comscoreRadiación de haz externo

Radiación de haz externo

La radiación de haz externo es el tipo de radioterapia más usado para tratar el cáncer de mama.
 

La radiación de haz externo es el tipo de radioterapia más usado para tratar el cáncer de mama. Un equipo de gran tamaño llamado acelerador lineal dirige un haz de radiación de rayos X de alta energía a toda la mama o solo al área afectada por el cáncer (radiación parcial de la mama).

En esta página puedes informarte sobre los distintos tipos y técnicas de radioterapia externa que se usan para tratar el cáncer de mama y qué esperar si estás recibiendo radioterapia como parte de tu plan de tratamiento de cáncer de mama.

 

Radiación total de la mama

Durante muchos años, la radiación externa total de la mama se administraba de forma ambulatoria, por lo general, cinco días a la semana durante cinco a siete semanas.

El “gray” (plural “grais”) es la unidad de medida que usan los oncólogos de radioterapia para medir la dosis de radioterapia. Si estuvieras en un tratamiento de cinco semanas, la cantidad total que se suele administrar en ese período es de 45 a 50 grais (entre 1,8 y 2 grais en cada uno de los 25 tratamientos).

Pero, para muchas personas, asumir un compromiso casi diariamente durante cinco a siete semanas resulta difícil, en especial si viven lejos del centro de tratamiento.

Por eso, los médicos desarrollaron un cronograma de radioterapia con menos sesiones de tratamiento y dosis de radiación más altas en cada una. Este cronograma de radiación acelerada o “hipofraccionada” ofrece casi la misma dosis de radiación, pero en un programa de tres a cinco semanas.

En 2017, la Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN, sigla en inglés) actualizó sus lineamientos sobre radiación total de la mama y estableció que el cronograma acelerado debe ser el estándar de atención. 1 En 2018, la Sociedad Estadounidense de Oncología Radioterápica (ASTRO, sigla en inglés) también actualizó sus lineamientos y estableció el cronograma acelerado como el estándar de atención de la radioterapia total de la mama. El cronograma preferido de dosis hipofraccionada es de 40 grais administrados en 15 dosis o 42,5 grais en 16 dosis. Por lo general, esto se acompaña de una dosis de refuerzo de radiación en el área donde estaba el cáncer de mama.

Como se muestra abajo, la radiación de haz externo proviene de dos haces o “campos” de tratamiento diferentes. Los dos campos vienen de direcciones opuestas y se encuentran uno frente al otro:

  • Uno comienza desde el costado de la mama y apunta a la mitad del pecho (donde está el esternón).

  • El otro comienza en la mitad del pecho y apunta hacia el costado.

Si los ganglios linfáticos están incluidos en la terapia, se pueden agregar otros campos de tratamiento.

 

Radiación parcial acelerada de la mama

En el caso de algunas mujeres con cáncer de mama en estadio temprano, es posible que los médicos consideren la radiación parcial externa acelerada de la mama. En esta técnica se administra una dosis más alta de radiación durante un período más breve solo en el área de la mama donde está el cáncer, en lugar de en toda la mama.

Es importante saber que la radiación parcial externa acelerada de la mama no es para todas las personas con diagnóstico de cáncer de mama. Los lineamientos tanto de la NCCN como de la ASTRO sobre la radiación parcial acelerada de la mama establecen que esta técnica se puede ofrecer a:

  • Mujeres a partir de los 50 años de edad sin diagnóstico de mutación del gen BRCA; con cáncer de mama que es positivo para receptores de hormonas, de un tamaño de 2 cm o menos, que se ha extirpado con márgenes limpios de 2 mm o más; y sin presencia de células cancerosas en los vasos sanguíneos ni en el sistema linfático.

  • Mujeres a quienes se les ha diagnosticado carcinoma ductal in situ (CDIS) de grado bajo o intermedio, de un tamaño de 2,5 cm o menos, que se ha extirpado con márgenes limpios de 3 mm o más.

Hasta la fecha, la radiación parcial externa acelerada de la mama se ha estudiado más que nada en mujeres y no se recomienda su aplicación en hombres a quienes se les ha diagnosticado cáncer de mama.

 

Refuerzo de radiación

Independientemente del cronograma de radiación (prolongada o acelerada) que recibas, es posible que el médico te recomiende recibir una dosis de refuerzo de radiación hacia el final del tratamiento.

Un refuerzo de radiación es una dosis de radiación complementaria aplicada directamente al área donde se extirpó el cáncer mediante cirugía. Por lo general, se requiere una sesión de planificación por separado antes poder recibir el refuerzo de radiación.

Para las personas a quienes se les ha diagnosticado cáncer de mama invasivo, los lineamientos de la ASTRO recomiendan una dosis de refuerzo para:

  • los tipos de cáncer con márgenes positivos después de la cirugía; esto significa que las células cancerosas llegaron al borde del tejido extirpado

  • las personas de hasta 50 años de edad

  • las personas de entre 51 y 70 años de edad a quienes se les ha diagnosticado cáncer de mama de grado alto

Los lineamientos de la ASTRO indican que no se necesita un refuerzo de radiación para:

  • las personas mayores de 70 años a quienes se les ha diagnosticado cáncer de mama que es positivo para receptores de hormonas, de grado bajo o intermedio, con márgenes negativos de más de 2 mm; esto significa que no se encontraron células cancerosas en los bordes del tejido sano extirpado junto con el cáncer.

Para las personas a quienes se les ha diagnosticado CDIS, los lineamientos de la ASTRO recomiendan una dosis de refuerzo para:

  • las personas de hasta 50 años de edad

  • las personas a quienes se les ha diagnosticado CDIS de grado alto

  • el CDIS con márgenes positivos o cercanos (menos de 2 mm)

Los lineamientos de la ASTRO indican que no se necesita un refuerzo de radiación para:

  • las personas mayores de 50 años a quienes se les ha diagnosticado CDIS

  • el CDIS pequeño y de grado bajo o intermedio

  • el CDIS con márgenes negativos amplios

 

Radioterapia con haz de protones

La radioterapia con haz de protones emplea haces de protones en lugar de rayos X. El protón es una partícula con una carga eléctrica positiva que se encuentra en el núcleo (el centro) de todos los átomos.

Los rayos X liberan energía antes y después de llegar al objetivo, pero los protones liberan su energía solo después de recorrer una determinada distancia. Por eso, los médicos creen que es posible que los protones liberen más radiación directamente al área de tratamiento y generen menos daño al tejido sano circundante, aunque esto aún está bajo investigación.

Hoy en día, la radioterapia con haz de protones se usa solo en ensayos clínicos para tratar el cáncer de mama. Los equipos necesarios para liberar protones son muy costosos y no están disponibles en todos los casos.

Si te interesa recibir radioterapia con haz de protones, habla con el médico para encontrar un ensayo clínico disponible que pueda funcionar en tu caso.

 

Planificación y tratamiento de la radiación externa: qué esperar

Los tratamientos diarios con radiación externa requieren una planificación precisa para asegurarse de definir el área de tratamiento con la mayor exactitud posible y para que cada sesión se realice sin inconvenientes.

Esto es lo que puedes esperar, en términos generales, desde la sesión de planificación hasta la rutina diaria de tratamiento.

Planificación y simulacro del tratamiento de radiación externa

Tu primera sesión de radioterapia se denomina simulacro o prueba. Se trata de una sesión de práctica y planificación, y no recibirás radiación.

Durante el simulacro, el equipo de oncólogos de radioterapia utilizará pruebas de diagnóstico por imagen, como tomografías computarizadas, RM o radiografías para definir el área de la mama que necesita tratamiento.

Debido a la importancia de ajustar correctamente el ángulo de radiación, la sesión de simulacro puede tardar hasta una hora.

Durante el simulacro, el médico hará lo siguiente:

  • te explicará las ventajas y las desventajas de la radiación, el proceso de planificación y tratamiento, y responderá todas las preguntas o inquietudes que tengas

  • revisará el formulario de consentimiento y te pedirá que lo firmes

  • te presentará al equipo de tratamiento

  • identificará con precisión el área donde recibirás radiación

El posicionamiento es extremadamente importante en la radioterapia. Tu cuerpo será colocado cuidadosamente de modo que recibas el mejor tratamiento de radiación posible, con los mayores beneficios y la menor cantidad de efectos secundarios. Te puedes acostar boca arriba (posición de decúbito supino) o boca abajo (posición de decúbito prono). Te mantendrás en la misma posición durante cada sesión, y no deberás moverte. Para que tu posición se mantenga estable, es probable que te pidan que utilices un “dispositivo de inmovilización” especial ubicado en la camilla. Por desgracia, no se puede utilizar ningún material acolchonado en la camilla ni en los dispositivos de posicionamiento, ya que cualquier superficie blanda haría que la posición del cuerpo fuera menos precisa.

Existen distintos tipos de dispositivos de inmovilización. Algunos tienen el aspecto de un soporte corporal; otros parecen un molde esponjoso que tiene la forma de tu cuerpo. Estos dispositivos no tienen la función de atraparte ni de encerrarte. Es posible que te pidan que te acuestes sobre un molde hecho a medida que solo está en contacto con la espalda y los costados del cuerpo, o tal vez en el centro de tratamiento se use un dispositivo llamado “plano de mama” donde la cabeza, los brazos y las manos se colocan en una posición fija. Si el cáncer está situado en la mama izquierda, quizás recibas indicaciones de respiración especiales para proteger al corazón durante la radioterapia.

Se tomarán imágenes del área de tratamiento. Se enviarán las imágenes a la computadora de planificación de la radiación, lo que ayudará a determinar los campos de tratamiento (es decir, las áreas que determinan qué partes del cuerpo recibirán tratamiento y qué partes no). Una vez establecidos los campos de tratamiento, el equipo realizará marcas por medio de pequeños tatuajes que suelen ser del tamaño de una cabeza de alfiler o una peca. El tatuaje le sirve de guía al técnico para alinear los campos de tratamiento con radiación de la misma manera en cada sesión. Se prefieren los tatuajes porque los marcadores o bolígrafos son menos precisos y pueden lavarse o borrarse.

Por lo general, se necesita una segunda sesión de planificación a fin de confirmar el tratamiento y la posición del cuerpo. Se toman radiografías especiales de cada campo de tratamiento para asegurarse de que estén configurados correctamente, y se pueden realizar otras marcas para definir mejor los campos de tratamiento confirmados.

Rutina de radioterapia externa

Esto es lo que puedes esperar de la visita al centro de tratamiento con radiación:

  • El médico te pedirá que no uses desodorante, antitranspirante, loción, polvo, perfume ni aceites para asistir a la consulta. Estos productos pueden interferir en el tratamiento con radiación.

  • Al llegar al centro de tratamiento, te cambiarás y te colocarás una bata de hospital. Asimismo, deberás quitarte todas las joyas o accesorios que puedan interferir en el tratamiento.

  • Un radioterapeuta te guiará hasta una sala de tratamiento donde te colocarán en la posición de tratamiento correcta. Para la terapia de la mama, te acostarás boca arriba o boca abajo y colocarás el brazo del lado a tratar por encima de la cabeza. Se usará un dispositivo de inmovilización para fijar tu posición y para mayor comodidad.

  • El técnico alineará con cuidado el acelerador lineal para tratar el primer campo de tratamiento. Una vez que el equipo esté en posición, el técnico se retirará de la sala. El técnico puede verte a través de una ventana o en una pantalla de televisión, y puede oírte por un intercomunicador en todo momento.

  • Luego el técnico encenderá el equipo y administrará la dosis de radiación. Debido a que la radiación no se siente, la única manera de reconocer la exposición a esta es mediante el zumbido o el clic que emite el equipo. Cuando el equipo esté funcionando, no debes moverte para nada. Tarda apenas entre 30 segundos y un par de minutos administrar la dosis de radiación (según el tipo y la dosis de radiación que se estén usando).

  • Luego, el técnico volverá a entrar a la sala para encontrar la posición para el siguiente campo a tratar. Si estás recibiendo radiación en los ganglios linfáticos, es posible que haya más campos a tratar durante la sesión.

  • Cada semana, se tomarán radiografías especiales del campo de tratamiento. Estas imágenes se denominan “placas radiográficas”. El médico las usa para corroborar que la radiación esté llegando con precisión a las áreas correctas del cuerpo. Debido a que los tatuajes o marcas pueden moverse junto con el movimiento de la piel, es importante contar con otro método adicional para garantizar la exactitud del tratamiento.

 
Referencias
  1. Salerno, KE. NCCN Radiation Guideline Update (Actualización sobre las pautas de radiación de NCCN). JNCCN. Mayo de 2017. Disponible en inglés en: https://doi.org/10.6004/jnccn.2017.0072

  2. Shah C, et al. American Brachytherapy Society Consensus Statement on accelerated partial-breast radiation (Declaración conjunta de la Sociedad Estadounidense de Braquiterapia sobre la radiación parcial acelerada de la mama). Brachytherapy (Braquiterapia). 2017. Disponible en inglés en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29074088/

Revisado por 2 advisers médicos
 
Chirag Shah, MD
Cleveland Clinic, Cleveland, OH
Marisa C. Weiss, MD
Centro médico Lankenau Medical Center, Wynnewood, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:06