comscoreSalud ósea y pérdida ósea

Salud ósea y pérdida ósea

Aunque los huesos se sienten duros y rígidos, son tejidos vivos que se reconstruyen constantemente a lo largo de la vida.
 

Los huesos le dan forma al cuerpo, lo sostienen y te ayudan a moverte. También ayudan a proteger el corazón, los pulmones y el cerebro. Aunque los huesos se sienten duros y rígidos, son tejidos vivos que se reconstruyen constantemente a lo largo de la vida.

Los huesos necesitan calcio, vitamina D y actividad física con pesas para mantenerse saludables y fuertes. Si no sigues una dieta saludable llena de estos nutrientes que fortalecen los huesos y no haces suficiente ejercicio de cierto tipo en particular, los huesos pueden comenzar a debilitarse tempranamente sin lo que lo sepas. El tabaquismo, el consumo elevado de alcohol y el peso insuficiente también pueden ponerte en riesgo de sufrir pérdida ósea.

Durante la infancia y adolescencia, el cuerpo genera hueso con mayor rapidez de lo que tarda en deshacerse del hueso viejo. Después de los 30 años, puedes comenzar a sufrir pérdida ósea con mayor rapidez de lo que tu cuerpo demora en generar hueso, lo que debilita los huesos y los hace más propensos a quebrarse. Parte de la pérdida ósea es natural a medida que hombres y mujeres envejecen. Sin embargo, es importante tomar ciertas medidas para garantizar que no pierdas demasiado hueso y te arriesgues a fracturarte fácilmente por una caída o un tropiezo.

Es posible que tu médico te hable sobre “densidad ósea” o “densidad mineral ósea”. Ambos términos describen una medida de la fortaleza de los huesos. Mientras mayor sea la densidad, más fuertes y saludables serán los huesos.

Las mujeres tienen mayor riesgo de sufrir pérdida ósea que los hombres. Cuando una mujer atraviesa la menopausia, ya sea como parte natural del proceso de envejecimiento o debido a un tratamiento del cáncer de mama, sus concentraciones de estrógeno y otras hormonas disminuyen bruscamente. El estrógeno ayuda a mantener la densidad ósea, y una disminución del estrógeno puede generar una pérdida ósea considerable.

Los médicos generalmente emplean dos palabras distintas para hablar de baja densidad ósea:

  • Osteopenia: significa que tu densidad ósea es inferior a la normal. La osteopenia no es una enfermedad, pero puede significar que tienes mayor riesgo de fracturarte.

  • Osteoporosis: es una enfermedad y significa que la densidad ósea es tan baja que los huesos son frágiles y pueden fracturarse con facilidad. Las mujeres blancas y asiáticas tienen mayor riesgo de sufrir osteoporosis, pero todas las mujeres y los hombres mayores de 50 años corren riesgo de tener esta enfermedad.

Las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama se enfrentan a un riesgo superior de sufrir osteoporosis debido a que algunos tratamientos para el cáncer de mama pueden causar pérdida ósea.

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:11