Únete

Los tratamientos para el cáncer de mama parecen aumentar el riesgo de problemas cardíacos

Los médicos saben que varios tipos de tratamientos para el cáncer de mama, como:

  • quimioterapia
  • terapia de radiación
  • algunos medicamentos de hormonoterapia
  • algunos medicamentos de terapia dirigida

pueden causar problemas cardíacos.

Según un nuevo estudio, los tratamientos para el cáncer de mama pueden provocar cambios en la composición del cuerpo y la presión arterial que aumentan el riesgo de problemas cardíacos en sobrevivientes.

El estudio se presentó en el Breast Cancer Symposium (Simposio sobre cáncer de mama) de 2013, el 10 de septiembre de ese año. Lee el resumen de “The impact treatment has on cardiovascular risks factors for breast cancer survivors” (El impacto del tratamiento en los factores de riesgo cardiovascular de los sobrevivientes de cáncer de mama) (en inglés).

En este estudio, los investigadores buscaban determinar si el tratamiento del cáncer de mama afectaba los factores de riesgo de las mujeres de padecer problemas cardíacos. En caso de que así fuera, también deseaban averiguar si los efectos variaban según el tipo de tratamiento del cáncer de mama.

Por lo tanto, reunieron información sobre varios factores de riesgo cardiovascular de 3.674 mujeres a las que no se les había diagnosticado cáncer de mama y 740 sobrevivientes de cáncer de mama al comienzo del tratamiento, otra vez al finalizar el tratamiento y durante el seguimiento:

  • índice de masa corporal (IMC)
  • peso
  • frecuencia cardíaca en reposo
  • presión arterial
  • grasa corporal total
  • masa muscular no adiposa
  • circunferencia de la cintura

Dividieron a las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en ocho grupos, según el tipo de tratamiento que recibieron:

  • solo cirugía
  • cirugía y quimioterapia
  • cirugía y terapia de radiación
  • cirugía y hormonoterapia
  • cirugía, quimioterapia, terapia de radiación y hormonoterapia
  • cirugía, terapia de radiación y hormonoterapia
  • cirugía, quimioterapia y terapia de radiación
  • cirugía, quimioterapia y hormonoterapia

Los dos grupos más grandes fueron el de las mujeres que se sometieron a cirugía, quimioterapia, terapia de radiación y hormonoterapia (243 mujeres) y el de las mujeres que se sometieron a cirugía, terapia de radiación y hormonoterapia (207 mujeres).

Se encontraron diferencias considerables entre muchos de los factores de riesgo cardiovascular entre las mujeres sin diagnóstico y las mujeres que habían recibido tratamiento para el cáncer de mama. Esto significa que es probable que las diferencias se debieran al tratamiento para el cáncer de mama y no solo al azar. Los factores de riesgo que difirieron entre las mujeres tratadas y las mujeres sin diagnóstico fueron los siguientes:

  • IMC
  • presión arterial
  • frecuencia cardíaca en reposo
  • peso
  • masa muscular no adiposa
  • grasa corporal
  • circunferencia de la cintura

Las cifras de factores de riesgo de las mujeres que se sometieron a la mayor cantidad de tratamientos fueron las que más difirieron de las cifras de las mujeres sin diagnóstico.

Gracias a los mejores tratamientos y pruebas de diagnóstico, las mujeres viven cada vez más tiempo después de recibir un diagnóstico de cáncer de mama. Según este estudio, las sobrevivientes de cáncer de mama deben hablar con sus médicos sobre los riesgos de problemas cardíacos y necesitan controlar regularmente la presión arterial, el IMC/peso y la cantidad de grasa corporal. En otros estudios, se indica que las sobrevivientes de cáncer de mama corren un riesgo mayor de padecer diabetes.

Si terminaste el tratamiento del cáncer de mama hace dos años o más, debes hablar con tu médico acerca de elaborar juntos un plan para controlar todos los factores que aumentan tu riesgo de sufrir problemas cardíacos y otras enfermedades. También puedes tomar algunas medidas para mantener el riesgo de problemas cardíacos lo más bajo posible. Algunas de las mejores formas de hacerlo son tener una alimentación y un estilo de vida saludables:

  • Sigue una dieta balanceada con bajo contenido de azúcar agregada y alimentos procesados, y rica en frutas y verduras.
  • Mantén un peso saludable.
  • Haz ejercicios de intensidad moderada con regularidad.
  • Evita las bebidas alcohólicas.
  • No fumes.
  • Usa técnicas de relajación, como la meditación, para manejar tus niveles de estrés.

Puedes obtener más información en las secciones Nutrición y Ejercicio del sitio Breastcancer.org.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio