Únete

Según un estudio, la radiación parcial de la mama es tan buena como la radiación en toda la mama después de una lumpectomía

Por lo general, la terapia de radiación se usa después de una lumpectomía para tratar el cáncer de mama en estadio temprano y reducir el riesgo de que el tumor maligno vuelva a aparecer (recurrencia). La braquiterapia es una forma más nueva de terapia de radiación y una alternativa a la terapia de radiación tradicional de haz externo en toda la mama. En comparación con la terapia de radiación tradicional de haz externo, en la braquiterapia se administra una dosis más alta de radiación en una zona más pequeña de la mama y durante un periodo más corto. En ocasiones, los médicos llaman a la braquiterapia “irradiación parcial acelerada de la mama” (IPAM).

El uso de la braquiterapia aumentó a un ritmo constante en los Estados Unidos desde que fue aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos en 2002. Sin embargo, desde 2008 el uso de la braquiterapia después de una lumpectomía disminuyó levemente. A muchos especialistas les preocupaba el aumento debido a que no se habían llevado a cabo muchos estudios a largo plazo que demostraran que la braquiterapia funcionaba tan bien como la terapia de radiación tradicional.

Según un estudio reducido con información de seguimiento durante 10 años, la braquiterapia es tan eficaz como la radiación en toda la mama para prevenir la recurrencia del cáncer de mama.

El estudio se presentó en el Breast Cancer Symposium (Simposio sobre cáncer de mama) de 2013, el 8 de septiembre de ese año. Lee el resumen de “Ten-year outcomes of accelerated partial breast irradiation compared with whole breast irradiation: A matched-pair analysis” (Resultados de diez años de irradiación parcial acelerada de la mama en comparación con irradiación en toda la mama: un análisis de par emparejado) (en inglés).

La terapia de radiación tradicional de haz externo administra energía que destruye tumores malignos en toda la mama o en la zona de la mama en donde estaba el tumor. La fuente de la radiación se encuentra fuera de la mama, razón por la cual se la llama de “haz externo”. Muchos estudios demostraron la eficacia a largo y corto plazo de la terapia de radiación de haz externo. Algunas de las desventajas de la terapia de radiación tradicional son las visitas diarias al hospital para el tratamiento, en general, cinco días por semana, durante entre cuatro y seis semanas. Además, la terapia de radiación tradicional afecta un área extensa y es posible que exponga tejido sano, como el corazón y los pulmones, a radiación.

Para superar las desventajas de la terapia de radiación tradicional, los médicos desarrollaron diferentes formas de administrar la radiación. En la braquiterapia, la fuente de radiación se coloca en el interior de la mama. En este momento, se usan dos tipos de braquiterapia y existe otro experimental. Se trata de los siguientes:

  • Radiación interna con varios catéteres, también denominada “braquiterapia intersticial con aguja o catéter”. En este tipo, se usan “semillas” radiactivas para administrar la radiación directamente en el área en la que estaba el tumor maligno. Las semillas se colocan en tubos muy pequeños (catéteres) que se fijan en el lugar, debajo de la piel, mediante puntos de sutura. Las semillas se dejan en los tubos durante unas horas o unos días. Durante el tratamiento, permaneces en el hospital. Cuando el tratamiento termina, se quitan las semillas, los tubos y los puntos de sutura, y puedes volver a casa.
  • Radiación interna con globo, conocida por el nombre comercial MammoSite. En este tipo, se coloca un tubo especial con un globo en un extremo de la mama, en donde estaba el tumor. El tubo sale a través de un orificio en la piel. El tubo y el globo se colocan durante la lumpectomía o después de esta, en el consultorio de un cirujano. Durante cada tratamiento, una máquina coloca una semilla radiactiva en el centro del globo durante entre 5 y 10 minutos, el tiempo suficiente para suministrar la dosis de radiación requerida. Una vez que se quita la semilla, puedes retirarte del centro de tratamiento. Por lo general, se realiza un total de 10 sesiones de tratamiento en un lapso de cinco días, es decir, dos sesiones por día, con aproximadamente seis horas de diferencia. Después de administrar el último tratamiento, el globo y el tubo se quitan a través del orificio en la piel.
  • Radiación de haz externo conformada tridimensional (3DCRT). Este tipo de tratamiento experimental empieza con una sesión de planeamiento (simulación). Se realiza una resonancia magnética (IRM) o una tomografía axial computarizada especial de la mama para identificar pequeños campos de tratamiento del área en riesgo. El tipo y la distribución de la radiación están diseñados para maximizar la dosis en el área que se debe tratar y evitar los tejidos alrededor de esa área o minimizar la radiación sobre estos. La radiación se administra con un acelerador lineal, la misma máquina que se utiliza para la radiación externa tradicional, dos veces por día durante una semana.

Para averiguar si la braquiterapia ofrecía los mismos resultados que la radiación tradicional en toda la mama, los investigadores compararon los registros de 247 pares de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en estadio temprano que se sometieron a una lumpectomía. Una de las mujeres de cada par recibió radiación tradicional en toda la mama, y la otra recibió braquiterapia, ya sea mediante radiación interna con varios catéteres o radiación interna con globo.

Las similitudes entre las mujeres eran las siguientes:

  • la edad
  • el tamaño del tumor maligno
  • el estado de los receptores de estrógeno

No obstante, había algunas diferencias entre las mujeres que recibieron braquiterapia y las que recibieron radiación en toda la mama:

  • En comparación con las mujeres que recibieron braquiterapia, las mujeres que recibieron radiación en toda la mama tenían más probabilidades de tener cáncer en los ganglios linfáticos (14 % en comparación con 9 %) y también más probabilidades de haber recibido tratamiento con hormonoterapia (68 % en comparación con 54 %).

Se hizo un seguimiento de la mitad de las mujeres durante más de ocho años y de la otra mitad durante periodos más cortos.

Los investigadores analizaron las siguientes tasas:

  • recurrencia local (reaparición del cáncer de mama en la misma mama)
  • recurrencia contralateral (diagnóstico de cáncer de mama en la otra mama)
  • recurrencia regional (reaparición del cáncer de mama en la pared torácica o los ganglios linfáticos)
  • supervivencia sin enfermedad (la cantidad de tiempo que las mujeres vivieron sin que el cáncer volviera a aparecer)
  • supervivencia general (la cantidad de tiempo que las mujeres vivieron, con o sin la reaparición del cáncer)
  • complicaciones, como infección o dolor en la mama

Sobre la base de dicho análisis, determinaron que esas tasas eran aproximadamente las mismas para las mujeres que recibieron braquiterapia y las que recibieron radiación en toda la mama.

Además de ser una forma más rápida de administrar terapia de radiación, muchos médicos prefieren la braquiterapia porque la radiación se administra de forma focalizada y potencialmente se evita exponer tejido sano a la radiación. Si bien los resultados de este estudio son prometedores, algunos especialistas cuestionan si los pares de mujeres fueron bien elegidos en términos de similitudes, debido a que las mujeres que recibieron radiación en toda la mama tenían más probabilidades de haber sido tratadas con hormonoterapia. Otros especialistas siguen advirtiendo que, en este momento, no hay suficientes pruebas para concluir con seguridad que la braquiterapia es igual de eficaz y segura que la terapia de radiación tradicional en toda la mama, si bien se espera que pronto se publiquen más resultados de estudios.

Si te diagnosticaron cáncer de mama en estadio temprano, te someterás a una lumpectomía y recibirás terapia de radiación después de la cirugía, tú y tu médico tal vez consideren la braquiterapia como una alternativa a la terapia de radiación tradicional de haz externo. Quizá los viajes diarios al centro de tratamiento sean una carga debido a la distancia. Habla con tus médicos sobre su experiencia con la braquiterapia, en comparación con la terapia de radiación tradicional. Tal vez también desees preguntarles sobre su familiaridad con los aspectos técnicos de la administración de la braquiterapia, ya que toma algo de tiempo dominar la habilidad para colocar los catéteres o el globo.

En la sección sobre Terapia de radiación del sitio Breastcancer.org, encontrarás más información sobre la terapia de radiación tradicional de haz externo y la braquiterapia.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio