Coronavirus (COVID-19): lo que necesitan saber las personas diagnosticadas con cáncer de mama

Coronavirus (COVID-19): lo que necesitan saber las personas diagnosticadas con cáncer de mama

Las personas actualmente diagnosticadas con cáncer, incluido el de mama, tienen mayor riesgo de padecer un cuadro grave si se contagian COVID-19. Tener antecedentes de cáncer también puede aumentar el riesgo de enfermarse gravemente.
 

La enfermedad respiratoria llamada comúnmente “coronavirus” y que tiene como nombre oficial “COVID-19” cambió la vida tal como la conocíamos.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, sigla en inglés), el riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19 es bajo para la mayoría de las personas. Sin embargo, es muy importante saber que las personas actualmente diagnosticadas con cáncer, incluido el de mama, tienen mayor riesgo de padecer un cuadro grave si se contagian COVID-19. Tener antecedentes de cáncer también puede aumentar el riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19.

Algunos tratamientos del cáncer de mama, como la quimioterapia, las terapias dirigidas y la inmunoterapia, pueden debilitar el sistema inmunitario y causar problemas pulmonares. Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado o problemas pulmonares presentan un riesgo mucho mayor de sufrir complicaciones graves si se infectan con el coronavirus. En la mayoría de las personas, el sistema inmunitario se recupera en un par de meses después de terminar estos tratamientos del cáncer de mama. Pero el tiempo de recuperación del sistema inmunitario puede variar según la persona y depende de varios factores. Si antes recibiste estos tratamientos, no está claro si corres mayor riesgo de tener complicaciones graves debido a la COVID-19.

Las personas que padecen cáncer de mama metastásico (diseminado) en los pulmones también pueden tener problemas pulmonares que pueden empeorar si se contagian COVID-19.

Para protegerte y ayudar a reducir la propagación del virus, es importante seguir las recomendaciones de los CDC: usa mascarilla, practica el distanciamiento físico y vacúnate cuando puedas y si te es posible.

 

¿Qué es el coronavirus?

Los coronavirus forman un grupo grande de virus que pueden provocar enfermedades respiratorias en seres humanos y animales. El coronavirus causante de la pandemia actual se llama SARS-CoV-2, y la enfermedad que provoca se llama enfermedad por coronavirus de 2019, nombre que se abrevia como COVID-19.

El primer caso se diagnosticó en China, en diciembre de 2019, y desde entonces, se propagó a prácticamente todos los países del mundo.

 

¿Las personas diagnosticadas con cáncer de mama pueden recibir una vacuna contra la COVID-19?

Sí, las dos vacunas de ARNm contra la COVID-19 que se encuentran disponibles en Estados Unidos se consideran seguras y eficaces para las personas que reciben tratamiento del cáncer y que tienen antecedentes de cáncer en la mayoría de los casos. Los CDC, la Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN) y otros grupos de expertos médicos recomiendan la vacunación para las personas que están recibiendo tratamiento del cáncer. De todos modos, la situación de cada persona es diferente. Por eso, habla con el médico acerca de las vacunas y, en caso de que tengas la vacunación completa, cuando debes recibir algún refuerzo.

Obtén más Información sobre las vacunas contra la COVID-19 para personas diagnosticadas con cáncer de mama.

 

¿Cómo se transmite la COVID-19 entre las personas?

En la mayoría de los casos, el virus se propaga por contacto estrecho con otras personas (menos de 6 pies de distancia, o menos de 2 metros) mediante gotículas de líquido respiratorio que se producen cuando una persona tose o estornuda. Estas gotículas respiratorias pueden desplazarse por el aire y pueden inhalarse o introducirse en la nariz, en la boca o en los ojos de personas que se encuentren cerca.

El virus se transmite con facilidad. Las personas se vuelven contagiosas hasta dos días antes de presentar síntomas. Pero es importante tener en cuenta que muchas personas que se infectan no presentan síntomas evidentes, y pueden contagiarte el virus de todos modos.

La vía principal de propagación del virus es mediante el contacto estrecho con otras personas. A medida que los médicos han aprendido más acerca del virus, el riesgo de contagiarte por tocar una superficie contaminada y luego tocarte el rostro parece ser menor de lo que se pensaba antes. Aun así, conviene lavarte las manos con frecuencia y no tocarte el rostro en lugares públicos.

 

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Según los CDC, se ha informado una amplia variedad de síntomas de la COVID-19, que varían de leves a intensos. Los síntomas pueden presentarse de 2 a 14 días tras la exposición al virus.

Las personas que presenten estos síntomas comunes pueden tener COVID-19:

  • fiebre

  • escalofríos

  • tos

  • falta de aliento o dificultad para respirar

  • fatiga

  • dolor y malestar

  • dolor de cabeza

  • dolor de garganta

  • pérdida del gusto o del olfato

  • náuseas o vómitos

  • congestión o goteo nasal

  • diarrea

Esta lista no incluye todos los síntomas que se han vinculado a la COVID-19. Llama al médico si presentas otros síntomas intensos o si te preocupan los síntomas que tienes.

La mayoría de las personas que tienen COVID-19 presentan síntomas respiratorios leves y pueden recuperarse en casa en alrededor de dos semanas. Sin embargo, los síntomas pueden ser intensos en algunas personas.

Entre los síntomas intensos que requieren atención médica inmediata, se incluyen los siguientes:

  • dificultad para respirar o falta de aliento

  • dolor o presión en el pecho persistentes

  • confusión o incapacidad para despertar

  • color azulado en los labios o en el rostro

Si tú o un ser querido presentan cualquiera de esas señales de advertencia urgentes, llama al 911 de inmediato. Las personas mayores de 60 años, quienes tengan afecciones existentes graves como cáncer, insuficiencia renal crónica, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), enfermedades cardíacas, obesidad, anemia de células falciformes, sistema inmunitario debilitado o diabetes, y las personas que fuman parecen correr mayor riesgo de padecer un cuadro grave y complicaciones debido a la COVID-19. Esto incluye a las personas que están recibiendo tratamiento del cáncer, lo que puede debilitar el sistema inmunitario o provocar problemas pulmonares, y las personas cuyo cáncer se ha diseminado a los pulmones (cáncer metastásico).

Las posibles complicaciones de la COVID-19 incluyen:

  • neumonía

  • insuficiencia orgánica

  • muerte

 

¿Qué debo hacer si tengo síntomas?

Si tienes fiebre, tos o falta de aliento, debes llamar al médico. Si tú o un ser querido presentan síntomas intensos que pueden indicar una urgencia, como dificultad para respirar, dolor o presión en el pecho persistentes, confusión o incapacidad para despertar, o color azulado en los labios o en el rostro, se necesita atención médica inmediata y debes llamar al 911. Cuando llames al 911, asegúrate de decirle al telefonista que sospechas que sea COVID-19, para que el personal de primeros auxilios pueda tomar las precauciones necesarias a fin de protegerse.

Las personas que presentan síntomas leves, por lo general, pueden quedarse en casa mientras la enfermedad sigue su evolución y se recuperan en alrededor de dos semanas. Pero si estás recibiendo tratamiento del cáncer de mama, definitivamente debes informarle al médico.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. recomienda que todas las personas que tienen depresión del sistema inmunitario hablen con el médico acerca de las opciones de tratamiento con anticuerpos monoclonales si se exponen al virus o si les diagnostican la enfermedad.

Los anticuerpos monoclonales se fabrican en un laboratorio y funcionan como los anticuerpos que el sistema inmunitario genera de forma natural. La FDA autorizó el uso de emergencia de los siguientes anticuerpos monoclonales para tratar la COVID-19:

  • bamlanivimab y etesevimab, administrados juntos

  • REGEN-COV (nombres genéricos: casirivimab e imdevimab, administrados juntos)

Bamlanivimab y etesevimab se administran juntos en una sola infusión, lo que significa que se introducen directamente en el torrente circulatorio a través de una vía o de un catéter intravenosos. REGEN-COV puede administrarse como infusión o inyección.

Si presentas síntomas y necesitas ir al consultorio de un médico, a un servicio o a una sala de urgencias, llama antes y avísales que podrías tener COVID-19. También diles cuándo tienes previsto llegar.

Si te enfermas, puedes tomar las siguientes medidas para proteger a otras personas:

  • quédate en casa, a menos que necesites atención médica

  • aíslate de los demás en casa

  • cúbrete la boca y la nariz cuando tosas o estornudes, desecha correctamente los pañuelos de papel y lávate las manos

  • contrólate los síntomas y la temperatura

  • usa mascarilla cuando estés cerca de otras personas; también debes usar mascarilla si estás cuidando a una persona enferma

Debes seguir estas medidas hasta que se cumplan todos los puntos a continuación:

  • pasaron 10 días desde que te notaste síntomas por primera vez

  • la fiebre desaparece durante un día completo sin tomar ningún medicamento para bajarla

  • presentas mejoría de los síntomas, aunque la pérdida del gusto y del olfato puede durar semanas o meses después de recuperarte y no necesitas posponer el final del aislamiento

No todas las personas necesitan hacerse análisis de la COVID-19. Si tienes síntomas, pregúntale al médico si hay un análisis disponible y si es recomendable para ti.

 

¿Quiénes están en riesgo de contagiarse COVID-19?

Según los CDC, la mayoría de las personas tienen un riesgo bajo de enfermarse gravemente de COVID-19. Sin embargo, es importante entender la diferencia entre el riesgo de enfermarte gravemente si te infectas y el riesgo de infectarte en primer lugar.

Si bien sabemos que las personas actualmente diagnosticadas con cáncer corren mayor riesgo de padecer un cuadro grave de COVID-19, las investigaciones indican que las personas diagnosticadas con cáncer pueden presentar mayor riesgo de contagiarse COVID-19 si se exponen al virus. Por esto, es muy importante que limites el contacto con otras personas y sigas otras medidas de seguridad, como usar mascarilla en lugares públicos, si te diagnosticaron cáncer.

Entre las personas que actualmente corren mayor riesgo de infectarse, se incluyen:

  • las que no se vacunaron contra la COVID-19

  • las que viven en comunidades con propagación del virus

  • los profesionales de atención sanitaria que pueden exponerse a personas enfermas

  • las personas que necesitan ir con frecuencia al hospital para recibir atención médica

  • las que han estado en contacto estrecho con personas infectadas

  • las personas que recientemente viajaron a lugares donde se sabe que se ha propagado el virus

  • las que no pueden limitar el contacto con otras personas

 

¿Cómo puedo protegerme y proteger a los demás?

La mejor manera de evitar enfermarte de COVID-19 es vacunarte, si puedes, y no exponerte al virus.

Obtén más Información sobre las vacunas contra la COVID-19 para personas diagnosticadas con cáncer de mama, por ejemplo, qué puedes hacer si tienes la vacunación completa.

También es importante tomar otras precauciones y medidas de seguridad para reducir el riesgo de enfermarte, en especial si tienes un problema de salud grave como el cáncer de mama. Si estás inmunodeprimida, en los CDC recomiendan que le preguntes al médico si debes seguir usando mascarilla en lugares públicos y evitar el contacto estrecho con personas con las que no vives, incluso si tienes la vacunación completa.

Si no estás vacunada, debes seguir las medidas de distanciamiento físico recomendadas siempre que sea posible, que incluyen:

  • quedarte en casa

  • evitar los espacios públicos

  • evitar el transporte público y los viajes innecesarios

  • evitar las reuniones sociales

  • trabajar desde casa

  • mantener una distancia de al menos 6 pies (2 metros) de otras personas cuando estés en lugares públicos

  • evitar el contacto físico como dar la mano, abrazarse y besarse en situaciones sociales

  • evitar el contacto con personas que están o pueden estar enfermas

A continuación, te ofrecemos una lista de precauciones adicionales para que tomes si no estás vacunada:

  • Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de estar en lugares públicos, toser, estornudar o sonarte la nariz.

  • Utiliza desinfectante de manos con alcohol , que tenga al menos un 60 % de alcohol, cuando no haya agua y jabón disponibles.

  • No te toques el rostro si tienes las manos sucias y adopta la costumbre de no tocártelo cuando estés fuera de casa.

  • Usa mascarilla cuando estés en lugares públicos (pero asegúrate de hacerlo de manera segura).

  • Adopta hábitos saludables: come bien, haz ejercicio, evita o limita el consumo de alcohol, no fumes cigarrillos comunes ni electrónicos, y duerme lo suficiente.

  • Cambia a los anteojos si usas lentes de contacto para evitar tocarte los ojos más de lo necesario, o sigue las medidas adecuadas de higiene de lentes de contacto.

Si estás recibiendo tratamiento del cáncer de mama, si estás inmunodeprimida o tienes cáncer de mama que ha hecho metástasis (se ha diseminado) a los pulmones, las siguientes precauciones adicionales pueden ayudar a protegerte:

  • presta especial atención a la higiene de manos y evita tocarte el rostro

  • evita el contacto estrecho con amigos y familiares, y toma precauciones si dependes de ellos para recibir atención médica

  • haz un plan con el médico para controlarte los síntomas

  • haz un plan con tu cuidador o con otros seres queridos en caso de enfermarte o de que ellos se enfermen

  • haz un plan con tu empleador para trabajar desde casa si aún no lo estás haciendo

  • abastécete de medicamentos

  • pídele a un amigo o familiar que te haga las compras o que recoja tus medicamentos

Si necesitas ir a un centro de atención sanitaria para recibir tratamiento o atención médica, todos los integrantes del personal y los pacientes deben usar mascarilla y practicar el distanciamiento físico. También es correcto pedirles a los profesionales de atención sanitaria y a los cuidadores que se laven las manos antes de tocarte. Y es buena idea que hables con el oncólogo acerca de otras medidas de protección que puedan ser recomendables para tu situación particular.

Como se trata de una situación que cambia constantemente, es aconsejable que prestes atención a las actualizaciones de los CDC para seguir evaluando el riesgo en tu zona.

 

¿Debo usar mascarilla?

Desde el comienzo de la pandemia, en los CDC emitieron y actualizaron recomendaciones sobre el uso de mascarilla. Las recomendaciones se basan en la cantidad de personas vacunadas, además de qué tan contagiosas son las cepas actuales del virus que causa la COVID-19.

Según las recomendaciones actuales, las personas con vacunación completa deben usar mascarilla en lugares públicos cerrados si viven en zonas con propagación “considerable” o “elevada” de la COVID-19. Esta herramienta de los CDC te muestra cómo es la propagación de la COVID-19 en tu zona: baja, moderada, considerable o elevada.

Todas las personas que no estén vacunadas deben usar mascarilla en lugares públicos cerrados y al aire libre.

En los CDC, también recomiendan que todos usen mascarilla en las escuelas. Además, recomiendan que todas las personas con vacunación completa usen mascarilla en lugares públicos cerrados como medida de protección adicional, especialmente si tienen el sistema inmunitario debilitado o si viven con una persona que tenga el sistema inmunitario debilitado, o si corren mayor riesgo de sufrir un cuadro grave de COVID-19. Si estás inmunodeprimida, en los CDC recomiendan que hables con el médico sobre las precauciones adicionales que puedes tomar, incluso si tienes la vacunación completa. Si conoces a una persona que esté inmunodeprimida o que tiene una afección, como cáncer, eso la pone en mayor riesgo de sufrir complicaciones graves de la COVID-19. Es buena idea usar mascarilla si se encuentran en lugares cerrados, aunque ambas tengan la vacunación completa.

Si tienes la vacunación completa contra la COVID-19, en los CDC igual recomiendan que uses mascarilla en lugares donde sea obligatorio (como comercios, empresas, hospitales, centros penitenciarios, refugios para personas sin hogar, y cuando viajes en avión, autobús, tren y otros medios de transporte público).

 

¿Es seguro posponer o modificar las pruebas de detección o el tratamiento del cáncer de mama?

Al comienzo de la pandemia, en muchos hospitales y centros de atención sanitaria, se retrasaron o se cancelaron procedimientos programados, como pruebas de detección, intervenciones quirúrgicas y otros tratamientos que no se consideraban urgentes o casos de emergencia, o que no estaban indicados para afecciones potencialmente mortales. Esto sin duda fue angustiante si te pasó a ti o a un ser querido. Si tenías programada una prueba de detección del cáncer, una intervención quirúrgica u otro tratamiento, probablemente creías que era urgente. Pero estas decisiones difíciles se tomaron para ayudar a proteger a las personas del riesgo de contagiarse COVID-19 en los centros médicos y para asegurarse de que los profesionales de atención sanitaria contaran con los recursos necesarios para tratar a las personas que tenían casos graves de COVID-19.

En la mayoría de los centros de radiología e imágenes, volvieron a ofrecer mamografías de rutina. Por lo tanto, si tuviste que posponer tu mamografía anual, deberías reprogramarla lo antes posible. Las pruebas de detección rutinaria son diferentes de los análisis para personas que presentan síntomas de cáncer. Si tienes síntomas, debes informarle al médico y seguir sus recomendaciones para saber qué hacer a continuación.

Los médicos tienen en cuenta la situación particular y el diagnóstico de cada persona a la hora de decidir cuál es la mejor manera de avanzar con el tratamiento del cáncer de mama durante la pandemia. Por ejemplo, observan si una persona presenta mayor riesgo de enfermarse gravemente tras contagiarse COVID-19 debido a que tiene el sistema inmunitario debilitado a causa de tratamientos como la quimioterapia o la terapia dirigida, o debido a su edad u otros problemas de salud.

En los centros de atención sanitaria, han adoptado prácticas de seguridad más estrictas para reducir el riesgo de exponer a las personas a la COVID-19. Al mismo tiempo, se han cambiado muchos planes de tratamiento del cáncer para que las personas no tengan que pasar tanto tiempo en esos centros. Las consultas médicas se espacian para evitar el contacto estrecho entre las personas, cada vez más consultas se hacen por teléfono o en línea, y se han acortado las hospitalizaciones después de intervenciones quirúrgicas. En algunos casos, se requieren menos consultas en persona para completar ciclos de quimioterapia o radioterapia.

Habla con el médico para determinar la mejor manera de proceder y asegurarte de recibir la mejor atención posible en esta difícil situación. Tal vez puedas ver a profesionales de atención sanitaria en forma virtual para determinadas consultas por medio de la telemedicina (por teléfono o video en Internet).

Lee más acerca de cómo la pandemia afectó el tratamiento del cáncer de mama en nuestro Informe especial: el impacto de la COVID-19 en el tratamiento del cáncer de mama.

 

¿Cómo puedo manejar la ansiedad y la soledad mientras estoy aislada?

Limitar el contacto con otras personas es sumamente importante para protegerte y reducir el riesgo de contagiarte COVID-19. Pero el distanciamiento físico prolongado no es fácil y puede llevarte a sentir ansiedad, depresión y soledad. Si tienes estos sentimientos mientras estás aislada en casa, no estás sola. Muchas estamos atravesando esto juntas.

Por suerte, hay muchas cosas que podemos hacer para manejar estos sentimientos y seguir conectadas con nuestros seres queridos. A continuación, te damos algunos consejos de Kelly Grosklags, trabajadora social clínica matriculada. Ella nos enseña a manejar la soledad o la ansiedad que tal vez sintamos mientras tenemos que practicar el distanciamiento físico debido a la COVID-19.

  • Usa las redes sociales y herramientas electrónicas como FaceTime, Zoom, Google Hangouts, aplicaciones de mensajería y mensajes de texto para mantenerte en contacto con tus seres queridos.

  • Comienza un club del libro virtual con amigas.

  • Si no tienes acceso a Internet o tu acceso es limitado, las llamadas por teléfono son una excelente manera de mantenerte en contacto.

  • Considera la posibilidad de escribirles cartas a las personas que padecen demencia y que se encuentran en centros de larga estancia, y que tal vez no puedan usar el teléfono.

  • Comienza un nuevo pasatiempo: tejer, armar rompecabezas, hacer crucigramas. Aprender algo nuevo puede ayudarte a no pensar tanto en la situación de la COVID-19.

  • En muchos museos, acuarios y zoológicos, ofrecen acceso en línea a sus recursos. Tranquilízate apreciando bellas obras de arte o viendo algunos pingüinos con su forma de caminar tan graciosa.

  • Sobre todo, recuerda respirar hondo y vivir en el presente. Vivir en el pasado puede deprimirte. Vivir en el futuro puede asustarte. Vive en el presente y practica la gratitud por todo lo bueno que tienes en la vida.

 

Enlaces útiles

Páginas sobre la COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud: https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019

Páginas sobre la COVID-19 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index.html

Información sobre atención de pacientes que tienen COVID-19 de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO): https://www.asco.org/asco-coronavirus-information/care-individuals-cancer-during-covid-19

Centro de recursos sobre el coronavirus de Johns Hopkins: https://coronavirus.jhu.edu/map.html

Centro de recursos sobre el coronavirus de Harvard Health Publishing: https://www.health.harvard.edu/diseases-and-conditions/coronavirus-resource-center

Investigaciones sobre el coronavirus, comentarios y noticias de la revista científica Sciencehttps://www.sciencemag.org/coronavirus-research-commentary-and-news

Página sobre la COVID-19 de la revista New England Journal of Medicinehttps://www.nejm.org/coronavirus

Recursos sobre la COVID-19 de la Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN): https://www.nccn.org/covid-19/

Recomendaciones e información de la Sociedad Estadounidense de Oncología Radioterápica (ASRO): https://www.astro.org/Daily-Practice/COVID-19-Recommendations-and-Information

Recomendaciones sobre el tratamiento durante la pandemia de COVID-19 de la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Mastólogos (ASBS): https://www.breastsurgeons.org/docs/news/The_COVID-19_Pandemic_Breast_Cancer_Consortium_Recommendations_EXECUTIVE_SUMMARY.pdf?01

Declaración sobre la reconstrucción mamaria durante la pandemia de COVID-19 de la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos (ASPS): https://www.plasticsurgery.org/documents/medical-professionals/COVID19-Breast-Reconstruction-Statement.pdf

 

Este contenido especial es posible en parte gracias al generoso apoyo de AstraZeneca, Daiichi Sankyo, Eisai, Genentech, Lilly Oncology, Pfizer, Seattle Genetics, una subvención educativa independiente de Merck & Co., Inc. y personas como tú.

Revisado por 3 advisers médicos
 
Halle Moore, MD
Cleveland Clinic, Cleveland, OH
Marisa C. Weiss, MD
Centro médico Lankenau Medical Center, Wynnewood, PA
Brian Wojciechowski, MD
Sistema de salud Crozer Health, área de Filadelfia, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría

— Se actualizó por última vez el 27 de julio de 2022 20:30