comscoreCómo comer cuando estás deshidratada

Cómo comer cuando estás deshidratada

Mantenerte hidratada durante un tratamiento de cáncer de mama es muy importante. Los expertos dicen que beber entre 2 y 3 litros de agua al día te mantendrá hidratada.
 

Mantenerte hidratada durante un tratamiento de cáncer de mama es muy importante. Los expertos dicen que beber entre 2 y 3 litros de agua al día te mantendrá hidratada. Parece demasiado, pero son solo alrededor de 8 a 12 vasos de agua (de 225 ml cada uno). Y aunque algunos investigadores han cuestionado esta cifra, la mayoría de los médicos coincide en que casi nadie bebe suficiente agua. Por eso, proponte beber 8 vasos. Si tienes efectos secundarios como diarrea o vómitos debido al tratamiento, quizás necesites beber mayor cantidad. Habla con tu médico sobre cuánta agua sería adecuado que tomaras.

No deberías esperar a sentir sed para saber si estás bebiendo suficiente agua. Quizás no sientas sed hasta haber perdido bastante líquido, por eso, intenta beber agua durante todo el día. Un modo sencillo de saber si estás bebiendo suficiente agua es observar el color de la orina. Si la orina es entre pálida y transparente, probablemente estés consumiendo suficiente agua. Si es oscura, está más concentrada, lo que implica que te estás deshidratando. Intenta aumentar la cantidad de agua y otros líquidos que bebas. (Los suplementos polivitamínicos pueden oscurecer la orina, ten esto en cuenta si estás tomando alguno).

Si tu tratamiento te provoca diarrea o vómitos intensos, tienes posibilidades de deshidratarte. Si tienes mucho dolor, es posible que comas y bebas menos, lo que también puede producir deshidratación. La fatiga puede ser uno de los primeros signos de deshidratación. Otros signos son la sequedad bucal, sentir mareos o debilidad, tener dificultades para tragar alimentos secos y sequedad de la piel o de la lengua. También es posible que estés orinando muy poco o que no estés orinando en absoluto.

Habla con el médico de inmediato si tienes cualquiera de estos síntomas. Juntos podéis actuar contra la causa subyacente de tu deshidratación.

Obtén más información sobre las causas de la deshidratación y sobre las medidas que puedes tomar para evitarla.

 

Recomendaciones para mantenerte hidratada:

  • Bebe gran cantidad de líquidos. El agua, los jugos de frutas 100 % naturales pasteurizados, la leche y el caldo son buenas opciones para mantenerte hidratada mientras estás en tratamiento. Si estás intentando bajar de peso, ten en cuenta que los jugos tienen mucha azúcar y calorías. Quizá te convenga beber agua o agua con gas tipo seltzer (que generalmente no tiene sal; el agua tónica o "club soda" suele tener sal).

  • Toma cafeína con moderación. Las bebidas que contienen cafeína, como el café, el té, las bebidas de cola y algunas bebidas conocidas como malta o cervezas de raíz, aumentarán tu consumo de agua. Sin embargo la cafeína actúa como diurético, por lo que tu sistema evacuará más agua que si tomas otras bebidas descafeinadas. No tengas a las bebidas con cafeína como única fuente de agua.

  • Consume alimentos con alto contenido de agua. El líquido de las comidas sólidas aporta a tu total diario. Algunas frutas y verduras tienen más de 90 % de agua. El melón, el pomelo, las fresas, la sandía, el brócoli, la col, la coliflor, el apio, los pepinos, las berenjenas, la lechuga, el pimiento, el rábano, la espinaca, el calabacín y el tomate contienen al menos un 90 % de agua. Las sopas con bajo contenido en sodio, los polos de helado, los sorbetes y las gelatinas también contienen mucha agua.

  • Agrega cítricos al agua. Si no te gusta beber agua a secas, prueba a agregarle rodajas de lima, limón o naranja. También puedes agregarle un poco de jugo de frutas. O bien, prueba con el agua carbonatada (conocida como club soda, de Seltz o gaseosa). Busca una marca SIN azúcar o sodio añadidos.

  • Mantén un vaso de agua cerca durante el día y la noche, para recordar que debes beber.

 

Recomendaciones para gestionar la deshidratación:

  • No bebas demasiado de una vez. Sorbe líquidos lentamente y luego aumenta gradualmente la cantidad.

  • Chupa hielo picado para mantener húmedos los labios y la boca.

  • Consume alimentos que tengan mucho líquido, como sandía o pepinos.

  • Llena una pequeña nevera portátil con hielo puro y botellas pequeñas de agua o jugo, y mantenla cerca para poder beber con frecuencia.

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:03