Información sobre el riesgo de cáncer de mama

Información sobre el riesgo de cáncer de mama

El riesgo de una persona de padecer cáncer de mama puede ser mayor o menor que el promedio nacional de los Estados Unidos, en función de factores específicos de riesgo.
 

Todas las personas tienen cierto riesgo de padecer cáncer de mama.

Según el Instituto Nacional del Cáncer, el 12,9 % de las mujeres nacidas en los Estados Unidos, o una de cada ocho mujeres, padecen cáncer de mama en algún momento de su vida. En el caso de los hombres nacidos en Estados Unidos, el riesgo actual de desarrollar cáncer de mama es del 0,13 %. Por lo tanto, cerca de uno de cada 800 hombres padecen cáncer de mama en algún momento de su vida.

Sin embargo, es importante saber que son promedios para todas las personas de los Estados Unidos. El riesgo de una persona de padecer cáncer de mama puede ser mayor o menor que el promedio nacional de los Estados Unidos, en función de factores específicos de riesgo.

Las personas mayores, por ejemplo, tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Según las estadísticas de la Sociedad Americana contra el Cáncer, el riesgo de una mujer de desarrollar cáncer de mama durante los próximos diez años, según las edades, es el siguiente:

  • 20 años: 0,1 % o una en 1.479.

  • 30 años: 0,5 % o una en 209.

  • 40 años: 1,5 % o una en 65.

  • 50 años: 2,4 % o una en 42.

  • 60 años: 3,5 % o una en 28.

  • 70 años: 4,1 % o una en 25.

  • 80 años: 3 % o una en 33.

Si no analizaste el riesgo de padecer cáncer de mama con tu médico, es conveniente que menciones el tema en tu próxima consulta. Tu médico necesita información sobre determinados factores que pueden influir en tu riesgo, como los antecedentes familiares y personales de cáncer, y cualquier radioterapia previa que te puedas haber hecho.

 
 
 

Riesgo absoluto y relativo

Comprender los términos “riesgo relativo” y “riesgo absoluto” puede ayudar a las personas a entender mejor su propio riesgo de sufrir cáncer de mama.

El riesgo absoluto es el riesgo de una persona de padecer una enfermedad, como cáncer de mama, durante un período determinado. Por ejemplo, el Instituto Nacional del Cáncer se refiere al riesgo absoluto cuando informa que una mujer estadounidense promedio tiene un riesgo del 12,9 % de desarrollar cáncer de mama durante el transcurso de su vida.

El riesgo relativo compara el riesgo de dos grupos diferentes de personas. El riesgo relativo también muestra cómo el comportamiento de una persona puede modificar su riesgo en comparación con su riesgo absoluto.

Por ejemplo, en un estudio de 2017, se descubrió que las mujeres que comenzaron a fumar antes de los diecisiete años tenían un riesgo mayor del 24 % de desarrollar cáncer de mama. Este aumento del 24 % corresponde al riesgo relativo. No significa que las mujeres que comienzan a fumar antes de los diecisiete años tienen un riesgo del 24 % de padecer cáncer de mama en algún momento de su vida. Significa que el riesgo es 24 % superior al riesgo promedio del 12,9 %.

Para determinar el aumento del riesgo absoluto, debemos hacer algunos cálculos: El 24 % de 12,9 % es 3 % (0,24 x 0,129 = 0,03). Por lo tanto, el riesgo absoluto de una mujer que comienza a fumar antes de los diecisiete años es un 3 % mayor, lo que significa que el riesgo de aparición del cáncer de mama es del 15,9 % (12,9 % + 3 %).

El riesgo relativo puede resultar confuso porque muchas personas se centran en el aumento del riesgo y creen que corresponde al riesgo absoluto.

Un aumento del 24 % suena alarmante. No obstante, es importante recordar que este aumento es relativo al riesgo promedio de desarrollar cáncer de mama.

El riesgo de cáncer de mama también puede disminuir.

Por ejemplo, en un estudio de 2019, se descubrió que las mujeres que hacen al menos 2,7 horas por semana de ejercicio moderado, como caminar, o 1,5 horas por semana de ejercicio arduo, como correr, tienen un riesgo 20 % menor de desarrollar cáncer de mama en comparación con las mujeres que entrenan menos horas. Esta disminución del 20 % corresponde al riesgo relativo. Significa que el riesgo de desarrollar cáncer de mama es 20 % inferior al riesgo promedio del 12,9 %.

Para determinar la disminución del riesgo absoluto, debemos hacer algunos cálculos: El 20 % de 12,9 % es 2,6 % (0,2 x 0,129 = 0,026). Por lo tanto, el riesgo absoluto de una mujer que hizo 2,7 horas de ejercicio moderado o 1,5 horas de ejercicio arduo por semana es un 2,6 % menor, lo que significa que el riesgo de desarrollar cáncer de mama es del 10,3 % (12,9 % - 2,6 %).

 

Cociente de riesgo

Los investigadores a veces usan el término “cociente de riesgo” para referirse al riesgo en los artículos de investigación. El cociente de riesgo es una manera de referirse al riesgo que existe entre dos grupos de personas: un grupo que está expuesto a un factor determinado y otro grupo que no estuvo expuesto a dicho factor (también llamado grupo de control). Cuando se calcula el cociente de riesgo, el riesgo absoluto es siempre uno.

Por ejemplo, en el estudio de 2017 que se mencionó antes, si una persona comenzaba a fumar antes de los 17 años, el riesgo absoluto de desarrollar cáncer de mama aumentaba un 24 %. Esto equivale a un cociente de riesgo de 1,24. Significa que el riesgo es 24 % superior al riesgo absoluto.

Asimismo, en el estudio de 2019 que se mencionó antes, hacer ejercicio moderado al menos 2,7 horas por semana o ejercicio arduo al menos 1,5 horas por semana disminuía el riesgo absoluto un 20 %. Esto equivale a un cociente de riesgo de 0,80. Significa que el riesgo es 80 % superior al riesgo absoluto o 20 % inferior.

Redacción: Jamie DePolo, editora sénior

Revisado por 1 adviser médicos
 
Jenni Sheng, MD
Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Baltimore, Maryland
Conoce más sobre el Comité de Asesoría

— Se actualizó por última vez el 5 de agosto de 2022, 20:12