La combinación de la mamografía 3-D con una digital parece detectar más casos de cáncer con menos resultados falsos positivos

Varios estudios de gran tamaño, incluida una revisión a cargo del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos, de 2009, y un estudio de las causas de muerte en el Reino Unido en 2013, ponen en cuestión el valor de las mamografías de detección.

Los médicos que cuestionan el valor de las mamografías sostienen que, si bien sirven para salvar vidas, por cada muerte evitada, se sobrediagnostican tres a cuatro casos de cáncer de mama. El sobrediagnóstico se refiere a cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Una mamografía de detección encuentra un área sospechosa que eventualmente se hubiera diagnosticado como cáncer a través de otros métodos, sin efecto alguno en el pronóstico.
  • Una mamografía de detección encuentra un área sospechosa que nunca habría afectado la salud de una mujer si no se la hubiera encontrado o tratado.

Los resultados falsos positivos de las mamografías de detección también colaboraron a alimentar el debate acerca del valor de la detección del cáncer de mama. Un falso positivo se refiere a lo que sucede cuando una mamografía muestra un área anómala que parece cáncer pero resulta ser un área sana. En definitiva, la noticia es buena: no es cáncer de mama. Sin embargo, el área sospechosa suele requerir un seguimiento con varios médicos, y análisis y procedimientos adicionales que incluyen una posible biopsia. Un falso positivo implica costos psicológicos, físicos y económicos.

Estos estudios y las historias que llegan a los medios han avivado el debate continuo acerca del valor de las mamografías de detección.

Si bien las mamografías no son perfectas, constituyen una de las mejores herramientas que tenemos para detectar el cáncer de mama tempranamente. Por lo tanto, los investigadores siempre están buscando formas de mejorar la precisión de los resultados de la mamografía.

Si bien otras técnicas de detección, como la resonancia magnética y la ecografía de mama, han mejorado la detección del cáncer de mama, no han disminuido el índice de falsos positivos.

Un estudio sugiere que en comparación con la mamografía digital sola, el uso conjunto de una mamografía digital con una mamografía tridimensional (3-D) ayuda a detectar más casos de cáncer de mama con menor cantidad de resultados falsos positivos.

Esta investigación se publicó en la edición del 25 de junio de 2014 de la revista científica Journal of the American Medical Association. Lee “Breast Cancer Screening Using Tomosynthesis in Combination With Digital Mammography” (Detección del cáncer de mama mediante tomosíntesis en combinación con mamografía digital) (en inglés).

La mamografía tridimensional también se denomina tomosíntesis o tomosíntesis digital. La tomosíntesis digital genera una imagen tridimensional de la mama por medio de rayos X. Se toman varias imágenes a baja dosis desde diferentes ángulos de la mama para generar la imagen tridimensional.

Una mamografía convencional genera una imagen bidimensional de la mama a partir de dos imágenes radiográficas de cada mama.

Las mamografías digitales registran las imágenes de la mama en una computadora en lugar de hacerlo en una película.

En este estudio, los investigadores analizaron los resultados de 454.850 estudios de imágenes de la mama realizados entre marzo de 2010 y diciembre de 2012:

  • 281.187 mamografías digitales
  • 173.663 mamografías digitales más una mamografía tridimensional

La Dra. Emily Conant, miembro del Comité Profesional de Asesoría de Breastcancer.org y jefa de estudios mamarios por la imagen de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, fue una de las autoras del estudio.

Los investigadores hallaron que la evaluación sólo mediante una mamografía digital determinó que 29.726 mujeres fueran citadas para realizar nuevos estudios, lo que condujo a:

  • 5.056 biopsias
  • 1.207 diagnósticos de cáncer de mama (815 casos de cáncer invasivo y 392 casos de carcinoma ductal in situ)

Los investigadores hallaron que la evaluación combinada mediante una mamografía digital y una mamografía 3-D determinó que 15.541 mujeres fueran citadas para realizar nuevos estudios, lo que condujo a:

  • 3.285 biopsias
  • 950 diagnósticos de cáncer de mama (707 casos de cáncer invasivo y 243 casos de carcinoma ductal in situ)

Esto significa que cada 1.000 pruebas de detección:

  • Fueron citadas nuevamente para hacerse más estudios, 107 mujeres del grupo que sólo se realizó la mamografía digital y 91 mujeres del grupo que se hizo una mamografía digital más una mamografía 3-D.
  • Se detectaron 4,2 casos de cáncer con la mamografía digital y 5,4 casos con la mamografía digital más mamografía 3-D.

Estas diferencias fueron significativas, es decir, que se debieron a la diferencia en las técnicas de detección y no solamente a la casualidad.

En otras palabras, en comparación con el uso de la mamografía digital solamente, el uso conjunto de la mamografía digital y la mamografía 3-D permitió:

  • detectar un 41 % más de casos de cáncer invasivo
  • reducir los falsos positivos en un 15 %

La mamografía tridimensional ha sido aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, pero aún no constituye el método de detección estándar para el cáncer de mama. Si bien cada vez más hospitales están instalando mamógrafos 3-D, estos equipos no están disponibles en todas partes. Los investigadores que hicieron los estudios esperan que su trabajo despierte interés en esta la tecnología y se incremente el acceso a ella.

Si bien los resultados de este estudio son extremadamente prometedores, es importante tener en cuenta varios aspectos:

  • Fue un estudio retrospectivo. Los investigadores analizaron registros anteriores de detección de cáncer de mama y las mujeres no fueron asignadas aleatoriamente para realizarse una mamografía digital sola o una mamografía digital más una mamografía 3-D. Se necesitan más estudios, incluso un estudio randomizado, antes de que la mamografía 3-D pase a ser parte de los estudios de detección de rutina del cáncer de mama.
  • Una mamografía 3-D cuesta más que una mamografía digital, y no todas las compañías de seguro la cubren. Algunos centros mamográficos cobran $50 más para hacer la mamografía 3-D si el seguro no la cubre.
  • Debido a que se trata de otro estudio de imágenes, la mamografía 3-D expone a las mujeres a radiación adicional. Los investigadores buscan modos de reemplazar la imagen de la mamografía convencional por la generada mediante una mamografía 3-D y reducir así la exposición a la radiación.

Visita la página Tomosíntesis digital de Breastcancer.org para obtener más información sobre cómo se realiza una mamografía 3-D y en qué difiere de una mamografía bidimensional.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio