Únete

Las sobrevivientes a largo plazo necesitan atención integral

Read this page in English

Gracias a las mejores pruebas de diagnóstico y a los avances en los tratamientos del cáncer de mama, muchas personas ahora viven más tiempo que antes después de recibir un diagnóstico.

Los médicos deseaban determinar qué afectaba la aparición de otras enfermedades (como presión arterial elevada, enfermedad cardíaca u osteoporosis) en mujeres de edad avanzada que habían recibido tratamiento contra el cáncer de mama.

Según un estudio alemán, el hecho de que las mujeres de edad avanzada que recibieron tratamiento contra el cáncer de mama padezcan o no presión arterial elevada, enfermedad cardíaca u osteoporosis se ve afectado por los tratamientos del cáncer de mama recibidos, así como por su peso y su edad.

El estudio se publicó en la edición de febrero de 2014 de Journal of Cancer Survivorship (Revista sobre Supervivencia al Cáncer). Lee el resumen de “Determinants of newly diagnosed comorbidities among breast cancer survivors” (Factores determinantes de comorbilidades diagnosticadas recientemente entre sobrevivientes de cáncer de mama) (en inglés).

Los médicos denominan “comorbilidades” a las otras afecciones que tienen lugar al mismo tiempo que una enfermedad principal. En este estudio, el cáncer de mama fue la enfermedad principal, y la presión arterial elevada, la enfermedad cardíaca y la osteoporosis fueron las comorbilidades.

Los investigadores les preguntaron a 2.542 mujeres alemanas que habían recibido un diagnóstico de cáncer de mama sobre las afecciones que padecieron antes y después de ser diagnosticadas con esta enfermedad. Las mujeres tenían entre 50 y 74 años en el momento del diagnóstico y todas formaban parte del estudio de investigación de factores de riesgo de carcinoma de mama MARIEplus (Mamma carcinoma Risk factor Investigation).

Las mujeres fueron encuestadas dos veces: una vez cuando se incorporaron al estudio y otra vez alrededor de seis años después de recibir el diagnóstico.

Los investigadores hallaron lo siguiente:

  • Las mujeres de edad avanzada con un mayor índice de masa corporal y las mujeres que fueron tratadas con Herceptin, una terapia dirigida, tuvieron un mayor riesgo de padecer presión arterial elevada. Las mujeres con un índice de masa corporal superior a 30 tuvieron casi el doble de riesgo de padecer presión arterial que las mujeres con un índice de masa corporal más bajo.
  • Las mujeres con un peso más bajo y las que fueron tratadas con un inhibidor de la aromatasa, un tipo de hormonoterapia, tuvieron un mayor riesgo de padecer osteoporosis. Este riesgo se duplicó en las mujeres con un índice de masa corporal menor de 22,5.
  • Las mujeres con un índice de masa corporal más elevado y las que fueron tratadas con un inhibidor de la aromatasa tuvieron un mayor riesgo de padecer enfermedad cardíaca.

Según este estudio, es muy importante que las sobrevivientes de cáncer de mama se sometan a estudios periódicos para la detección de enfermedad cardíaca, presión arterial elevada y osteoporosis. Además, según este estudio, se recomienda especialmente que las mujeres de edad avanzada que recibieron tratamiento contra el cáncer de mama mantengan un peso saludable.

Una vez que hayas completado el tratamiento del cáncer de mama, es fundamental que te concentres en lo que ahora es lo más importante: tener una buena salud. Debes asegurarte de recibir la mejor atención constantemente y de vivir la vida de la mejor manera.

Trata de incluir en tu rutina diaria el ejercicio y una alimentación balanceada y saludable, especialmente si tienes sobrepeso u obesidad. Puede resultarte difícil lograr este tipo de cambios si estás tratando de recuperarte de un tratamiento. Algunas mujeres señalan que es útil pensar en que una alimentación saludable y el ejercicio son partes importantes de sus planes de tratamiento a largo plazo. Si lo deseas, puedes consultar al médico o a un especialista en nutrición diplomado para desarrollar un plan de alimentación saludable que esté diseñado específicamente para ti y tus necesidades. Es difícil bajar de peso, pero se puede lograr haciendo ejercicio y siguiendo una dieta balanceada. Sé amable contigo misma, no te castigues. Debes contarle siempre a tu médico sobre las nuevas dietas o los planes de ejercicios que estés haciendo.

También es aconsejable que hables con tu médico sobre la elaboración de un plan para que te sometas periódicamente a estudios para la detección de enfermedad cardíaca, presión arterial elevada y osteoporosis. Debido a determinados tratamientos que pudieras haber recibido, es posible que debas someterte a más estudios de detección que una persona que no fue tratada contra el cáncer de mama. Juntos, tú y tu médico pueden elaborar un plan adecuado para ti.

En las páginas Comer para bajar de peso después del tratamiento en la sección Nutrición del sitio Breastcancer.org, puedes encontrar información que te ayudará a evaluar tu peso y a crear un plan de alimentación saludable. Y en la sección Ejercicio del sitio Breastcancer.org, puedes buscar a un entrenador y aprender a mantener una rutina de ejercicios.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio