Trabajadora autónoma y en tratamiento

Read this page in English


Si eres dueña de tu propio negocio, el hecho de que te diagnostiquen y traten el cáncer de mama no debería afectar apreciablemente a tus ingresos. Existen maneras de mantener tu negocio en funcionamiento mientras recibes el tratamiento que necesitas:

  • Considera la posibilidad de contratar ayuda temporal. Si tienes familiares o amigos de confianza que te ofrezcan intervenir, aprovecha su asistencia. Quizás tienes un empleado o un socio de negocios cercano a quien puedas solicitarle que te asista en tu rol.
  • Mantén todos los registros de forma clara y manejable, pues de esta manera las tareas podrán realizarse fácilmente si le pides a alguien que realice tu trabajo.
  • Si puedes, realiza las tareas grandes antes de comenzar el tratamiento. Si necesitas continuar participando en los negocios una vez que comience el tratamiento, será más fácil administrar las tareas más pequeñas.
  • Conoce tu cobertura de asistencia médica. Revisa tu plan para asegurarte de que todos los tratamientos estén cubiertos. Si no tienes cobertura de asistencia médica y no trabajas, puedes adquirir un plan para discapacitados mediante un agente de seguros. También puedes buscar otras maneras de pagar el tratamiento.
  • Consulta a un asesor financiero, si es necesario. Averigua dónde puedes ahorrar un poco de dinero, para absorber posiblemente el impacto financiero de ausentarte del trabajo.
  • Saca provecho de ser el jefe. Mantén un horario de trabajo flexible e intenta trabajar en tu casa si aún no lo haces.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio