Cómo interpretar una segunda opinión

Read this page in English


En general, la segunda opinión sirve para uno de los siguientes tres fines:

Confirmar la primera opinión. Esto puede brindarte mucha tranquilidad y aumentar tu confianza en el diagnóstico y el plan de tratamiento originales.

Proporcionar más información sobre el cáncer de mama o sobre opciones de tratamiento adicionales sin refutar la primera opinión. Esto también puede tranquilizarte y, a la vez, plantear algunas otras opciones que podrías no haber considerado (distintos enfoques de tratamiento, por ejemplo).

Diferir radicalmente de la primera opinión, o incluso contradecirla por completo. Al principio, esto podría ser bastante preocupante. Sin embargo, una opinión diferente de otro especialista constituye una oportunidad para asegurarte de que tienes el diagnóstico correcto y el plan de tratamiento adecuado. Por ejemplo, el segundo informe patológico podría contener resultados que sugieren que el cáncer es mucho más agresivo o menos agresivo de lo que concluyó el primer patólogo. Esta información podría afectar las decisiones sobre el tratamiento. Incluso si el informe patológico arroja la misma conclusión, un segundo médico podría recomendar un tratamiento más extenso o menos extenso, o enfoques de tratamiento diferentes de los del primer médico.

Si recibes una segunda opinión que difiere de la primera, quizás te sean útiles las siguientes sugerencias:

  • Programa una consulta con tu primer médico para analizar la segunda opinión, preferentemente, después de que se haya comunicado con el otro médico. Tu médico podrá explicar la diferencia de opinión o incluso puede estar de acuerdo con la segunda opinión.
  • Pregunta a ambos médicos cómo llegaron a esas conclusiones. Pídeles que te expliquen cómo interpretaron los resultados de tus análisis, qué investigaciones o pautas profesionales utilizan para realizar recomendaciones de tratamiento y qué aconsejaron a otros pacientes en tu situación.
  • Si es posible, pide a los dos médicos que se consulten entre sí para intentar lograr un consenso.
  • Incluso puedes buscar un tercer especialista (ya sea un patólogo, cirujano, oncólogo o radiooncólogo) para que evalúe ambas opiniones y aporte su visión de la situación.
  • Si los planes de tratamiento recomendados difieren entre sí, haz tu propia investigación sobre las pautas de tratamiento para el cáncer de mama más recientes y luego comenta tus resultados con el médico original. Dos fuentes recomendables son las Pautas de tratamiento de la Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN) (en inglés) y los Resúmenes sobre tratamiento de cáncer en PDQ® del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) (en inglés). Ambos se encuentran disponibles en versiones para profesionales de la salud (escritos con lenguaje y terminología médica) y para pacientes (escritos en lenguaje cotidiano).
  • Comparte tu situación con otras mujeres que conozcas que hayan padecido cáncer de mama o con mujeres de un foro o grupo de apoyo en línea, como los foros de discusión * de Breastcancer.org. También puedes llamar a una línea directa sobre información de cáncer como SHARE Cancer Support (1-866-891-2392) u otras disponibles a través del Instituto Nacional del Cáncer (1-800-4-CANCER) o la Sociedad Americana del Cáncer (1-800-ACS-2345).

Cuando analices la información, intenta conservar la objetividad. A veces resulta tentador suponer que el médico más “amable” o “amistoso” tiene razón, o creer en el que te da las mejores noticias. Puede que llegues a un punto en que tú y tu familia deban tomar la decisión final sobre el tratamiento más adecuado para ti. Si existe una verdadera diferencia de opinión que dos o incluso tres especialistas no pueden resolver, probablemente tú tampoco seas capaz de resolverla.

Si el médico que brindó la segunda opinión se encuentra en tu área y quieres que atienda tu caso, consúltalo sobre esta opción. A muchos médicos les agradará hacerlo. Otros pueden tener una política en contra de ello, ya sea porque lo ven como un conflicto de intereses o porque se contrapone con un acuerdo establecido con aseguradoras u otros clientes. Si estás satisfecha con tu médico y tu equipo de tratamiento actual pero deseas seguir las recomendaciones del médico que brindó la segunda opinión, esta también es una opción posible. Habla con tu médico actual al respecto.

Decidas lo que decidas, puedes estar tranquila de que has tomado la decisión con el mayor fundamento posible gracias a que buscaste una segunda opinión.

tag

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio