Cómo seguir adelante con la terapia de radiación

Read this page in English


Los beneficios de la radiación dependen considerablemente de que se reciba la dosis completa recomendada, sin interrupciones importantes.

Estos dos elementos del plan de tratamiento son fundamentales por los siguientes motivos.

  • La dosis completa de radiación es necesaria para destruir toda célula cancerosa que pueda haber sobrevivido a la cirugía.
  • La terapia de radiación es más eficaz cuando se administra sin interrupciones. En general, se la administra todos los días, 5 días a la semana, durante 5 a 7 semanas.

Además, si visitas al médico regularmente durante y después del tratamiento, podrás controlar mejor los efectos secundarios y detectar potenciales recurrencias del cáncer lo antes posible.

Problemas que puedes tener para cumplir con el plan de terapia de radiación:

  • El cronograma de tratamiento puede estar en conflicto con las exigencias laborales, las necesidades familiares o la distancia desde tu casa hasta el centro de tratamiento. Esto puede hacer que faltes a las consultas o que las pospongas.
  • La irritación de la piel causada por la radiación puede provocar dolor, descamación y, a veces, ampollas. Si también te realizaron una cirugía de los ganglios linfáticos, el tratamiento de radiación puede empeorar el malestar que sientes en la axila. Si tienes estos efectos secundarios, es posible que desees interrumpir la terapia de radiación.

Formas de superar los problemas para cumplir con el tratamiento:

  • Habla con los miembros del personal del centro de tratamiento de radiación sobre tus necesidades respecto del cronograma. Ellos intentarán darte un horario para la consulta diaria que sea lo más conveniente posible para ti.
  • Las interrupciones a corto plazo, de un día o dos, del tratamiento probablemente no reduzcan la eficacia de la terapia de radiación. Por lo tanto, si deseas tomar un breve descanso, díselo al médico y retoma el cronograma de tratamiento lo antes posible.
  • Si faltas a una sesión, se la puede agregar al final del cronograma de tratamiento. Para ello, habla con el personal del centro de tratamiento de radiación.
  • Aprende acerca de los efectos secundarios de la radiación y cómo tratarlos.
  • Si tienes la piel muy irritada, consulta con el médico sobre un programa de cuidado de la piel más intensivo. Muy de vez en cuando, puede ser necesario tomar un breve descanso para que la piel se recupere. Pregúntale al médico cuánto tiempo puedes descansar y cómo puedes retomar el tratamiento lo antes posible.

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio