Niveles bajos de vitamina D vinculados a una menor supervivencia

Según un estudio, existe un vínculo entre los altos niveles de vitamina D en sangre y una mayor supervivencia al cáncer de mama.

Los investigadores determinaron que las mujeres con diagnóstico de cáncer de mama que tenían niveles de vitamina D superiores al promedio tuvieron significativamente más probabilidades de sobrevivir al cáncer de mama que las mujeres con niveles de vitamina D más bajos.

El estudio se publicó en la edición de marzo de 2014 de la revista Anticancer Research (Investigación contra el Cáncer). Lee “Meta-analysis of Vitamin D Sufficiency for Improving Survival of Patients with Breast Cancer” (Metanálisis de la suficiencia de vitamina D para mejorar la supervivencia de pacientes que padecen cáncer de mama) (en inglés).

El estudio consistió en un metanálisis, es decir, un estudio que combina y analiza los resultados de varios estudios anteriores. En este caso, se analizaron los resultados de 4.443 mujeres en cinco estudios que se publicaron entre 2009 y 2013. En todos los estudios, se analizó el efecto de los niveles de vitamina D en las tasas de supervivencia al cáncer de mama.

Según estudios anteriores realizados por el mismo investigador principal, Cedric Garland, profesor de Medicina Familiar y Preventiva en la Universidad de California en San Diego, los bajos niveles de vitamina D se relacionan con un mayor riesgo de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas. Por ello, el Dr. Garland se preguntó si la vitamina D también afectaría las tasas de supervivencia al cáncer de mama.

Los investigadores encuadraron a las mujeres en cinco grupos según sus niveles de vitamina D en sangre. Los niveles de vitamina D más altos eran de 30 ng/ml (nanogramos por mililitro) o más, y los niveles más bajos eran de 17 ng/ml o menos. Los investigadores de la vitamina D recomiendan un nivel de 40 a 60 ng/ml para los adultos. Los investigadores señalaron que alrededor de la mitad de las mujeres con diagnóstico de cáncer de mama en los Estados Unidos tienen un nivel de vitamina D superior a 17 ng/ml y que la mitad de ellas tienen niveles de vitamina D más bajos.

Los investigadores determinaron que las mujeres con niveles altos de vitamina D tenían un riesgo un 44 % menor de morir a causa del cáncer de mama que las mujeres que tenían los niveles más bajos de dicha vitamina.

No queda completamente claro la forma en que la vitamina D afecta la supervivencia al cáncer de mama. Los investigadores que realizaron este estudio afirmaron que la vitamina D influye en la manera en que las células de cáncer de mama se dividen y crecen. Aparentemente, la vitamina D activa una proteína que evita que las células se dividan en forma rápida. Si las células tumorales cancerosas tienen receptores de vitamina D, no crecen tan rápidamente.

Si bien los resultados de este estudio son alentadores, se necesitan más investigaciones para que los suplementos de vitamina D formen parte del tratamiento del cáncer de mama en forma habitual. Es muy importante que hables con tu médico antes de comenzar a tomar cualquier suplemento de vitamina D. El consumo excesivo de vitamina D puede ser perjudicial. Los suplementos de vitamina D deben tomarse solamente cuando se determina que los niveles de vitamina D son bajos mediante un análisis de sangre realizado por un profesional de la medicina.

Es recomendable que le preguntes a tu médico acerca de los resultados de este estudio y acerca de si, en tu situación particular, sería adecuado controlar tus niveles de vitamina D. Si tu nivel de vitamina D es bajo, tú y tu médico pueden decidir si es conveniente para ti tomar un suplemento de vitamina D. También puedes preguntarle a tu médico sobre una mayor exposición directa a la luz del sol. Incluso algunos períodos cortos de exposición directa a la luz solar en las horas de mayor intensidad, por ejemplo, 15 minutos tres veces por semana, pueden proporcionarte más de la cantidad diaria recomendada de vitamina D. Además, resulta imposible recibir una cantidad excesiva de vitamina D del sol. Sin embargo, si bien la exposición al sol ofrece los beneficios de la vitamina D, también presenta algunos riesgos. La exposición al sol puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel, incluido el melanoma, el tipo de cáncer de piel más peligroso.

Para obtener más información sobre los niveles de vitamina D y acerca de cómo pueden afectar al cáncer de mama, visita la página Niveles bajos de vitamina D (en inglés) en la sección Disminuye los riesgos del sitio Breastcancer.org.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio