Control del progreso de la terapia de radiación

Read this page in English


En general, la radiación se aplica para eliminar las células cancerosas que puedan quedar en el área de las mamas después de la cirugía (mastectomía o lumpectomía, con o sin extirpación de ganglios linfáticos). Como las células cancerosas son demasiado pequeñas para verlas (excepto con un microscopio), no es posible saber con certeza si la terapia de radiación está funcionando. Debido a que no existen signos físicos de la forma en que las células cancerosas pueden responder a la terapia de radiación, es fundamental que se realice el tratamiento completo tal como se planificó originalmente.

Las radiografías de control (radiografías de la zona de tratamiento que se toman una vez por semana durante toda la terapia de radiación) le indican al médico si la radiación llega a las áreas donde puede ser más eficaz. Pero no pueden indicar si había células cancerosas presentes, ni cómo reaccionan a la radiación. Después del tratamiento, los médicos realizan pruebas diagnósticas de rutina para controlar las áreas tratadas.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio