Únete

Las mujeres con una anomalía en el gen BRCA1 o BRCA2 se benefician de la extirpación de los ovarios, pero ¿a qué edad?

Read this page in English

Según un estudio, en las mujeres con una anomalía en el gen BRCA1 o BRCA2, el riesgo de padecer cáncer de ovario se reduce en un 80 % si se someten a la extirpación preventiva de ambos ovarios.

La investigación fue publicada en línea el 24 de febrero de 2014 porJournal of Clinical Oncology (Revista de Oncología Clínica). Lee el resumen de “Impact of Oophorectomy on Cancer Incidence and Mortality in Women With a BRCA1 or BRCA2 Mutation” (Efecto de la ovariectomía en la incidencia del cáncer y en la mortalidad por esta enfermedad en mujeres que padecen una mutación en el gen BRCA1 o BRCA2) (en inglés).

Todas las personas tienen genes BRCA1 (gen de cáncer de mama 1) y BRCA2 (gen de cáncer de mama 2). La función de los genes BRCA es reparar el daño celular y mantener el crecimiento regular de las células mamarias. Sin embargo, cuando estos genes presentan anomalías o mutaciones que se heredan de generación en generación, los genes no funcionan normalmente, y aumenta el riesgo de padecer cáncer de ovario o cáncer de mama. Los genes BRCA1 y BRCA2 con anomalías pueden representar hasta el 10 % de todos los casos de cáncer de mama.

Las mujeres con una anomalía en el gen BRCA1 o BRCA2:

  • presentan un riesgo permanente de hasta el 85 % de padecer cáncer de mama
  • Presentan un riesgo de por vida mucho más alto que el promedio de padecer cáncer de ovario; las estimaciones varían entre un 15 % y un 60 %.

Las mujeres que saben que tienen genes BRCA1 o BRCA2 con anomalías pueden tomar medidas para reducir el riesgo. La extirpación de las mamas y de los ovarios sanos, denominada “cirugía preventiva” (“preventiva” significa ‘protectora’), es una opción de reducción del riesgo muy agresiva e irreversible que eligen algunas mujeres con anomalías en el gen BRCA1 o BRCA2. Probablemente oíste hablar sobre la decisión de Angelina Jolie de someterse a una mastectomía doble preventiva al enterarse de que tenía una anomalía en el gen BRCA1. Si bien la cirugía preventiva puede constituir una buena opción para algunas mujeres, no es adecuada para todas.

Aunque sabemos que la extirpación preventiva de los ovarios puede reducir el riesgo de padecer cáncer de mama y cáncer de ovario y mejorar la supervivencia en mujeres que podrían recibir un diagnóstico de estos tipos de cáncer en el futuro, no queda claro cuál es la edad más adecuada para someterse a la cirugía.

En este estudio, los investigadores tenían como objetivo ver si podían determinar la edad más adecuada para que las mujeres con una anomalía en el gen BRCA1 o BRCA2 se sometan a la cirugía de extirpación preventiva de los ovarios. Analizaron las historias clínicas de 5.783 mujeres con una anomalía en el gen BRCA1 o BRCA2 que participan de un estudio en curso. Estas mujeres vivían en distintas partes del mundo, como los Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia y Polonia.

Los investigadores realizaron un análisis para determinar cuántas de las mujeres se habían sometido a una cirugía preventiva de extirpación de ovarios, así como cuándo lo hicieron:

  • 2.270 mujeres no se sometieron a la extirpación preventiva de los ovarios.
  • 2.123 mujeres ya se habían sometido a la extirpación preventiva de los ovarios cuando comenzó el estudio.
  • 1.390 mujeres se sometieron a la extirpación preventiva de los ovarios después del comienzo del estudio.

Las mujeres que no se habían sometido a la extirpación de ovarios tenían alrededor de 42 años, y las mujeres que se habían sometido a dicha cirugía tenían alrededor de 50 años.

En las mujeres que aún tenían los ovarios, 98 de 108 casos de cáncer de ovario se diagnosticaron en mujeres con una anomalía en el gen BRCA1, y 10 casos se diagnosticaron en mujeres con una anomalía en el gen BRCA2. En general, las mujeres con una anomalía en el gen BRCA1 recibieron el diagnóstico entre los 50 y los 59 años, mientras que las mujeres con una anomalía en el gen BRCA2 fueron diagnosticadas entre los 60 y los 69 años.

Según las historias clínicas de las mujeres que se sometieron a la extirpación de ovarios, se detectaron 46 casos de cáncer durante la cirugía. Los médicos denominan “ocultos” a los tipos de cáncer que se detectan por casualidad durante otro procedimiento. Entre estos casos de cáncer ocultos:

  • 27 se clasificaron como cáncer de ovario.
  • 18 se clasificaron como cáncer de las trompas de Falopio.
  • 1 se clasificó como cáncer peritoneal (el peritoneo es una capa delgada de tejido que reviste la pared interna del abdomen y cubre el útero, la vejiga y el recto).

De los casos de cáncer oculto, 44 se diagnosticaron a las mujeres con una anomalía en el gen BRCA1:

  • 3 de ellos se diagnosticaron en mujeres de 40 años o menos; la mujer más joven tenía 34 años en el momento del diagnóstico.
  • 19 se diagnosticaron en mujeres de entre 40 y 49 años.

Dos de los casos de cáncer oculto se diagnosticaron en mujeres con una anomalía en el gen BRCA2, y ambas mujeres tenían más de 60 años.

Luego, los investigadores analizaron los beneficios de la extirpación preventiva de los ovarios. Determinaron que la cirugía preventiva tenía los siguientes efectos:

  • Reducía el riesgo de padecer cáncer peritoneal, de las trompas de Falopio y de ovario en un 80 %.
  • Reducía el riesgo de muerte por cualquier causa en un 77 %.
  • Reducía el riesgo de muerte por cualquier causa en un 68 % en mujeres que habían recibido diagnóstico de cáncer de mama.

Los investigadores también afirmaron que consideraban que las mujeres con una anomalía en el gen BRCA1 deben evaluar la extirpación preventiva de los ovarios lo antes posible, pero antes de los 35 años. Esto difiere de las recomendaciones actuales, según las cuales las mujeres deben considerar la extirpación preventiva de los ovarios entre los 35 y los 40 años, después de haber decidido no tener más hijos. Otros expertos afirmaron que, según los resultados del estudio, no se recomienda la extirpación preventiva de los ovarios antes de los 35 años y consideraron que las recomendaciones actuales eran precisas.

Si sabes que tienes alguna anomalía genética vinculada al cáncer de mama, en especial una anomalía en el gen BRCA1, es posible que estés considerando tomar medidas para mantener el riesgo de padecer cáncer de ovario y cáncer de mama lo más bajo posible. Puedes tomar muchas decisiones relacionadas con el estilo de vida, como las siguientes:

  • mantener un peso saludable
  • hacer ejercicios con regularidad
  • limitar el consumo de alcohol
  • ingerir alimentos nutritivos
  • no fumar nunca

También es posible que estés considerando la extirpación preventiva de los ovarios. Si bien esta cirugía puede reducir considerablemente el riesgo de padecer cáncer de ovario, además de reducir el riesgo de cáncer de mama cuando se la realiza antes de la menopausia, constituye una decisión importante que puede tener un efecto profundo en tu vida. La pérdida repentina de estrógeno puede causar una variedad de efectos secundarios, como bochornos, depresión, dificultad para dormir y disminución del deseo sexual. La pérdida de estrógeno puede afectar la salud ósea y cardíaca. La extirpación de los ovarios también te quita la capacidad de concebir.

Independientemente de que incluya la extirpación preventiva de los ovarios, existen muchos otros factores que se deben tener en cuenta al decidir sobre una estrategia de reducción del riesgo. Tómate el tiempo que necesites para hablar con tu médico y tus familiares sobre las distintas alternativas para disminuir el riesgo.

Para obtener más información sobre los genes BRCA1 y BRCA2, así como sobre las medidas que puedes tomar para disminuir el riesgo si padeces una anomalía en uno de estos genes o en ambos, visita la página Factores de riesgo de cáncer de mama: Genética (en inglés) en la sección Disminuye los riesgos de Breastcancer.org.


Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio