Únete

Alrededor del 20 % de las mujeres no creen en su porcentaje de riesgo de cáncer de mama, incluso después de utilizar una herramienta de evaluación de riesgo personalizada

Read this page in English

Según un estudio reducido, cerca del 20 % de las mujeres que utilizaron una herramienta de evaluación de riesgo que consideraba sus antecedentes familiares y sus hábitos personales no creyeron en el riesgo de cáncer de mama calculado para ellas.

La investigación se publicó en la edición de agosto de 2013 de la revista Patient Education and Counseling.

Lee el resumen de “Belief in numbers: When and why women disbelieve tailored breast cancer risk statistics” (Creer en los números: cuándo y por qué las mujeres no creen en las estadísticas personalizadas sobre el riesgo de cáncer de mama) (en inglés).

En este estudio, los investigadores les solicitaron a 690 mujeres que presentaban un riesgo más alto que el promedio de padecer cáncer de mama que respondan preguntas que conformaban una herramienta de evaluación de riesgo de cáncer de mama basada en la Web. En las preguntas se incluyeron los antecedentes familiares y los hábitos personales, por ejemplo:

  • edad
  • origen étnico
  • antecedentes personales fisiológicos de cáncer de mama
  • cantidad de familiares de primer grado diagnosticados con cáncer de mama

Luego la herramienta permitía calcular el riesgo personal de cada mujer de padecer cáncer de mama en los siguientes cinco años. Los investigadores presentaron esta información a cada mujer y también les proporcionaron datos acerca de estrategias de prevención.

Se les preguntó a las mujeres si creían que la herramienta de evaluación de riesgo era personalizada y si creían en el porcentaje de riesgo calculado para ellas. Si una mujer no creía en su porcentaje de riesgo, los investigadores le preguntaban el motivo.

Alrededor del 20 % de las mujeres no creyeron en los porcentajes de riesgo.

El motivo más común por el cual no creían en el porcentaje de riesgo era que los antecedentes familiares hacían a una mujer más o menos propensa a padecer cáncer de mama. Estas mujeres consideraron que la herramienta de evaluación no tenía en cuenta completamente sus antecedentes familiares y personales fisiológicos de cáncer de mama.

Muchas mujeres creían que si una tía o un padre habían tenido algún tipo de cáncer, eso aumentaba su riesgo de padecer cáncer de mama. La mayoría de los especialistas están de acuerdo en que los familiares de primer grado de sexo femenino (madres, hermanas, hijas) que recibieron un diagnóstico de cáncer de mama tienen el mayor efecto en el riesgo que tiene una persona de padecer esta enfermedad.

Otras mujeres creían que debido a que nadie en su familia había sido diagnosticado con cáncer de mama, su riesgo de padecer la enfermedad era muy bajo.

Alrededor del 33 % de las mujeres sostuvieron que intuían que su porcentaje de riesgo era muy alto o muy bajo.

Si bien este estudio es reducido, los resultados son inquietantes. Es posible que las mujeres que no creen en los resultados de una herramienta de evaluación de riesgo de cáncer de mama que tiene en cuenta su situación particular no tomen las mejores decisiones en lo que respecta a estrategias de prevención.

Es probable que las mujeres que creen que su riesgo es más bajo de lo que realmente es no consideren tomar medicamentos para mantener el riesgo en el nivel más bajo posible. Las mujeres que creen que su riesgo es más alto de lo que realmente es quizá tomen medicamentos u otras medidas más agresivas, como una cirugía preventiva, sin que sea necesario.

Actualmente, la mayoría de los médicos utiliza algún método derivado del modelo de Gail, una herramienta estándar de evaluación del riesgo de padecer cáncer de mama, para calcular dicho riesgo. El modelo de Gail evalúa el riesgo de padecer cáncer de mama sobre la base de una serie de preguntas personales acerca de la salud que respondes junto con tu médico. Se hacen preguntas sobre los factores de riesgo tales como edad, antecedentes de maternidad, antecedentes familiares de cáncer de mama y resultados de biopsias de las mamas. En algunas versiones más recientes del modelo de Gail, también se incluyen preguntas sobre el consumo de alcohol, el estado menopáusico y el índice de masa corporal. El resultado es el índice de Gail, el cual estima el riesgo de padecer cáncer de mama invasivo en los próximos cinco años.

Si bien el índice de Gail es una estimación, toma en cuenta tus antecedentes personales fisiológicos y tus antecedentes familiares de cáncer de mama, y se considera un índice preciso.

Para obtener más información sobre el riesgo de padecer cáncer de mama y sobre cómo se calcula, visita las páginas Información sobre el riesgo de cáncer de mama (en inglés) en la sección Disminuye los riesgos del sitio Breastcancer.org.


Sr covid19 es sidebar v01
Volver al inicio