Recomendaciones para el cuidado de la piel

Read this page in English


Aquí presentamos algunas medidas que puedes tomar para disminuir la sensibilidad de la piel durante la terapia de radiación y ayudarla a que se normalice una vez finalizado el tratamiento.

Evita la irritación antes y después de los tratamientos diarios

  • Usa camisetas amplias, preferentemente de algodón.
  • Usa agua templada en lugar de caliente cuando te duches.
  • Intenta evitar que la ducha caiga directamente sobre las mamas.
  • Evita los jabones fuertes y muy perfumados; usa en cambio jabones sin fragancia con humectantes (como Dove).
  • Para prevenir el enrojecimiento y la irritación de la piel, evita el contacto de piel con piel. Es ocurre con más frecuencia:
    • en el lugar donde el brazo presiona contra la axila y la zona más saliente de la mama
    • a lo largo del pliegue inferior de la mama, donde puede caer un poco y descansar sobre la parte superior de tu estómago
    • a lo largo del escote, donde las mamas quedan juntas

    Para evitar el contacto de piel con piel:
    • Intenta mantener el brazo alejado del cuerpo siempre que sea posible.
    • Utiliza un sostén firme, sin arco metálico, para mantener las mamas separadas y elevadas.
    • Si tus mamas son muy grandes, cuando no uses el sostén coloca una toalla suave o un trozo de franela o algodón suave por debajo de la mama.
  • Espolvorea regularmente con maicena la zona de la mama y dentro de los pliegues de piel para absorber la humedad, reducir la fricción y mantenerte sin olores. Puedes utilizar talco para bebé a base de fécula de maíz (no uses talco común) o maicena de cocina tamizada. Aplícala con un cepillo de maquillaje, limpio, o pon un poco de maicena dentro de un calcetín fino o largo y anúdale el extremo. Presiona suavemente el calcetín contra la piel para espolvorearla. Si el médico recomendó que uses cremas o ungüentos, aplícalos primero y luego espolvorea el área con la maicena.
  • Con o sin radiación, las infecciones por levaduras (candidiasis) son comunes en los pliegues que están debajo de las mamas; especialmente en mujeres cuyas mamas son grandes y durante la época de calor. Los síntomas de estas infecciones abarcan enrojecimiento, picazón y a veces, la presencia de una sustancia blanquecina sobre la piel. Si tienes una infección por levaduras, debes curarla antes de comenzar la radiación para que mejore en lugar de empeorar. Habitualmente, una crema antifúngica (como los medicamentos indicados para el "pie de atleta") es eficaz para esto.

Cómo aliviar la irritación durante y después del tratamiento de radiación

  • Al comienzo del tratamiento, antes de que aparezca cualquier efecto secundario, humecta la piel después del tratamiento diario con una pomada como A&D, Eucerin, Aquaphor, Biafene o Radiacare. También puedes aplicarla a la noche (usa una vieja camiseta para evitar que la pomada manche la ropa de cama).
  • En casos de leve coloración rosada, picazón y ardor, aplica un preparado de aloe vera. O prueba con una crema de hidrocortisona al 1 % (disponible sin receta en cualquier farmacia). Extiende una fina película de crema sobre el área afectada tres veces por día.
  • Si las áreas se enrojecen, pican, duelen o comienzan a arder, y la crema de baja concentración ya no alivia los síntomas, solicita al médico una crema de esteroides más concentrada que puedas conseguir con receta. Entre los ejemplos están la crema de hidrocortisona al 2,5 % y la betametasona.
  • Algunas personas sienten alivio soplando aire sobre la zona con un secador de pelo colocado en aire solamente o aire fresco (sin calor).
  • No uses sostén si hay zonas en carne viva.
  • Si la piel se reseca y escama durante el tratamiento, huméctala con frecuencia y límpiala suavemente.
  • Si la piel forma ampollas o se pela con humedad, ¡no te toques! La burbuja mantiene el área limpia mientras crece la nueva piel por debajo. Si la ampolla se rompe, el área de piel expuesta puede doler y supurar. Mantén el área relativamente seca y límpiala únicamente con agua tibia. Seca la zona y luego aplica un apósito NO ADHERENTE, como la gasa Xeroform (impregnada de vaselina suavizante) o apósitos del tipo conocido como "segunda piel" que fabrican varias empresas. Para aliviar la molestia de las ampollas o la descamación, toma un analgésico de venta libre o solicita una receta al médico, si es necesario.

¿Qué ocurre con la exposición al sol durante la terapia de radiación?

  • Durante la radiación, se recomienda mantener el área tratada completamente alejada del sol.
  • Utiliza un traje de baño de escote alto.
  • Utiliza una prenda que te cubra cuando no estés en el agua.
  • Ponte una camiseta de algodón bien amplia para cubrir el área tratada y permitir que la piel respire.
  • Evita el cloro. El cloro provoca resecamiento y puede empeorar la reacción de tu piel.
  • Si nadas en una piscina, debes extender vaselina sobre el área tratada para impedir que la piel absorba el agua clorada.

Luego de finalizar el tratamiento de radiación, la piel que estuvo expuesta puede estar más sensible al sol que antes. Puedes salir al sol y divertirte, pero sigue protegiendo tu piel:

  • Utiliza un bloqueador solar de factor de protección solar (FPS) 30 o mayor en el área tratada. (Utilizar un potente bloqueador solar es una práctica aconsejable para todo el cuerpo).
  • Aplica el bloqueador solar 30 minutos antes de exponerte al sol.
  • Vuelve a aplicar el bloqueador solar después de unas horas, como también cuando salgas del agua.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio