablemente el riesgo de recurrencia del cáncer después de una cirugía.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio