¿Cuándo es adecuada la radiación?

Read this page in English


La terapia de radiación cumple una función importante en el tratamiento de todos los estadios del cáncer de mama porque es muy eficaz y relativamente segura. Puede ser adecuada para personas que tienen cáncer de mama en estadio 0 al III después de una lumpectomía o mastectomía. La radiación también puede ser muy útil para personas con cáncer en estadio IV que se diseminó a otras partes del cuerpo.

Después de una lumpectomía

La terapia de radiación se recomienda para la mayoría de las personas que se someten a una lumpectomía (el tratamiento con lumpectomía y radiación a veces se denomina cirugía de conservación de mama). La radiación intenta destruir las células cancerosas que puedan quedar en la mama después de extirpar el tumor.

Por lo general, el médico recomendará realizar una lumpectomía seguida de radiación total de la mama si el tumor tiene alguna de estas características:

  • Es de estadio temprano.
  • Mide 4 centímetros o menos.
  • Está ubicado en una única zona.
  • Se extirpa con márgenes libres.

Después de una mastectomía

Se puede recomendar la aplicación de terapia de radiación después de una mastectomía para destruir las células mamarias que puedan quedar en la zona de la mastectomía. Durante la extirpación de la mama, es difícil extraer todas las células de tejido mamario, especialmente del tejido ubicado debajo de la piel en la parte delantera de la mama o a lo largo del músculo ubicado detrás de la mama. Por lo general, es normal que queden algunas células mamarias. Sin embargo, como es posible que queden algunas células mamarias cancerosas, existe riesgo de recurrencia en el área donde se encontraba la mama. De acuerdo con tu informe patológico, es posible que el médico te recomiende la terapia de radiación si te realizaron una mastectomía.

Los siguientes factores están relacionados con un riesgo alto de recurrencia después de una mastectomía. La aplicación de radiación puede ser recomendable si alguno de estos factores está presente:

  • El cáncer mide 5 centímetros o más (puede ser un bulto, una serie de bultos, o incluso bultos microscópicos que juntos miden 5 centímetros o más).
  • El cáncer invadió los canales linfáticos y los vasos sanguíneos de la mama.
  • El tejido extirpado tiene un margen positivo de resección.
  • Cuatro o más ganglios linfáticos estaban afectados, O BIEN, en el caso de mujeres premenopáusicas, al menos un ganglio linfático estaba afectado.
  • El cáncer invadió la piel (con cáncer de mama inflamatorio o localmente avanzado).

En función de estos factores de riesgo de recurrencia, se considera que alrededor del 20 % al 30 % de las personas tienen un riesgo elevado de recurrencia después de una mastectomía. La radiación se recomendaría para ayudar a reducir este riesgo en hasta un 70 % (por ejemplo, el riesgo del 30 % podría reducirse a poco menos del 10 %). El tratamiento se aplica en el área donde se encontraba la mama y, a veces, en las zonas de los ganglios linfáticos cercanos.

Algunas personas tienen un riesgo moderado de recurrencia. Tales personas están en la "zona gris" porque el cáncer tiene características que aumentan el riesgo, pero no al punto de que el riesgo se considere elevado. Por ejemplo, podrías tener un tumor de 4 centímetros y dos ganglios linfáticos afectados. Tú y el médico deben considerar cuidadosamente tu situación particular. Algunas personas que se encuentran en la zona gris desean saber que hicieron todo lo razonablemente posible para tratar el cáncer, a fin de evitar o reducir el riesgo de tener que enfrentarlo nuevamente en el futuro. Otras personas en la misma situación pueden decidir no realizarse la terapia de radiación después de analizarlo con los médicos.

¿Cuándo NO es una opción la radiación?

La radiación no es una opción si alguna de las estas situaciones corresponden a tu caso:

  • Ya recibiste radiación en esa área del cuerpo.
  • Tienes una enfermedad del tejido conjuntivo, como esclerodermia o vasculitis, que te hace extremadamente sensible a los efectos secundarios de la radiación.
  • Estás embarazada.
  • No estás dispuesta a cumplir con el cronograma diario de la terapia de radiación, o si la distancia hace que esto sea imposible.

¿Se puede repetir la terapia de radiación en la misma área?

La dosis completa de radiación generalmente se aplica una sola vez en un área particular del cuerpo. Los tejidos sanos pueden tolerar de manera segura una cantidad limitada de radiación. El radiooncólogo sabe cómo seleccionar la dosis correcta de radiación para lograr dos objetivos:

  • Alcanzar la dosis terapéutica máxima, es decir, la cantidad que tiene probabilidades de destruir las células cancerosas.
  • Evitar o reducir al mínimo los efectos secundarios sobre el tejido sano.

Una vez que la terapia de radiación finaliza, los tejidos sanos se curan y vuelven a su estado normal. Sin embargo, como ya recibiste la cantidad de radiación que las células sanas pueden tolerar, no es posible tratar nuevamente esta área con otra dosis completa de radiación. Si el cáncer vuelve a aparecer en la misma área de la mama, según la dosis de radiación que ya recibiste, podrás o no recibir una cantidad limitada de radiación adicional en esa misma área. El médico sabrá cuáles son los límites y, junto contigo, podrán decidir si esta es una buena opción de tratamiento para ti.

Es importante destacar que esta información se refiere al tratamiento de la MISMA parte del cuerpo por segunda vez. Si el cáncer se presentara en otra parte del cuerpo (como en la otra mama), la radiación se puede utilizar plenamente.

¿Cuándo se debe realizar la radiación?

La secuencia y las fechas del tratamiento de radiación dependen de cada situación individual. La radiación se puede aplicar inmediatamente después de la cirugía o luego de otras formas de tratamiento. Estos son algunos ejemplos de diversas secuencias de tratamiento que incluyen radiación:

  • cirugía → radiación → posiblemente, hormonoterapia
  • cirugía → quimioterapia → radiación → posiblemente, hormonoterapia
  • quimioterapia, terapia dirigida u hormonoterapia → cirugía → radiación → posiblemente, hormonoterapia

Probablemente, te preguntes en qué orden recibirás los tratamientos y cómo deciden los médicos cuál se realiza en primer lugar, en segundo lugar, etc. En general, cuando es parte del plan de tratamiento, la quimioterapia es habitualmente lo primero que se indica después de la cirugía, seguida por la radiación (lo usual es que no se aplique al mismo tiempo). Según la quimioterapia que te administren, pueden transcurrir entre 2 y 4 semanas entre la última dosis de quimioterapia y el inicio de la terapia de radiación. Por ejemplo, la espera aproximada en estos casos es la siguiente:

  • 1 mes entre la última dosis de quimioterapia con antraciclinas (Adriamycin [nombre genérico: doxorrubicina] o Ellence [nombre genérico: epirubicina]) y el comienzo de la radiación
  • 2 a 3 semanas entre la última dosis de un taxano (Taxol [nombre genérico: paclitaxel], Taxotere [nombre genérico: docetaxel] o Abraxane [nombre genérico: paclitaxel unido a albúmina]) y el comienzo de la radiación

Cuando el plan de tratamiento no incluye quimioterapia, la radiación generalmente se aplica poco después de la cirugía. Las fechas dependerán del tipo de radiación que recibirás:

  • La radiación de haz externo, el tipo más común, generalmente comienza entre 3 y 6 semanas después de la cirugía.
  • La radiación parcial de la mama por lo general se aplica inmediatamente después de la cirugía.
  • La radiación intraoperatoria se aplica en el quirófano durante la cirugía, después de extirpar el tejido canceroso pero antes de cerrar la abertura en la piel.

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio