Radiación externa

Read this page in English


La radiación externa, a veces llamada radiación de haz externo, es el tipo más común de radiación. En esta técnica, un equipo grande denominado acelerador lineal emite un haz de radiación de alta energía hacia el área afectada por el cáncer. Esta forma de radiación se aplica de forma ambulatoria 5 días a la semana, durante 5 a 7 semanas, según cada situación.

Como se indica a continuación, la radiación en la mama se aplica desde dos campos de tratamiento diferentes. Los dos campos provienen de direcciones opuestas y se enfrentan:

  • Un campo comienza en el costado de la mama y está orientado hacia la mitad del tórax (donde se encuentra el esternón).
  • El otro campo comienza en la mitad del tórax y está orientado hacia el costado.

Si también se tratan los ganglios linfáticos adyacentes, es posible que se agreguen campos de tratamiento adicionales.

Tratamiento con radiación: vista de frente

Tratamiento con radiación: vista de frenteLarger Version

Tratamiento con radiación: vista de perfil

Tratamiento con radiación: vista de perfilLarger Version

Tratamiento con radiación: vista transversal

Tratamiento con radiación: vista transversalLarger Version

A fin de maximizar la dosis de radiación aplicada en el área de la mama y, a la vez, evitar o minimizar la radiación en otras partes del cuerpo, el radiooncólogo puede hacer lo siguiente:

  • tratar el área de la mama con campos oblicuos que rocen el tórax y abarquen justo el área de la mama
  • colocar los bordes posteriores de los dos campos tan cerca del área de la mama como sea posible
  • utilizar bloques especiales en la abertura del equipo para evitar la aplicación de radiación sobre el tejido normal
  • colocar dispositivos especiales, llamados cuñas, en el camino del haz para desviar la dosis de radiación de los tejidos normales ubicados debajo de la mama

Refuerzo de radiación externa

Alrededor de la última semana del tratamiento de radiación de 5 a 7 semanas, se proporciona una dosis suplementaria de radiación dirigida directamente al área de la cirugía, donde se encontraba el cáncer. Esta dosis se denomina "refuerzo" y se aplica generalmente con un método similar al de la terapia de radiación regular. La dosis de refuerzo se calcula de forma tal que cada día se irradie una cantidad ligeramente más alta de radiación que la recibida durante las primeras semanas del tratamiento. Para la dosis de refuerzo, se utiliza un campo de tratamiento diferente, por lo que habitualmente se requiere una sesión de planificación y preparación por separado antes de comenzar la terapia de radiación de refuerzo.

La mayoría de las personas reciben la dosis de refuerzo con una forma especial de radiación externa con electrones. Esta forma se utiliza porque la dosis se puede concentrar específicamente en una pequeña área cerca de la superficie de la piel, sin afectar el tejido que se encuentra debajo. Esta dosis se suministra con el mismo equipo que se utiliza para la otra terapia, y probablemente se deba adoptar la misma posición.

Otras dos formas menos comunes de aplicar radiación externa son la radiación parcial de la mama con haz externo y la radiación intraoperatoria.

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio