comscoreSensibilidad de la piel

Sensibilidad de la piel

El tratamiento contra el cáncer de mama puede hacer que la piel se vuelva más o menos sensible al tacto que antes; en especial, en la zona de las mamas.
 

Durante el tratamiento para el cáncer de mama, quizás notes que tu piel tiene mayor o menor sensibilidad al tacto que antes, en especial en la zona de la mama. El aumento o la disminución de la sensibilidad se deben a que algunos tratamientos afectan los terminales nerviosos de la piel y la manera en que estos retransmiten los mensajes al cerebro. El aumento de la sensibilidad se denomina “hipersensibilidad”, y la reducción de la sensibilidad, “hiposensibilidad” o “adormecimiento”.

Los siguientes tratamientos contra el cáncer de mama pueden afectar la sensibilidad de la piel:

Puedes obtener más información sobre cómo tratar los efectos secundarios en la piel relacionados con la radiación en la sección sobre radioterapia.

 

Manejo de la sensibilidad de la piel

Si tu piel está muy dolorida, consulta con tu médico. Quizás puedas tomar un medicamento para el dolor.

Otras recomendaciones para aliviar cualquier tipo de sensibilidad que puedas tener en la piel:

  • Dúchate con agua tibia en lugar de agua caliente, para aliviar la zona.

  • Intenta que el agua de la ducha caiga sobre la espalda y no directamente sobre la mama.

  • Presta atención a las zonas donde la piel sensible pueda rozarse y, si es posible, intenta evitar que suceda. Estas zonas pueden incluir las axilas, el área del pliegue debajo de la mama o a lo largo del escote.

  • Usa almidón de maíz o talco para bebé para reducir la fricción en axilas y otras zonas que rozan.

  • Intenta evitar el contacto con la zona sensible hasta que el tacto suave no te incomode.

  • No te expongas al sol; esto puede empeorar la sensibilidad de la piel. Si sales al aire libre, no dejes de cubrirte y usar protector solar.

  • No uses sostén ni prótesis si la piel alrededor de la mama está sensible.

  • Concéntrate en las zonas menos sensibles durante la actividad sexual. Pídele a tu pareja que te haga masajes en las manos, los pies, las piernas o los brazos.

  • Prueba con caricias suaves sobre las zonas sensibles, ya sea por tu parte o la de tu pareja.

  • Consulta las recomendaciones sobre el manejo del adormecimiento si experimentas una disminución de la sensibilidad.

— Se actualizó por última vez el 22 de febrero de 2022 18:58