Únete

Alrededor del 25 % de las mujeres necesitan otra cirugía después de la lumpectomía

Read this page in English

Según los resultados de un estudio, cerca del 25 % de las mujeres que se sometieron a una lumpectomía (en ocasiones también llamada “cirugía de conservación de la mama” o “mastectomía parcial”) tuvieron que realizarse otra cirugía una vez que los médicos dispusieron de toda la información sobre el tejido mamario extirpado durante el procedimiento. Los resultados fueron publicados en la edición del 1 de febrero de 2012 del Journal of the American Medical Association (Boletín de la Asociación Médica Americana).

Por lo general, la lumpectomía seguida de una terapia de radiación se considera tan eficaz como la mastectomía para las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en etapa temprana quienes presentan un riesgo promedio de que el cáncer vuelva a aparecer (recurrencia). Según investigaciones anteriores, el riesgo de recurrencia era prácticamente el mismo con cualquiera de los dos tipos de cirugía.

Durante la lumpectomía, el cirujano extirpa el tumor canceroso y una parte del tejido normal que lo rodea (denominado margen). Después de una lumpectomía, un patólogo analiza exhaustivamente el tejido extirpado para determinar si hay células cancerígenas en los márgenes. Los márgenes que están libres de cáncer se denominan “negativos” o “limpios”. Los márgenes que presentan células cancerígenas se denominan “positivos”.

En el mejor de los casos, el cirujano advierte el estado de los márgenes antes de finalizar la lumpectomía, de modo que pueda extirparse la cantidad de tejido necesaria hasta dejar los márgenes libres de tumor. Lamentablemente, el análisis del tejido extirpado lleva alrededor de una semana. En algunas ocasiones, después de elaborar el informe patológico, se determina que los márgenes contienen células cancerígenas y que es necesario realizar otra cirugía. Esta cirugía adicional se denomina “lumpectomía de reescisión”.

La necesidad de realizar otra cirugía no constituye un problema en el caso de la mastectomía, debido a que durante este procedimiento se extirpa la totalidad del tejido mamario.

Los investigadores realizaron un seguimiento de 2.206 mujeres que se sometieron a una lumpectomía para extirpar el cáncer de mama en estadio temprano. Casi el 25 % de las mujeres tuvieron que someterse a una cirugía de reescisión.

  • La mayoría de las mujeres que debieron someterse a la cirugía de reescisión solo necesitaron una cirugía adicional, pero el 11 % de las mujeres necesitaron dos o más cirugías adicionales.
  • El 9 % de las mujeres finalmente se sometieron a una mastectomía.

Como es de esperar, los investigadores observaron que las mujeres a quienes se les extirparon márgenes amplios durante la lumpectomía tuvieron menos probabilidades de necesitar una cirugía de reescisión, en comparación con aquellas a quienes se les extirparon márgenes finos. Cada cirujano que realiza una lumpectomía debe comparar el tamaño del margen extirpado con el efecto estético de la cantidad total de tejido mamario extirpado.

Si te han diagnosticado cáncer de mama en etapa temprana y estás planificando el tratamiento, tú y tu médico considerarán qué tipo de cirugía es más adecuado para ti según tu situación particular. Para muchas mujeres, la lumpectomía seguida de terapia de radiación es una opción adecuada y más atractiva que la mastectomía, tanto en el plano físico como emocional.

No obstante, la elección de una lumpectomía implica la posibilidad de una segunda cirugía después del análisis del tejido extirpado durante el primer procedimiento. Consulta a tu médico cualquier inquietud que tengas sobre esta posibilidad y la forma en que tus inquietudes podrían influir en el tipo de cirugía que elijas. Si eliges la lumpectomía, pregúntale al cirujano cómo determinará la amplitud de los márgenes de la lumpectomía y si tu preocupación acerca de la posibilidad de una cirugía de reescisión podría afectar dicha determinación. Juntos, tú y tu médico pueden elegir un plan de cirugía adecuado para TI.

Nota del editor: Para ayudar a estandarizar la definición de los márgenes negativos, la Sociedad Americana de Radiooncología (ASTRO) y la Sociedad de Oncología Quirúrgica emitieron nuevas directrices en febrero de 2014 que establecen que la norma en la cirugía de lumpectomía debe ser la obtención de márgenes limpios, independientemente de que sean pequeños o no mientras no haya restos de tinta en el tumor maligno.


Sr covid19 es sidebar v01
Volver al inicio