comscoreSequedad bucal

Sequedad bucal

Puede causar problemas para masticar, tragar y hablar, y puede alterar tu sentido del gusto. La quimioterapia puede causar sequedad bucal, al igual que una serie de medicamentos para el dolor, antidepresivos y antihistamínicos.
 

La sequedad bucal implica que no tienes suficiente saliva para mantener húmeda la boca. Puede causar problemas para masticar, tragar y hablar, y puede alterar tu sentido del gusto. La sequedad bucal también puede incrementar el riesgo de contraer infecciones en la boca. El término técnico para la sequedad bucal es xerostomía.

La quimioterapia puede causar sequedad bucal, al igual que una serie de medicamentos para el dolor, antidepresivos y antihistamínicos.

Arimidex (nombre genérico: anastrozol), una terapia hormonal, también puede causar sequedad bucal.

 

Manejo de la sequedad bucal

Si tienes sequedad bucal durante el tratamiento de quimioterapia, habla con tu médico. También existen salivas artificiales que pueden ayudar.

Otras recomendaciones para aliviar la sequedad bucal:

  • Chupar caramelos duros o mascar chicle sin azúcar puede ayudar a que las glándulas salivales produzcan más saliva.

  • Sorbe agua u otras bebidas sin azúcar con frecuencia. Mantén un recipiente con agua al alcance todo el tiempo. Beber abundante agua mientras comes hará que sea más fácil masticar y tragar. También hará que el alimento tenga mejor sabor.

  • Usa un sorbete (pajita o pitillo) para beber.

  • Toma bocados pequeños y mastica bien la comida.

  • Evita las bebidas que contienen cafeína, las bebidas alcohólicas y los enjuagues bucales comerciales.

  • No fumes.

  • Evita los alimentos picantes y salados. Pueden irritar la boca seca.

  • Consume alimentos blandos y húmedos, fríos o a temperatura ambiente. Licúa las frutas y los vegetales para ablandarlos y suavizarlos. Prueba a comer pollo o pescado cocido sin resecar, cereales embebidos en leche y helado en palito sin azúcar. Evita los alimentos que se pegan al paladar, como la mantequilla de maní.

  • Humedece el alimento con caldo, sopa, salsas, jugo de carne o yogur.

  • Usa un humidificador de vapor frío durante la noche.

  • Mantén la boca limpia. Usa un cepillo de cerdas suaves y enjuaga tu boca antes y después de cada comida, con agua del grifo o un enjuague bucal suave (1 litro de agua mezclado con una cucharadita de sal y una de bicarbonato de sodio). Usa hilo dental con regularidad.

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:04