Cómo informar a tu jefe y tus compañeros de trabajo sobre tu diagnóstico de cáncer de mama

Read this page in English


Al pensar en hablar con tu jefe o tus compañeros de trabajo sobre el diagnóstico de cáncer de mama, la primera pregunta que quizás quieras hacerte es: “¿Debería decirles?”. No es necesario decirle a nadie en el trabajo, a menos que sea evidente que tu diagnóstico o tratamiento influirá en tu capacidad para trabajar o tu horario de trabajo. Ten en cuenta que si decides no hablar sobre tu salud en el trabajo, surgirán algunas preguntas si tu nivel de productividad se ve afectado o si pierdes mucho tiempo de trabajo debido a consultas para el tratamiento.

Puedes decidir informar solo a algunas personas: tu supervisor, tus colegas más cercanos o alguien con quien compartes responsabilidades. O bien, podrías decidir compartir todo con todos, según lo cómoda que te sientas con esto. Entonces, ¿cómo les dices y qué les dices? Ten en cuenta que las personas pueden reaccionar de maneras diferentes. Quizás recibas mucho apoyo de algunos compañeros de trabajo, mientras que otros podrían no sentirse tan cómodos con la conversación.

Tu comodidad es lo más importante: haz lo que consideres correcto. Estas son algunas cosas que quizás quieras hacer para que la conversación sea un poco más fácil:

  • Ten la conversación en un área cómoda, pero privada.
  • Habla con tus compañeros de trabajo en grupos pequeños, de una a tres personas, para que la conversación sea más sencilla.
  • Reconforta a tu equipo con respecto a tu compromiso con tu trabajo. Explica que harás todo lo que esté a tu alcance para trabajar de la mejor manera posible. Por ejemplo, puedes pedirle a alguien que se encargue de tus obligaciones cuando no estés en el trabajo, y hacer un seguimiento al regresar.
  • No temas solicitar ayuda y comprensión a tus compañeros de trabajo. Explica que necesitarás un poco de flexibilidad en tu horario de trabajo y apoyo en algunos proyectos.
  • Explica también que mantendrás a todos informados sobre tu salud cuando sea necesario. Permite que tus compañeros de trabajo te hagan preguntas sobre tu situación. Lo más probable es que les importes y deseen ayudar. Al mismo tiempo, si te parece que hacen demasiadas preguntas, hazles saber que agradeces la preocupación, pero que te gustaría concentrarte en el trabajo.
  • Comenta sobre un posible cambio en tu aspecto. Es posible que se te caiga el cabello, por ejemplo, en caso de que recibas tratamientos de quimioterapia.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio