Únete

Las enfermedades mamarias benignas aumentan el riesgo

Read this page in English

Una enfermedad mamaria benigna no es cáncer y no es potencialmente mortal. Los quistes y los lipomas son ejemplos de enfermedades mamarias benignas. No obstante, se ha demostrado que la presencia de determinados tipos de enfermedades mamarias benignas aumentan el riesgo de las mujeres de padecer cáncer de mama en el futuro.

Según un estudio, dos tipos de enfermedades mamarias benignas:

  • hiperplasia ductal atípica (HDA)
  • hiperplasia lobular atípica (HLA)

aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama en la misma mama en un porcentaje similar.

El estudio fue publicado en línea el 30 de enero de 2014 por la revista Cancer Prevention Research (Investigación sobre la Prevención del Cáncer). Lee el resumen de “Understanding the Premalignant Potential of Atypical Hyperplasia through Its Natural History: A Longitudinal Cohort Study” (Comprensión del potencial precanceroso de la hiperplasia atípica a través de su historia natural: un estudio de cohortes longitudinal) (en inglés).

Tanto la HDA como la HLA son un crecimiento excesivo de células con anomalías. Los médicos denominan estas afecciones “lesiones proliferativas con atipia”. En la HDA, las células que se encuentran en los conductos (las “tuberías” de la mama mediante las cuales se drena la leche al pezón) crecen más rápidamente de lo normal y tienen un aspecto anormal. En la HLA, las células que se encuentran en los lóbulos (las partes de la mama en las que se produce la leche) crecen más rápidamente de lo normal y tienen un aspecto anormal.

Durante mucho tiempo, se consideró que la HDA era un precursor directo del cáncer de mama. En otras palabras, se esperaba que una mujer que recibía el diagnóstico de HDA padeciera cáncer de mama en la misma mama en algún momento. La HLA se consideraba ligeramente menos peligrosa: se creía que las mujeres diagnosticadas con esta afección tenían un mayor riesgo general de cáncer de mama, pero no se esperaba necesariamente que padecieran esta enfermedad.

Estas suposiciones afectan la forma en que se tratan la HDA y la HLA. Muchos médicos creen que la HDA debe ser extirpada completamente mediante cirugía, mientras que la HLA no debe extirpase por completo.

En este estudio, los investigadores deseaban obtener más información sobre la biología de la HLA, así como sobre la medida en que un diagnóstico de HLA aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Los investigadores analizaron las historias clínicas de mujeres en el Mayo Benign Breast Disease Cohort, un registro de casos de enfermedad mamaria benigna que mantiene Mayo Clinic. En el estudio, se incluyó información sobre lo siguiente:

  • 330 mujeres con diagnóstico de HDA
  • 327 mujeres con diagnóstico de HLA
  • 32 mujeres con diagnóstico de HDA y de HLA

Todas las mujeres recibieron el diagnóstico de enfermedad mamaria benigna entre 1967 y 2001.

En total, 143 mujeres en el estudio padecieron cáncer de mama invasor:

  • 60 mujeres con diagnóstico de HDA recibieron luego un diagnóstico de enfermedad invasora.
  • 75 mujeres con diagnóstico de HLA recibieron luego un diagnóstico de enfermedad invasora.
  • 7 mujeres con diagnóstico de HDA y HLA recibieron luego un diagnóstico de enfermedad invasora.

Alrededor del 66 % de los tumores malignos aparecieron en la misma mama que la enfermedad mamaria benigna, tanto para el grupo de HDA como el de HLA. Esto significa que la HDA y la HLA aumentaron el riesgo de padecer cáncer de mama en la misma mama en el mismo porcentaje.

El tiempo que tardó en aparecer el cáncer de mama varió según el tipo de enfermedad mamaria benigna:

  • El 40 % de las mujeres con diagnóstico de HDA y alrededor del 30 % de las mujeres con diagnóstico de HLA padecieron cáncer de mama dentro de los cinco años posteriores a la realización de la biopsia de la enfermedad benigna.
  • El 31,7 % de las mujeres con diagnóstico de HDA y el 23 % de las mujeres con diagnóstico de HLA padecieron cáncer de mama de 6 a 10 años después de la realización de la biopsia de la enfermedad benigna.
  • El 16,7 % de las mujeres con diagnóstico de HDA y el 23 % de las mujeres con diagnóstico de HLA padecieron cáncer de mama de 11 a 15 años después de la realización de la biopsia de la enfermedad benigna.
  • El 11,7 % de las mujeres con diagnóstico de HDA y el 23 % de las mujeres con diagnóstico de HLA padecieron cáncer de mama más de 15 años después de la realización de la biopsia de la enfermedad benigna.

Si te diagnosticaron HDA o HLA, tu riesgo de padecer cáncer de mama es mayor que el promedio. Cuán alto es tu riesgo depende de las características de la enfermedad benigna, así como de tus antecedentes familiares y otros factores de salud. Juntos, tú y tu médico pueden considerar todos los aspectos de tu situación particular y desarrollar el plan de reducción del riesgo más adecuado para ti.

Visita la página Factores de riesgo de cáncer de mama: Ciertos cambios en la mama (en inglés) en la sección Disminuye los riesgos del sitio Breastcancer.org para obtener más información sobre las enfermedades mamarias benignas y las medidas que puedes tomar para mantener tu riesgo lo más bajo posible.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio