comscoreReconstrucción con implante mamario

Reconstrucción con implante mamario

La reconstrucción con implante es el tipo más común de reconstrucción mamaria.

Después de una mastectomía, una de las formas de reconstruir una mama es mediante la colocación de un implante. Un implante mamario está formado por una cubierta redonda de silicona flexible rellena con solución salina (agua con sal) o gel de silicona. Los implantes mamarios pueden colocarse sobre el músculo del tórax (músculo pectoral) o debajo de todo el músculo o parte de él. Los implantes reemplazan el tejido mamario extirpado durante la mastectomía y contribuyen con la recuperación de la forma y el volumen de la mama.

La reconstrucción con implante es el tipo más común de reconstrucción mamaria. De los más de 107.000 procedimientos de reconstrucción mamaria que se realizaron en los Estados Unidos en 2019, el 80 % incluyó el uso de implantes. 1

En el segundo tipo más común de reconstrucción mamaria, la cirugía autógena o “con colgajo”, se utiliza tejido trasplantado de otra parte del cuerpo, como el abdomen, los muslos o los glúteos, para dar forma a la mama. Hay más cirujanos plásticos con experiencia en cirugías con implantes mamarios que cirujanos con experiencia en reconstrucción con colgajo.

Con una reconstrucción mamaria, se puede obtener un buen resultado estético, sin embargo, el aspecto y la sensación al tacto de las mamas después de la cirugía pueden verse alterados. También es importante saber que la mayoría de las mujeres pierden la sensibilidad en la zona de las mamas después de una mastectomía.

Si tu caso se ajusta a las siguientes condiciones, es posible que la reconstrucción con implante sea una opción adecuada para ti:

  • Después de la mastectomía, aún tienes suficiente piel y tejido sanos como para cubrir y sostener el implante mamario.

  • Te gustaría evitar las incisiones y las cicatrices en otras partes del cuerpo, y estas son parte de una reconstrucción con colgajo.

  • No puedes o no quieres someterte a una reconstrucción con colgajo porque es una cirugía más larga y requiere de más tiempo de recuperación.

  • No necesitas radioterapia (hay una alta probabilidad de que se presenten problemas en una reconstrucción con implante después de un tratamiento con radiación).

Si decides someterte a una mastectomía y reconstrucción con implante en una sola mama, es posible que las mamas no queden simétricas después de la cirugía. Si lo deseas, puedes optar por modificar el aspecto de la mama sana mediante un procedimiento quirúrgico, de manera que su forma y tamaño se ajusten mejor a la mama reconstruida. Lee acerca de Modificar la otra mama.

Antes de una mastectomía, es conveniente consultar con más de un cirujano plástico certificado que se especialice en la reconstrucción mamaria. Cada cirujano plástico puede tener distintos niveles de experiencia y habilidades, realizar distintos tipos de procedimientos y preferir diferentes técnicas. Asegúrate de que el cirujano que elijas tenga experiencia en los tipos de reconstrucción que tienes en mente y pueda informarte sobre las ventajas y las desventajas de tus opciones. También es importante que te asegures de sentirte a gusto con cómo tu cirujano se comunica contigo.

Si la radioterapia forma parte de tu plan de tratamiento del cáncer de mama, deberías consultar con un cirujano plástico que se especialice en la reconstrucción con colgajo porque la radiación puede provocar complicaciones con los implantes.

Si decides someterte a una reconstrucción mamaria inmediata junto con la mastectomía, deberás elegir un cirujano plástico que trabaje en el mismo hospital que el cirujano de mamas para que puedan operar en equipo.

En esta página, puedes obtener información sobre los tipos de implantes mamarios, las cirugías con implante mamario, los riesgos de los implantes, las diferencias entre la reconstrucción con implante mamario y la reconstrucción autógena (con colgajo), y más.

 

Diferentes tipos de implantes mamarios

Los implantes mamarios varían en los siguientes aspectos:

  • tamaño

  • forma

  • proyección o “perfil” (cuánto es la proyección del implante hacia delante desde la pared torácica)

  • tipo de relleno

  • textura de la superficie

Tu cirujano plástico te ayudará a determinar cuál es el implante más adecuado para ti en función de tu tipo de cuerpo y tus preferencias.

Todos los implantes mamarios tienen una cubierta externa de silicona, un material flexible similar a la goma. Deberás elegir el tipo de relleno que prefieres (solución salina o gel de silicona).

Los implantes de solución salina están llenos de agua con sal. El cirujano los coloca vacíos y, luego, una vez colocados, los rellena hasta alcanzar el tamaño deseado. Los implantes de solución salina tienden a sentirse más firmes que los implantes de silicona.

Una ventaja de los implantes de solución salina es que no necesitas someterte a RM de detección periódicas en busca de “roturas silenciosas” (es decir, roturas de implantes que no causan síntomas evidentes). Si la cubierta de un implante de solución salina se rompe o se produce una falla de la válvula, el problema puede advertirse con facilidad porque la solución se fuga rápidamente y la mama parece desinflada. La solución salina es inofensiva y el organismo la absorbe.

Los implantes de silicona se colocan previamente rellenos de un gel de silicona firme. Por lo general lucen y se sienten más suaves, y tienen un aspecto más similar al tejido mamario que los implantes de solución salina.

Si un implante de silicona se rompe, resulta más complejo reconocer el problema porque el implante suele conservar su forma.

Si el gel de silicona se filtra del implante, puede permanecer en el organismo y propagarse hacia tejidos cercanos u otras partes del cuerpo, como los ganglios linfáticos o los pulmones.

Estos son algunos signos de que un implante de silicona se ha roto: cambios en la forma y el tamaño de la mama, dolor en aumento, y mayor rigidez e inflamación durante varias semanas. A partir de la rotura de un implante de silicona, también puede producirse una contractura capsular (rigidez de la cápsula de tejido cicatricial que rodea el implante).

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomienda que las personas que se colocan implantes de silicona se sometan a ecografías o RM periódicas para detectar roturas silenciosas. Esta detección debería comenzar entre 5 y 6 años después de la colocación del implante y, luego, repetirse cada 2 o 3 años.  2Adquirir un seguro médico con el fin de cubrir los costos de las pruebas con imágenes para detectar roturas de implantes mamarios puede ser un desafío. Es posible que tu cirujano plástico pueda ayudarte a tratar con la compañía de seguro médico para que se apruebe la cobertura de este tipo de estudios de detección con anticipación.

Si un implante mamario se rompe, suele extraerse mediante una cirugía, siempre y cuando tu estado de salud sea lo suficientemente bueno como para someterte a una intervención. Si presentas una afección médica que podría conducir a una cirugía poco segura, por lo general, lo más conveniente en cuanto a los implantes de solución salina rotos es dejarlos en su lugar. Los implantes de silicona generan mayores riesgos para la salud y, si es posible, deben extraerse. Si se produce una fuga de gel de silicona a través de la cápsula de tejido cicatricial alrededor del implante roto, el cirujano plástico intentará quitar tanta silicona como pueda.

Tipos de superficies de los implantes mamarios: lisa o texturizada

La cubierta de silicona de un implante mamario puede ser lisa o texturizada. Es importante saber que las mujeres que optan por la colocación de implantes de superficie texturizada corren un riesgo levemente más alto de padecer linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios (LACG-AIM), un tipo poco frecuente de linfoma de células T (cáncer del sistema inmunitario). Los expansores de tejidos texturizados — implantes temporarios que estiran la piel y el músculo de forma gradual a fin de prepararlos para la colocación de los implantes mamarios o la cirugía de colgajo — también pueden implicar un riesgo de LACG-AIM.

En julio de 2019, la empresa Allergan anunció el retiro del mercado mundial de sus implantes mamarios y expansores de tejidos texturizados Biocell. La FDA solicitó dicho retiro porque descubrió que el riesgo de aparición de LACG-AIM era seis veces más alto con los implantes texturizados Biocell que con otros implantes texturizados que se comercializan en los Estados Unidos. 3

Además de la aparición de LACG-AIM, es posible que existan otros riesgos relacionados con los implantes mamarios texturizados. En Un pequeño estudio de Corea del Sur publicado en 2020 se descubrió un ligero aumento en el riesgo de recurrencia del cáncer de mama en las mujeres que se habían sometido a una reconstrucción con implantes texturizados.

Otros tipos de implantes y expansores de tejidos texturizados todavía se encuentran disponibles en los Estados Unidos y en otros países. Los implantes texturizados pueden tener forma redonda o de gota (de hecho, todos los implantes en forma de gota son texturizados) y pueden estar rellenos de gel de silicona o solución salina. Muchos cirujanos plásticos, aunque no todos, dejaron de utilizar implantes y expansores de tejidos texturizados en los últimos años. Si tienes preocupaciones con respecto a los riesgos de los implantes y los expansores de tejidos texturizados, habla con tu cirujano sobre tu preferencia por expansores e implantes de superficie lisa.

 

Colocación de implantes mamarios: sobre el músculo o debajo de él

Los implantes mamarios pueden colocarse sobre el músculo del tórax (músculo pectoral) o debajo de todo o parte de él. Habla con tu equipo quirúrgico sobre cuál sería la opción más adecuada para tu situación en particular.

Ten en cuenta que, a veces, pueden implementarse cambios en el plan que establezcas con tu equipo quirúrgico respecto de la colocación de los implantes. Esto dependerá de lo que suceda durante la mastectomía. Por ejemplo, la colocación de implantes sobre el músculo (colocación prepectoral) puede no ser posible si la piel de la mama que se conserva después de extirpar algo de tejido no es lo suficientemente gruesa y sana. La colocación de implantes debajo del músculo (subpectoral) puede no ser posible si se extirpó músculo torácico o una gran parte de la capa de tejido en la parte superior del músculo torácico durante la mastectomía.

A continuación, mencionamos lo que deberías saber sobre cada opción de colocación de implantes:

La colocación subpectoral de implantes (también llamada “submuscular” o “colocación debajo del músculo”) implica que el implante mamario se coloca debajo de todo el músculo del tórax o parte de él. Por lo general, se corta o divide parte del músculo del tórax para que el implante pueda colocarse debajo de este. El cirujano puede coser un material llamado “matriz dérmica acelular” (un sustituto de las tejidos blandos hecho de piel humana o animal) al tejido en la parte inferior de la mama para crear un bolsillo que ayude a sostener la mitad inferior del implante en su lugar.

Entre las ventajas de la colocación subpectoral de implantes, se encuentran las siguientes:

  • Hay un riesgo más bajo de rotura o arrugamiento del implante. El músculo del tórax que se encuentra encima del implante puede ayudar a evitar que los bordes del implante puedan verse a través de la piel.

  • Hay menos probabilidades de presentar una contractura capsular.

  • La piel está más protegida mientras cicatriza.

Entre las desventajas de la colocación subpectoral de implantes, se encuentran las siguientes:

  • Es posible que la persona padezca más malestar durante su recuperación de la cirugía y, en algunos casos, dolor crónico, rigidez y debilidad (porque el músculo del tórax se cortó o dividió durante el procedimiento).

  • Existe un riesgo más alto de distorsión dinámica (o deformidad por movimiento), lo que genera que las mamas se muevan de manera poco natural cuando se flexiona el músculo del tórax.

La colocación prepectoral de implantes (también llamada “colocación sobre el músculo”) implica que el implante mamario se coloca directamente debajo de la piel y encima del músculo del tórax. El implante no se cubre con tantos tejidos blandos como se utilizarían si se colocara debajo del músculo del tórax. El cirujano puede envolver los implantes con una matriz dérmica acelular y coser este material al tejido circundante. Esto ayuda a sostener los implantes en su lugar y los hace menos visibles a través de la piel.

El cirujano puede determinar si la colocación prepectoral de implantes es una opción para ti en función de ciertos factores, como la cantidad y las condiciones del tejido mamario que se conserva después de la mastectomía. Hay más cirujanos plásticos con experiencia en la colocación subpectoral de implantes, por lo que puede resultar difícil encontrar un cirujano que pueda realizar una colocación prepectoral.

Entre las ventajas de la colocación prepectoral de implantes, se encuentran las siguientes:

  • La persona sufre menos dolor, rigidez y debilidad durante y después de la recuperación.

  • Hay un riesgo más bajo de deformidad por movimiento o distorsión dinámica.

Entre las desventajas de la colocación prepectoral de implantes, se encuentran las siguientes:

  • Hay un riesgo potencial de que el implante se rompa o arrugue, y esto pueda verse a través de la piel si el implante no está cubierto por suficientes tejidos blandos.

  • En comparación con una colocación subpectoral, hay un riesgo un poco más alto de padecer una infección alrededor del implante.

  • Con el tiempo, existe un posible riesgo de que el implante se mueva de su lugar, si la piel de la mama es delgada.

El cirujano puede recomendarte entre uno y tres tratamientos de autoinjerto de grasa después de la cirugía de reconstrucción con implante para ayudar a engrosar la capa de tejidos blandos que se encuentra encima del implante y, así, prevenir roturas o arrugamiento. Para este tipo de injertos se quita grasa de otra parte del cuerpo —por lo general, de los muslos, el abdomen o los glúteos, mediante liposucción—. A continuación, la grasa se procesa y se inyecta en pequeñas cantidades en la zona de la mama.

 

Riesgos y mantenimiento de los implantes mamarios

Antes de que decidas someterte a una reconstrucción con implante mamario, asegúrate de entender los riesgos y los beneficios, y cómo cuidar los implantes con el paso del tiempo. Estos son algunos puntos que debes tener en cuenta:

  • No deberías esperar que los implantes mamarios permanezcan intactos durante toda la vida. Las mujeres que se someten a una reconstrucción con implante suelen tener que atravesar una o más intervenciones en algún momento debido a una complicación o para mejorar la sensación o el aspecto de las mamas. Cuanto más tiempo tengas los implantes, mayores serán las probabilidades de que se presente alguna complicación.

  • Aproximadamente una vez por año, deberás programar una consulta con un profesional de la salud (como un cirujano de mamas o un cirujano plástico) que pueda revisar los implantes en busca de roturas u otros problemas.

  • La FDA recomienda que las mujeres con implantes de silicona se sometan a exámenes periódicos (resonancia magnética [RM] o ecografía) para detectar roturas “silenciosas” (es decir, roturas que no generan síntomas). Esta detección debería comenzar entre 5 y 6 años después de la colocación del implante y, luego, repetirse cada 2 o 3 años. Es posible que tu seguro no cubra las pruebas con imágenes. Pregúntale a tu cirujano si puede ayudarte a tratar con la compañía de seguro médico para obtener la cobertura correspondiente con anticipación.

  • Si notas anomalías en las mamas o implantes, deberás visitar a un proveedor de atención sanitaria de inmediato.

Entre las posibles complicaciones que pueden presentarse después de una reconstrucción con implante, se encuentran las siguientes:

  • Contractura capsular: se refiere a la rigidez de la cápsula de tejido cicatricial que rodea el implante. Puede causar dolor y deformación de la mama.

  • Rotura del implante: se trata de un desgarro o agujero en la cobertura del implante por el que se pueden producir fugas de gel de silicona o solución salina.

  • Desplazamiento del implante: se refiere al movimiento de los implantes que genera que estos se volteen o se ubiquen en una posición incorrecta en la mama.

  • Enfermedad por implantes mamarios (BII, sigla en inglés): se trata de una variedad de síntomas entre los que se incluyen dolor muscular y en las articulaciones, fatiga crónica, problemas de concentración y memoria, sarpullidos, dolor de cabeza, pérdida del cabello, y problemas gastrointestinales. Todos estos síntomas pueden presentarse después de una reconstrucción con implante. Esta enfermedad no se comprende en profundidad, pero algunos médicos que trataron muchos pacientes con BII afirman que hay más probabilidades de que los síntomas se presente en personas con antecedentes personales o familiares de enfermedades autoinmunitarias, alergias u otras afecciones, como síndrome de colon irritable, migraña, fatiga crónica o fibromialgia. Sin embargo, algunas mujeres que padecen la BII no tienen ninguno de estos factores de riesgo.

  • Linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios (LACG-AIM): es un tipo muy poco frecuente de cáncer del sistema inmunitario que puede presentarse en la cápsula de tejido cicatricial y el líquido que rodea un implante. El LACG-AIM parece afectar, principalmente, a las personas que tienen implantes con superficie texturizada.

Lee más acerca de los Riesgos y complicaciones de la reconstrucción con implante mamario.

 

Radiación e implantes mamarios

Si la radioterapia es parte de tu plan de tratamiento del cáncer de mama o si recibiste radiación en la mama o el tórax anteriormente, es posible que algunos médicos no te recomienden la reconstrucción mamaria con implante. La radiación también puede hacer que la piel que recubre un implante se ponga más tirante, dura y rígida, y esto puede aumentar tu riesgo de sufrir complicaciones, como infección del área que rodea al implante, contractura capsular, extrusión del implante y asimetría.

Es posible que puedas optar por la colocación de un expansor de tejidos en el momento de la mastectomía y, luego, meses después, el cirujano plástico y tú pueden decidir si te someterás a una reconstrucción con implante o una reconstrucción autógena (con colgajo, es decir, tu propio tejido). Este enfoque te permitirá completar otros tratamientos, como radiación y quimioterapia, si es necesario. Después de terminarlos, podrás tomar una decisión respecto de la reconstrucción en función de la condición de la piel. En algunos casos, la reconstrucción con colgajo que se realiza después de haber completado el tratamiento de radiación resulta ser la mejor opción. Entonces, si la radioterapia forma parte de tu plan de tratamiento del cáncer de mama, deberías consultar con un cirujano plástico que tenga experiencia en reconstrucción con colgajo.

 

Programación de las cirugías de reconstrucción con implante mamario

La reconstrucción con implante mamario puede realizarse junto con la mastectomía o en una fecha posterior. Algunos cirujanos plásticos consideran que los resultados estéticos que se obtienen cuando la reconstrucción con implante se realiza junto con la mastectomía son mejores. Habla con tu equipo médico sobre cuál es la opción adecuada para ti en función de tu situación.

La reconstrucción inmediata se realiza junto con la mastectomía. Después de que el cirujano de mamas extirpa el tejido mamario, el cirujano plástico coloca los implantes mamarios o los expansores de tejidos.

Algunas mujeres optan por colocarse implantes mamarios inmediatamente después de su mastectomía (esto se conoce como “reconstrucción directa al implante”). Otras optan por colocarse expansores de tejidos primero e implantes mamarios en una fecha posterior. Los expansores de tejidos son implantes vacíos temporales que se rellenan con solución salina de forma gradual y con el paso del tiempo. Esto estira la piel (y el músculo, si el expansor se coloca abajo) con el fin de que haya espacio para colocar los implantes mamarios. Los expansores de tejidos también pueden utilizarse con el propósito de preparar la piel para la reconstrucción con colgajo o como primera medida hasta que decidas a qué tipo de reconstrucción deseas someterte.

Aunque planees someterte a una reconstrucción directa al implante, durante la cirugía, tu cirujano puede determinar que necesitas colocarte un expansor de tejidos. Esto puede ocurrir si la piel necesita más tiempo para cicatrizar antes de que se coloque el implante.

Los expansores de tejido pueden tener una superficie lisa o texturizada. Como la colocación de expansores de tejidos texturizados puede aumentar muy levemente el riesgo de padecer LACG-AIM, es conveniente que le preguntes a tu cirujano plástico sobre el uso de expansores de tejidos de superficie lisa.

Deberás programar consultas cada 1 o 2 semanas durante varios meses para el relleno de los expansores. Cada expansor tiene una pequeña válvula que se ubica debajo de la piel. El cirujano o un miembro del personal de enfermería inyectarán solución salina a través de la válvula para llenar el expansor en etapas.

Es probable que sientas malestar, dolor o presión a medida que los expansores se llenan. Por lo general, el estiramiento de la piel tarda entre 2 y 6 meses. Después de ese período, deberás someterte a otra cirugía para reemplazar los expansores por implantes mamarios. En función de tu plan de tratamiento y las recomendaciones de los médicos, es posible que debas someterte a quimioterapia o radiación mientras tienes los expansores de tejidos.

Si tienes en mente someterte a una reconstrucción inmediata con expansores de tejidos o implantes mamarios, deberás elegir un cirujano plástico que realice este tipo de cirugía en el mismo hospital en el que trabaja el cirujano de mamas, de manera que puedan operar en equipo.

La reconstrucción tardía se realiza meses o años después de la mastectomía y la finalización de otros tratamientos del cáncer de mama. Este tipo de cirugía puede realizarse en los siguientes casos:

  • si la piel está demasiado tensionada para cerrarse sobre un expansor de tejidos o implante

  • si la piel de la mama no recibe suficiente irrigación sanguínea después de la mastectomía

  • si te gustaría tomarte más tiempo para decidir qué tipo de reconstrucción elegir

Si recibirás radioterapia después de la mastectomía, tus médicos pueden recomendarte que pospongas la reconstrucción hasta que hayas finalizado la terapia de radiación. También pueden recomendarte que pospongas la reconstrucción si tienes problemas de salud que puedan representar un riesgo en el momento realizar una cirugía más larga. Por ejemplo, si padeces diabetes incontrolada o enfermedad cardíaca o pulmonar.

Si decides someterte a una reconstrucción tardía con implantes, probablemente necesites colocarte expansores de tejidos a fin de estirar la piel y, luego, poder someterte a una cirugía de seguimiento para reemplazarlos por implantes mamarios.

 

Qué puedes esperar de la cirugía de reconstrucción con implante mamario

A menudo, la cirugía de reconstrucción con implante mamario consta de dos o más procedimientos quirúrgicos realizados en un período de 6 meses a 1 año, o más.

Antes de cada cirugía, deberás seguir las instrucciones específicas de tu equipo médico. Por ejemplo, deberás ajustar los medicamentos que tomas actualmente, dejar de ingerir alimentos y bebidas en un momento determinado, y bañarte con un jabón antibacterial especial para la piel.

Después de cada cirugía, tu equipo médico te dará instrucciones que debes seguir a fin de recuperarte. Para obtener información detallada sobre los ejercicios específicos que debes realizar a fin de minimizar la rigidez y la acumulación de tejido cicatricial después de la reconstrucción mamaria inmediata (realizada junto con la mastectomía) y sobre cómo cuidar de los vendajes, los puntos, las grapas y los tubos de drenado quirúrgicos, visita la página Mastectomía: qué puedes esperar.

Recuperarse de la cirugía de reconstrucción con implante junto con la mastectomía puede llevar entre 6 y 8 meses. Es importante que te tomes el tiempo necesario para recuperarte. También es importante que continúes realizando los ejercicios de brazos todos los días y que sigas cualquier otra rutina que te indique el médico o el fisioterapeuta.

Si optas por la colocación de expansores de tejidos durante la cirugía inicial, deberás someterte a una segunda cirugía para reemplazar los expansores por implantes mamarios, por lo general entre 2 y 6 meses después. Generalmente, esta cirugía de seguimiento es un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no debes pasar la noche en el hospital. Sin embargo, se te administrará anestesia general, de modo que tienes que ir con alguien al hospital o a la clínica para que te lleve a tu casa. Esta cirugía toma aproximadamente una hora. La recuperación suele llevar entre 2 y 4 semanas.

 

Comparación de la reconstrucción con implante mamario y la reconstrucción con colgajo

Si estás intentando decidir entre una reconstrucción mamaria con implantes o con tejido trasplantado de otra parte del cuerpo (llamada “reconstrucción autógena” o “con colgajo”), a continuación, incluimos algunos aspectos clave para tener en cuenta:

Posibles ventajas de la reconstrucción con implante en comparación con la reconstrucción con colgajo

  • La cirugía es más corta y menos compleja. El tiempo de hospitalización también es más corto y la recuperación, más rápida.

  • Se puede utilizar la incisión de la mastectomía para el procedimiento y no es necesario crear nuevas cicatrices.

  • No se requieren incisiones quirúrgicas adicionales (ni tampoco hay riesgo de potenciales complicaciones) en otras partes del cuerpo.

  • La pérdida o el aumento de peso no cambiarán el tamaño de las mamas reconstruidas.

  • Quizá sea más sencillo encontrar cirujanos calificados.

  • Quizá sea más sencillo lograr un tamaño más grande de las mamas en comparación con su tamaño original, si así lo prefieres.

Posibles desventajas de la reconstrucción con implante en comparación con la reconstrucción con colgajo

  • El proceso completo de reconstrucción puede llevar más tiempo (consta de más pasos y varias visitas al consultorio con el fin de recibir inyecciones para el expansor de tejidos).

  • Con los implantes, es menos probable lograr la sensibilidad, el aspecto o el movimiento de las mamas naturales.

  • Los implantes pueden generar que las mamas reconstruidas se sientan frías al tacto.

  • Los implantes pueden ocasionar problemas en el futuro, como rupturas, desplazamiento, contracturas capsulares u otros.

  • Puede haber asimetría entre las mamas si la reconstrucción con implante se realiza en solo una mama (con la reconstrucción con colgajo, es más sencillo adaptar el tamaño y la forma a la mama natural).

  • Si la radioterapia es parte de tu plan de tratamiento del cáncer de mama o si recibiste radiación en la mama o el tórax anteriormente, los implantes no suelen ser una opción adecuada.

  • Es probable que el implante no permanezca intacto toda la vida.

 

Reconstrucción híbrida con un implante y un colgajo

Puedes tener la opción de someterte a una reconstrucción mamaria con un colgajo de tejido propio y un pequeño implante mamario que se coloca por detrás. Esto se conoce como “reconstrucción mamaria híbrida”. Estos son los principales motivos para optar por una reconstrucción híbrida:

  • Prefieres obtener el aspecto y la sensación al tacto más naturales que se logran con una reconstrucción con colgajo, pero no tienes suficiente tejido para trasplantar de otras partes del cuerpo, de manera que puedas alcanzar el volumen que deseas.

  • Quieres disimular el aspecto del implante a través de la piel y, así, minimizar la formación de ondulaciones y la distorsión dinámica.

Los tipos de colgajos que se utilizan con más frecuencia en combinación con implantes son los colgajos de perforante de la arteria epigástrica inferior profunda (DIEP, sigla en inglés) y los colgajos del músculo dorsal ancho. En función de tu situación particular, podrás optar por someterte primero a una cirugía de colgajo, evaluar los resultados y, luego, decidir si deseas agregar implantes.

 

Procedimientos de seguimiento después de una reconstrucción con implante mamario

Después de que las mamas reconstruidas hayan cicatrizado y los implantes se hayan asentado en su ubicación final (es decir, entre 4 y 6 meses después de la cirugía de reconstrucción con implante final), puedes optar por someterte a otros procedimientos para mejorar los resultados. Por ejemplo:

  • una reconstrucción del pezón o tatuajes de pezones.

  • Un procedimiento para abordar la asimetría si la reconstrucción se realizó en solo una mama.

  • Colocación de autoinjertos de grasa, que pueden utilizarse para mejorar imperfecciones o aumentar el volumen de la mama reconstruida, suavizar y mejorar la piel afectada por la radioterapia, y engrosar la capa de tejido que se ubica entre el implante y la piel.

  • Una cirugía de revisión de cicatrices mediante la cual se puede lograr que las cicatrices de las cirugías mamarias sean menos visibles.

  • Una cirugía correctiva para corregir una complicación que ocurrió durante la reconstrucción mamaria o después de ella.

Lee más acerca de lo siguiente:

 
Referencias
  1. Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos. Estadísticas sobre cirugías plásticas de 2019. Disponible en inglés en https://www.plasticsurgery.org/documents/News/Statistics/2019/plastic-surgery-statistics-full-report-2019.pdf (PDF)

  2. Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. Recomendaciones de etiquetado de los implantes mamarios. 29 de septiembre de 2020. Disponible en inglés en https://www.fda.gov/media/131885/download (PDF)

  3. Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. Allergan retira los implantes mamarios texturizados Natrelle y Biocell debido al riesgo de padecer cáncer LACG-AIM. 12 de septiembre de 2019. Disponible en inglés en: https://www.fda.gov/medical-devices/medical-device-recalls/allergan-recalls-natrelle-biocell-textured-breast-implants-due-risk-bia-alcl-cancer

— Se actualizó por última vez el 8 de febrero de 2022 15:30

 
Center for Restorative Breast Surgery

Revisado por 9 advisers médicos
 
Sophie Bartsich, MD, FACS
New York-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center, New York, NY
Constance M. Chen, MD, MPH, FACS
New York-Presbyterian/Weill Cornell Medical College, New York, NY
Minas Chrysopoulo, MD, FACS
PRMA Plastic Surgery, San Antonio, TX
Frank J. DellaCroce, MD, FACS
Hospital quirúrgico St. Charles, Nueva Orleans, Luisiana
Ron Israeli, MD, FACS
New York Breast Reconstruction and Aesthetic Plastic Surgery, Great Neck, NY
Elisabeth Potter, MD
Austin, TX
Smita Ramanadham, MD, FACS
SR Plastic Surgery, East Brunswick, NJ
William L. Scarlett, DO, FACS, FACOS, FAACS
Holy Redeemer Hospital, Bensalem, PA
Dhivya Srinivasa, MD
Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles, CA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría