Bifosfonatos para tratar la osteoporosis y proteger los huesos

Bifosfonatos para tratar la osteoporosis y proteger los huesos

Los bifosfonatos limitan la actividad de ciertas células óseas, denominadas “osteoclastos”, que contribuyen al debilitamiento y deterioro óseo que causa osteoporosis.
 

Los bifosfonatos limitan la actividad de ciertas células óseas, denominadas “osteoclastos”, que contribuyen al debilitamiento y deterioro óseo que causa osteoporosis.

Los siguientes bifosfonatos han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, sigla en inglés) de los Estados Unidos para tratar la osteoporosis:

  • Fosamax (nombre genérico: alendronato sódico)

  • Actonel (nombre genérico: risedronato)

  • Boniva (nombre genérico: ibandronato)

  • Reclast (nombre genérico: ácido zoledrónico)*

Fosamax y Actonel están disponibles en dosis diarias o semanales. Boniva puede tomarse una vez por mes o inyectarse una vez cada tres meses. Reclast se inyecta una vez al año. Juntos, tú y tu médico pueden decidir si alguno de estos medicamentos es adecuado para ti.

Existen otros bifosfonatos en estudio para la protección de los huesos durante el tratamiento del cáncer de mama. Se trata de los siguientes:

Bonefos no está disponible de forma comercial en los Estados Unidos, pero sí en Canadá y en Europa.

Tanto Zometa como Bonefos se administran comúnmente como inyecciones.

Aredia (nombre genérico: pamidronato) es otro bifosfonato, pero no se utiliza para tratar la osteoporosis. Aredia se usa para reducir las complicaciones y el dolor en los huesos causados por el cáncer de mama en estadio avanzado que ha hecho metástasis en los huesos. Se administra por vía intravenosa, por lo general junto con los medicamentos de quimioterapia.

* En 2011, la FDA advirtió a médicos y pacientes que Reclast puede causar graves problemas renales. Los problemas renales posteriores al tratamiento con Reclast son más probables en mujeres que:

  • Tienen problemas renales preexistentes.

  • Toman diuréticos (medicamentos que eliminan el agua del cuerpo).

  • Están deshidratadas cuando les inyectan Reclast o se deshidratan después.

  • Toman otros medicamentos que pueden causar problemas renales.

  • Tienen edad avanzada.

Ahora se recomienda que las mujeres que tienen un programa de tratamiento con Reclast tomen al menos dos vasos de agua u otro líquido en las primeras horas posteriores al tratamiento para reducir el riesgo de sufrir problemas renales.

Según otra investigación, Reclast puede aumentar los niveles de esclerostina, una proteína compuesta por osteocitos, que son un tipo de célula ósea. Niveles más altos de esclerostina pueden causar niveles más bajos de formación ósea. No queda claro aún si los altos niveles de esclerostina causan problemas a las mujeres que reciben tratamiento para la osteoporosis. Si te recetan Reclast, quizá desees hablar con tu médico sobre esta investigación y preguntarle si es pertinente a tu situación en particular.

 

Los bifosfonatos pueden causar efectos secundarios poco frecuentes pero graves.

Según investigaciones, los bifosfonatos pueden aumentar el riesgo de fracturas atípicas del fémur cuando se toman durante 5 años o más. El fémur es el hueso grande de la pierna que va desde la cadera hasta la rodilla. Una fractura atípica significa que el hueso se quiebra en un lugar poco común. Sin embargo, las fracturas atípicas del fémur son poco frecuentes: solo el 0,22 % de las mujeres que toman bifosfonatos durante más de 5 años tendrán una fractura atípica del fémur.

Los bifosfonatos en ocasiones también pueden causar otro efecto secundario poco frecuente pero grave, osteonecrosis mandibular, una afección en la cual las células de la mandíbula comienzan a morir. Los investigadores creen que la osteonecrosis mandibular podría ocurrir porque los bifosfonatos impiden que el organismo repare el daño microscópico en la mandíbula que puede presentarse debido a tratamientos dentales de rutina o al desgaste diario. Pero aún no está claro por qué les sucede a algunas personas y no a otras. Si estás en tratamiento con bifosfonatos, infórmalo de inmediato a tu odontólogo. Juntos, tú y tu odontólogo pueden planificar un tratamiento dental para mantener los dientes sanos y minimizar el riesgo de tener osteonecrosis mandibular.

Los bifosfonatos deben tomarse de una forma específica para evitar complicaciones graves:

  • Los bifosfonatos se toman con un vaso lleno de agua sola (no agua con gas) y en ayunas.

  • Debes esperar 30 minutos después de tomar el bifosfonato para comer o tomar otro medicamento.

  • No puedes recostarte durante al menos 30 minutos después de tomar el bifosfonato. Esto se hace para evitar la irritación del esófago (el tubo que va de la boca al estómago), así como otros efectos secundarios gastrointestinales y la acidez. Estos efectos secundarios no son comunes, pero si ya los tienes o surgen después de iniciar el tratamiento con un bifosfonato, pregúntale a tu médico si puedes recibir el bifosfonato en forma de inyección, o bien otro tipo de medicamento.

— Se actualizó por última vez el 27 de julio de 2022 13:44