Únete

La acupuntura ayuda a disminuir efectos secundarios de los inhibidores de la aromatasa

Después de la cirugía, las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de receptores de hormonas positivos suelen tomar medicamentos de hormonoterapia para reducir el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer (recurrencia). Los medicamentos de hormonoterapia actúan de dos formas:

  • mediante la reducción de la concentración de estrógeno en el cuerpo
  • mediante el bloqueo de la acción del estrógeno en las células del cáncer de mama

Hay varios tipos de medicamentos indicados para la hormonoterapia. El tamoxifeno, un modulador selectivo de los receptores de estrógeno (MSRE), es uno de los más conocidos. El tamoxifeno también puede utilizarse para tratar a mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas. En 2005, se demostró que los inhibidores de la aromatasa:

  • Arimidex (nombre genérico: anastrozol)
  • Aromasin (nombre genérico: exemestano)
  • Femara (nombre genérico: letrozol)

eran más eficaces para reducir el riesgo de recurrencia en mujeres posmenopáusicas y actualmente se los utiliza con más frecuencia que el tamoxifeno para tratar a las mujeres que ya atravesaron la menopausia. Los inhibidores de la aromatasa no se utilizan para reducir el riesgo de recurrencia en mujeres premenopáusicas.

Tanto el tamoxifeno como los inhibidores de la aromatasa pueden causar efectos secundarios. El tamoxifeno puede causar bochornos y aumentar el riesgo de presentar coágulos sanguíneos y accidentes cerebrovasculares. Los inhibidores de la aromatasa pueden causar molestias y dolores musculares y de las articulaciones, además de bochornos. Algunos efectos secundarios menos comunes pero más graves de los inhibidores de la aromatasa incluyen afecciones cardíacas, osteoporosis y fracturas de huesos. La investigación ha demostrado que alrededor del 25 % de las mujeres a quienes les indica una hormonoterapia para reducir el riesgo de recurrencia después de la cirugía no comienzan a tomar el medicamento o dejan de tomarlo antes de lo indicado (en inglés).

Si los médicos pueden encontrar una forma de disminuir estos efectos secundarios, quizás más mujeres se mantengan en los planes de tratamiento.

Un estudio pequeño indica que tanto la acupuntura real como el placebo pueden ayudar a aliviar los bochornos que pueden ser efectos secundarios de los inhibidores de la aromatasa en mujeres posmenopáusicas con diagnóstico de cáncer de mama positivo para receptores de hormonas.

La investigación se publicó en la edición del 1 de febrero de 2014 de Cancer. Lee el resumen de “Patient-reported outcomes in women with breast cancer enrolled in a dual-center, double-blind, randomized controlled trial assessing the effect of acupuncture in reducing aromatase inhibitor-induced musculoskeletal symptoms” (Desenlaces clínicos informados por pacientes en mujeres con cáncer de mama inscritas en un ensayo controlado, aleatorizado, doble ciego y doble céntrico en el que se evaluaba el efecto de la acupuntura sobre la reducción de síntomas músculo-esqueléticos inducidos por el inhibidor de la aromatasa) (en inglés).

El estudio involucró 47 mujeres posmenopáusicas con diagnóstico de cáncer de mama positivo para receptores de hormonas entre etapas 0 a III que habían estado tomando un inhibidor de la aromatasa durante, al menos, 1 mes y que habían informado efectos secundarios.

La investigación asignó al azar a las mujeres a que recibieran uno de los dos tratamientos durante 8 semanas:

  • un tratamiento de acupuntura por semana (23 mujeres)
  • un tratamiento placebo/farsa de acupuntura por semana (24 mujeres)

El procedimiento placebo de acupuntura se llevó a cabo con agujas que se retraían y no penetraban la piel. Estas agujas retraíbles se colocaron en 14 puntos de no acupuntura sobre el cuerpo. Producían una sensación de pinchazo, así que la mujer no podía saber si era real o placebo.

Antes de que las mujeres recibieran cualquier tipo de tratamiento de acupuntura, respondían preguntas sobre lo siguiente:

  • estados de ánimo
  • depresión
  • ansiedad
  • calidad del sueño
  • bochornos
  • calidad de vida

Las mujeres respondieron las mismas preguntas 4, 8 y 12 semanas después de que comenzara el estudio.

También mantenían un diario de bochornos mientras recibían acupuntura real o placebo.

Las mujeres que recibieron la acupuntura real tuvieron mejorías en lo siguiente:

  • depresión
  • cantidad y gravedad de los bochornos
  • la cantidad de interferencias que les producían los bochornos en su vida diaria

Estas mejorías fueron significativas desde lo estadístico, lo que significa que se debían a la acupuntura y no a la casualidad.

Las mujeres que recibieron acupuntura placebo tuvieron mejorías en lo siguiente:

  • calidad de vida
  • la cantidad de interferencias que les producían los bochornos en su vida diaria
  • gravedad de los bochornos

Estas mejorías también fueron importantes desde lo estadístico.

No hubo efectos secundarios por ningún tipo de procedimiento de acupuntura.

Si bien puede parecer extraño que tanto la acupuntura real como la placebo ayudaran a disminuir los efectos secundarios del inhibidor de la aromatasa, tiene sentido. La acupuntura placebo consiste en pinchar la piel, que puede causar efectos similares a los de la acupuntura real. De cualquier forma, como el estudio era tan pequeño, puede ser difícil determinar las diferencias entre ambos grupos.

Si sufres de bochornos u otros efectos secundarios de los inhibidores de la aromatasa, quizás debas hablar con tu médico sobre este estudio. La acupuntura es una de varias técnicas de medicina psicosomática y complementaria que han demostrado ayudar a las mujeres a lidiar con los bochornos menopáusicos o relacionados con tratamiento. Otras técnicas incluyen el yoga, los masajes y la meditación.

Puedes leer más sobre tratamientos para ayudar a disminuir los bochornos en la página Todo sobre los bochornos de Breastcancer.org, y aprender más sobre la acupuntura en la sección Medicina complementaria y psicosomática.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio