Aún siento dolor

Read this page in English


PREGUNTA: Me sometí a radiación hace siete meses. La mama todavía está muy sensible y me duele. ¿Qué puedo hacer?

REPUESTA: Lamento que estés experimentando dolor de mama siete meses después de la radiación. El dolor es uno de los efectos secundarios de la radiación, los que pueden variar considerablemente entre pacientes. Algunas mujeres simplemente sienten punzadas intermitentes de incomodidad, la mayoría manifiesta una incomodidad leve a moderada y otras un dolor mucho más intenso. El dolor es causado por irritación de los nervios, inflamación, tejido cicatricial, fricción y, algunas veces, infección. Generalmente, el dolor desaparece casi por completo, o completamente, con el transcurso del tiempo. Ello ocurre progresivamente. Inmediatamente después del tratamiento, el pico de intensidad del dolor se reduce. Pero, después, desaparece más lentamente. De seis meses a un año después del procedimiento, puedes manifestar cierta mejoría; y, de uno a tres años, una evolución considerable.

Lo más importante es sentir que va desapareciendo, aunque lo haga lentamente. Cuando todavía sientas malestar, habla con los médicos para encontrar una forma de aliviarte. Trabaja conjuntamente con el médico y la enfermera. Asegúrate de que no haya infección que se pueda tratar fácilmente. Con fisioterapia, masajes suaves, medicamentos, medidas apropiadas y otras opciones, es probable que te alivies parcial o completamente. Puede haber un “equipo de tratamiento del dolor” en tu área de residencia con experiencia en tu situación y que pueda ayudarte. Debes saber que se trata de una situación de prueba y error, que requiere paciencia y persistencia, con días buenos y días malos. Aguanta hasta encontrar una solución que te haga sentir mejor. Con el tiempo, te sentirás bien.

—Dra. Marisa Weiss

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio