Un estudio sugiere que la cantidad de mujeres pertenecientes a minorías que se someten a una reconstrucción después de la mastectomía es menor que la de mujeres blancas

Muchas de las mujeres que se someten a una mastectomía para tratar el cáncer de mama, aunque no todas, deciden someterse a la reconstrucción de una o ambas mamas. Existen varias maneras de reconstruir una mama. Se puede utilizar el tejido de la espalda, del abdomen, de las nalgas o de otra parte del cuerpo para crear una mama nueva. Los médicos denominan a este procedimiento “reconstrucción autógena”. Los implantes de gel de silicona o de solución salina constituyen otra opción.

Un estudio publicado en febrero de 2014 halló que más mujeres estadounidenses deciden someterse a una reconstrucción después de la mastectomía.

Un estudio más reciente y más pequeño sugiere que la mayoría de las mujeres estadounidenses no se someten a una reconstrucción después de la mastectomía y que las mujeres pertenecientes a minorías tienen menos probabilidad que las mujeres blancas de someterse a una reconstrucción.

El estudio fue publicado en línea el 20 de agosto de 2014 por la revista de cirugía JAMA Surgery. Lee el resumen de “Access to Breast Reconstruction After Mastectomy and Patient Perspectives on Reconstruction Decision Making.” (Acceso a la reconstrucción mamaria después de una mastectomía y puntos de vista de las pacientes respecto de la decisión de someterse a una reconstrucción) (en inglés).

La Women’s Health and Cancer Rights Act (Ley de derechos de la mujer sobre la salud y el cáncer) de 1998 garantizaba la cobertura del seguro para la reconstrucción mamaria después de una mastectomía. Si bien los médicos conocen las tendencias en reconstrucción mamaria dentro de los ámbitos y lugares donde trabajan, hasta ahora no se han realizado muchas investigaciones sobre las tendencias a escala nacional.

En este estudio, los investigadores analizaron la información de las bases de datos del Programa de vigilancia, epidemiología y resultados finales (SEER) de Detroit y Los Ángeles. Las bases de datos del SEER constituyen vastos registros de casos de cáncer provenientes de todos los Estados Unidos, actualizados por los Institutos Nacionales de la Salud.

De las bases de datos del SEER, los investigadores seleccionaron una muestra de 3.252 mujeres, de 20 a 79 años, a las que se les había diagnosticado carcinoma ductal in situ (CDIS) o cáncer de mama invasivo de estadios I a III. Los investigadores se aseguraron de que hubiera una representación adecuada de mujeres negras y latinas en la muestra.

Alrededor de 9 meses después del diagnóstico, todas las mujeres recibieron una encuesta en la que se les preguntaba sobre:

  • el tipo de cirugía por cáncer de mama a la que se habían sometido
  • el tipo de reconstrucción que habían elegido (si correspondía)
  • las razones por las que habían optado o no por la reconstrucción
  • su postura respecto de la reconstrucción

Las mujeres podían responder la encuesta en inglés o español.

Casi 2.300 mujeres completaron la encuesta. A las mujeres sin cáncer de mama 4 años después se les envió una segunda encuesta en la que se les preguntaba si preferían la reconstrucción inmediata o diferida y se les formulaban nuevas preguntas sobre su postura respecto de la reconstrucción. Más de 1.530 mujeres completaron la segunda encuesta. De estas mujeres, 485 se habían sometido a una mastectomía, y los investigadores analizaron sus respuestas en función de este estudio.

Los investigadores hallaron lo siguiente:

  • El 24,8 % de las mujeres se había hecho una reconstrucción mamaria inmediata.
  • El 16,8 % se había hecho una reconstrucción diferida.

Esto significa que solo el 41,6 % de las mujeres se había sometido a la reconstrucción.

La reconstrucción inmediata se realiza al mismo tiempo que la mastectomía. Apenas el cirujano oncólogo extirpa la mama, el cirujano plástico hace la reconstrucción, ya sea con tejido de otro lugar del cuerpo o con un implante (y a veces, con ambas cosas). Casi todo el trabajo se hace en una sola operación.

La reconstrucción diferida se realiza después de la mastectomía y de la terapia de radiación, la quimioterapia o las terapias dirigidas que se administren. Algunos tratamientos, como la terapia de radiación y, en ocasiones, la quimioterapia, administradas después de la cirugía, pueden provocar que la mama reconstruida pierda volumen y sufra cambios de color, textura y aspecto. Se sabe que la terapia de radiación en particular produce cambios no deseados en la mama reconstruida. Además, las investigaciones han demostrado que una mama reconstruida puede impedir que la terapia de radiación llegue al área afectada por el cáncer. Muchos cirujanos les aconsejan a las pacientes esperar hasta finalizar la terapia de radiación y la quimioterapia para someterse a la reconstrucción. Esto significa que la reconstrucción podría hacerse de 6 a 12 meses después de la mastectomía.

Las siguientes mujeres fueron menos proclives a la cirugía de reconstrucción:

  • negras
  • con menor nivel educativo
  • de más edad
  • con diagnóstico de otra enfermedad grave
  • sometidas a quimioterapia

Solo el 13,3 % de las mujeres estuvo disconforme con el proceso seguido para la toma de decisiones respecto de la reconstrucción. No obstante ello, de las pacientes disconformes, hubo más pertenecientes a minorías que mujeres blancas.

Las razones más comunes que dieron las mujeres para no hacerse una reconstrucción fueron:

  • deseo de evitar una segunda cirugía
  • creer que la reconstrucción no era importante
  • temor a los implantes mamarios
  • temor a que la reconstrucción impidiera detectar cáncer más adelante

Pocas mujeres (30 de 263) que no se habían sometido a una reconstrucción aún seguían considerando la posibilidad de hacerla más de 4 años después del diagnóstico.

"Nuestro estudio sugiere que es necesario mejorar la educación respecto de la seguridad de los implantes mamarios y el efecto de la reconstrucción sobre la atención de seguimiento, información que se podría abordar fácilmente mediante herramientas de decisión”, escribió el investigador. "Es necesario desarrollar enfoques específicos para analizar qué factores del sistema y entre las pacientes tienen efecto negativo sobre el uso de la reconstrucción entre las mujeres pertenecientes a minorías".

Decidir si someterse a la reconstrucción de una mama después de la cirugía para extirpar el cáncer de mama es una elección muy personal. Si te han diagnosticado cáncer de mama y estás planificando la cirugía, tienes la opción de no someterte a la reconstrucción, pero vale la pena considerar todas las opciones.

Las siguientes son algunas preguntas que tal vez desees considerar al tomar la decisión sobre la reconstrucción mamaria:

  • ¿Es importante para ti tener una forma de mama permanente? Algunas mujeres prefieren usar una prótesis de relleno en lugar de someterse a la reconstrucción.
  • ¿Es importante para ti que tus mamas se vean equilibradas al usar un sostén o un traje de baño? Si bien tú verás la diferencia entre la mama reconstruida y la otra mama cuando estés desnuda, la reconstrucción suele verse muy natural al usar un sostén o un traje de baño.
  • En tu caso particular, ¿la reconstrucción mamaria incluirá varias cirugías durante un período prolongado? Para muchas mujeres, la respuesta es sí.
  • ¿Tu seguro pagará todos los procedimientos de la reconstrucción? Averigua qué cubre tu aseguradora.
  • ¿Te sometiste a una lumpectomía que le dio a tu mama una forma muy distinta de la que tenía originalmente? Si se te extirpó una porción significativa de tejido, es aconsejable que te sometas a una reconstrucción a fin de devolverle un aspecto más equilibrado.
  • ¿Padeces alguna otra afección médica que pueda afectar tu capacidad de cicatrización después de la cirugía? Si padeces diabetes, problemas circulatorios o un trastorno hemorrágico, es posible que la cicatrización posterior a la cirugía de reconstrucción tome más tiempo en comparación con una persona que no padece estas afecciones.
  • ¿Padeces alguna afección por la que puedas tener una imagen distorsionada de tu cuerpo? Si te diagnosticaron anorexia o bulimia, es posible que te cueste aceptar el aspecto de tu cuerpo de por sí, por lo que te puede resultar difícil aceptar cómo luce la mama reconstruida.

Para obtener más información sobre los tipos de reconstrucción y el momento adecuado para someterse a esta cirugía, visita la sección Breast Reconstruction (Reconstrucción mamaria) (en inglés) de Breastcancer.org.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio