Pautas que ayudan a oncólogos a brindar atención paliativa personalizada a personas diagnosticadas con cáncer de mama (seno) metastásico

Pautas que ayudan a oncólogos a brindar atención paliativa personalizada a personas diagnosticadas con cáncer de mama (seno) metastásico

Los oncólogos generales recibieron nuevas recomendaciones prácticas y específicas sobre cómo brindar atención paliativa personalizada a las personas diagnosticadas con cáncer de mama metastásico.
3 ago 2021.
 

Los oncólogos generales recibieron nuevas recomendaciones prácticas y específicas sobre cómo brindar atención paliativa personalizada a las personas diagnosticadas con cáncer de mama metastásico, gracias a las nuevas pautas elaboradas por un equipo liderado por investigadores del MD Anderson Cancer Center.

Las pautas se publicaron en la edición de la revista JCO Oncology Practice del 1 de abril de 2021. Lee el artículo disponible en inglés: “Optimal Supportive Care for Patients With Metastatic Breast Cancer According to Their Disease Progression Phase” (Servicio óptimo de apoyo para pacientes diagnosticados con cáncer de mama metastásico según la fase de progresión de su enfermedad).

 

¿Qué es la atención paliativa?

El objetivo de la atención paliativa es tratar el dolor físico que causa el cáncer u otra enfermedad grave, así como ayudar a controlar el estrés y la ansiedad que pueden acompañar el diagnóstico de cáncer de mama. Las personas pueden recibir atención paliativa junto con otro tratamiento activo para el cáncer de mama. A menudo, esta atención la brinda un equipo multidisciplinario que puede incluir médicos, personal de enfermería, nutricionistas matriculados, farmacéuticos, psicólogos y trabajadores sociales. La atención paliativa se puede recibir en cualquier momento del tratamiento del cáncer, desde el momento del diagnóstico hasta los últimos días de vida.

Es importante saber que la atención paliativa no es lo mismo que la atención para pacientes terminales. La atención para pacientes terminales está dirigida solo a quienes atraviesan sus últimos días de vida (generalmente los últimos seis meses). Si bien en ambos casos el objetivo es mejorar la calidad de vida, en la atención para pacientes terminales, las personas no reciben tratamiento activo para la enfermedad.

Hay alrededor de 7.600 médicos certificados en atención paliativa en los Estados Unidos. En 2017, la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, en inglés) recomendó que cada persona diagnosticada con cáncer de estadio avanzado consultara a un equipo de atención paliativa durante las ocho semanas posteriores al diagnóstico. Los científicos calculan que se diagnosticarán 1,9 millones de casos nuevos de cáncer en 2021. Por supuesto que no todos estos casos nuevos de cáncer serán de estadio avanzado, pero las estadísticas señalan una falta de médicos para atención paliativa.

Debido a esta falta de médicos, no hay especialistas en atención paliativa en todos los centros de oncología. Por lo tanto, los oncólogos generales a menudo deben tener en cuenta las necesidades de atención paliativa de los pacientes y deben saber cómo priorizar las opciones de dicha atención de la mejor manera.

 

Sobre las pautas

Con la dirección de investigadores del Departamento de Oncología Médica Mamaria del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas, un equipo desarrolló pautas sobre atención paliativa para las personas diagnosticadas con cáncer de mama metastásico a fin de ayudar a los oncólogos generales a brindar una atención más personalizada.

Con las pautas, se clasifica la progresión del cáncer de mama metastásico en cuatro tipos, y cada tipo afecta la calidad de vida de la persona de forma diferente.

  • Latente: el cáncer avanza muy lentamente, y las personas suelen mantenerse estables durante 10 años o más.

  • Gradual: el cáncer avanza lentamente al principio, pero la progresión y los síntomas aumentan con el tiempo.

  • Rápido: el cáncer avanza rápidamente, y los síntomas son graves.

  • “De novo”: las personas tienen problemas de salud cuando reciben el diagnóstico de cáncer, y el cáncer avanza rápidamente.

Cada tipo de progresión tiene lo que los investigadores denominan una fase “aguda” y una “estable”. En la fase aguda, el cáncer avanza rápidamente y genera síntomas que pueden ser graves. En la fase estable, los síntomas no cambian demasiado y la progresión es mucho más lenta.

En las pautas, se indica que la atención paliativa para las personas diagnosticadas con cáncer de mama metastásico debe establecerse en función de la fase de progresión de la enfermedad. Por lo tanto, la atención que reciben las personas en la fase aguda será diferente a la que reciben en la fase estable.

La mayoría de las pautas sobre atención paliativa establecen que la capacidad de las personas de hacer sus actividades y tareas diarias es fundamental a la hora de tomar decisiones sobre atención paliativa. Estas pautas nuevas sobre atención paliativa para cáncer de mama metastásico indican que los proveedores de atención sanitaria también deben tener en cuenta el estado psicosocial y cognitivo a la hora de tomar estas decisiones.

A continuación, resumimos la atención paliativa recomendada para cada síntoma.

Manejo del dolor

Ambas fases:

  • El médico debe evaluar el dolor en cada consulta y brindar métodos básicos de control del dolor e información para el paciente y la familia, así como ofrecer medicamentos optimizados y otros tipos de métodos para el alivio del dolor.

  • El paciente debe seguir el plan personalizado para el dolor, supervisar los niveles de dolor y comunicarse con el médico si el dolor empeora o si padece efectos secundarios problemáticos.

Pasos adicionales para la fase aguda:

  • El médico debe evaluar un bloqueo de nervios o una radioterapia paliativa para controlar el dolor, así como ofrecer una derivación con un especialista en dolor o un especialista en atención paliativa.

  • El paciente debe solicitar ayuda a los servicios sociales.

  • Los cuidadores deben tener en cuenta el agotamiento y tomar las medidas para evitarlo.

Manejo de la fatiga

Ambas fases:

  • El médico debe realizar una evaluación formal de la fatiga y tratar otros síntomas que puedan contribuir a la fatiga, lo que incluye dolor, anemia, insomnio, depresión, nutrición deficiente y otras afecciones médicas.

  • El médico debe hacer una consulta con especialistas en nutrición y rehabilitación.

  • El médico debe derivar al paciente a una clínica de fatiga relacionada con el cáncer.

  • El paciente debe supervisar sus niveles de energía e identificar los momentos del día donde se presentan los picos de mayor y menor energía.

  • El paciente debe evaluar la higiene del sueño y asegurarse de dormir bien.

  • El paciente debe probar opciones no medicinales para aliviar la fatiga, lo que incluye hacer ejercicio, yoga, acupuntura, masajes y meditación con conciencia plena.

Pasos adicionales para la fase aguda:

  • El médico debe ofrecer medicamentos.

  • El paciente debe tomar medidas con el fin de mantener la energía, lo que incluye delegar o retrasar actividades, utilizar dispositivos que disminuyan el trabajo, como un andador o una silla de ruedas, programar actividades importantes para los momentos de mayor energía y tomar siestas de menos de 1 hora a fin de no alterar el sueño.

Pasos adicionales para la fase estable:

  • El médico debe recomendar técnicas no medicinales, como terapia cognitivo-conductual, grupos de apoyo o programas educativos.

  • El paciente debe hacer ejercicio e intentar superar los sentimientos de fatiga; para ello, puede hacer algo que disfrute, como escuchar música, participar de juegos o sociabilizar.

Manejo de la dificultad para respirar

Ambas fases:

  • El médico debe tratar cualquier afección que pueda contribuir a la dificultad para respirar, lo que incluye neumonía, coágulos de sangre en los pulmones y obstrucciones en las vías respiratorias.

  • El paciente y los cuidadores deben asegurarse de que la nutrición sea de la mejor calidad posible.

  • El paciente debe aprender técnicas de respiración óptimas.

  • El paciente debe tomarse descansos regulares y reducir las actividades.

Pasos adicionales para la fase aguda:

  • El médico debe evaluar medicamentos que puedan ayudar, así como oxígeno complementario y ventilación no invasiva.

  • El paciente debe intentar conservar la energía y asegurarse de que su cuerpo esté en la mejor posición posible para respirar.

Pasos adicionales para la fase estable:

  • El médico debe evaluar la necesidad de utilizar oxígeno complementario constante.

  • El paciente debe intentar hacer actividades que ayuden a la respiración, como ejercicios, acupuntura y terapia cognitivo-conductual.

Angustia y ansiedad

Ambas fases:

  • El médico debe evaluar los niveles de ansiedad en cada consulta, así como los factores que puedan contribuir a la ansiedad, incluidos los problemas prácticos, familiares, emocionales, físicos y espirituales.

  • Si es necesario, el médico debe ofrecer una derivación a un profesional de salud mental, trabajador social o capellán.

  • El paciente debe evaluar acudir a grupos de apoyo y asesoramiento.

Pasos adicionales para la fase aguda:

  • El médico debe brindar estrategias de apoyo o derivaciones a un profesional de atención sanitaria que pueda proporcionar dichas estrategias.

Pasos adicionales para la fase estable:

  • El médico debe evaluar las necesidades y preocupaciones de los cuidadores y la familia del paciente.

  • El paciente debe pensar en hacer ejercicio, rehabilitación, meditación y terapia recreativa.

Las pautas también incluyen recomendaciones sobre ejercicio, nutrición y atención avanzada según la fase de la enfermedad.

Ejercicio

Ambas fases:

  • El médico debería analizar los beneficios y los riesgos del ejercicio, y desarrollar un programa que sea viable y seguro.

  • El médico debería evaluar la realización de una prueba cardiovascular antes de iniciar el programa de ejercicios si el paciente tiene un riesgo alto de sufrir una enfermedad cardíaca.

Pasos adicionales para la fase aguda:

  • El médico debe ofrecer las opciones más seguras de hacer ejercicio para que el paciente las agregue a su rutina.

Pasos adicionales para la fase estable:

  • El médico debe analizar una derivación con un especialista en terapia física, terapia ocupacional o entrenamiento personal.

Nutrición

Ambas fases:

  • El médico debe recomendar una dieta balanceada llena de verduras, frutas, cereales integrales, lentejas, porotos y proteína, así como beber 2 litros (alrededor de ocho tazas y media) de agua por día.

  • El médico debe recomendar a los pacientes que eviten las carnes extremadamente grasosas, el alcohol, los dulces o las comidas poco cocidas o crudas.

  • El médico debe hacer una derivación con un nutricionista si el paciente tiene problemas alimenticios.

  • La familia y los cuidadores deben entender los patrones de alimentación del paciente.

Pasos adicionales para la fase aguda:

  • El paciente debe tener la libertad de comer lo que le guste y no debe comer por obligación.

Planificación de atención avanzada

Ambas fases:

  • El médico debe hablar con el paciente sobre los resultados esperados, el pronóstico y las opciones de tratamiento para que el paciente pueda tomar decisiones sobre sus preferencias.

  • El médico debe entender los objetivos del paciente respecto de la atención y analizar la forma en que el paciente desea vivir.

Pasos adicionales para la fase aguda:

  • El equipo médico debe confirmar con el paciente, su familia y sus cuidadores cómo planean tomar decisiones sobre los tratamientos de soporte vital.

  • El equipo médico debe hablar con la familia y los cuidadores para ver si hay conflictos entre los deseos del paciente y los de la familia.

  • El médico debe evaluar opciones de autopsia y donación de órganos con el paciente.

Pasos adicionales para la fase estable:

  • El médico debe evaluar los miedos de morir del paciente y ofrecer estrategias para aliviar la ansiedad.

  • El médico debe analizar la capacidad de toma de decisiones del paciente.

  • El médico debe hablar con el paciente sobre las preferencias de atención en la etapa final de vida y los valores personales; estas preferencias deben documentarse en la historia clínica del paciente.

  • El médico debe preguntar si el paciente tiene un testamento anticipado o le dio a alguien un poder médico, un poder sanitario o una subrogación de derechos del paciente; si no, el médico debe hablar con el paciente, la familia y los cuidadores sobre las opciones para estas tareas.

“La reciente evolución en el tratamiento del cáncer de mama metastásico y la atención paliativa ha alterado los cursos clínicos de muchos pacientes con cáncer de mama metastásico; algunos progresaron rápidamente y otros se mantuvieron latentes durante años”, escribieron los autores. “La atención personalizada requiere centrarse en el cómo y el cuándo. Deben brindarse medidas de apoyo y tratamientos para el cáncer a fin de optimizar los resultados para los pacientes en función de cómo progresa la enfermedad y si el paciente se encuentra en [una] fase aguda o estable, y si presenta síntomas o incomodidad”.

 

Qué significa esto para ti

Si te diagnosticaron con cáncer de mama metastásico, estas pautas de atención paliativa pueden ayudarte a ti y a tu médico a tomar mejores decisiones sobre tu atención que se ajusten a tus creencias, preferencias y valores personales.

Si bien las pautas están dirigidas a los oncólogos, pueden ayudarte a comprender por qué tu médico te recomienda determinados tratamientos.

Conoce más sobre Atención paliativa para tratar el cáncer de mama metastásico.

— Se actualizó por última vez el 8 de agosto de 2022 22:44

Revisado por 1 adviser médicos
 
Brian Wojciechowski, MD
Sistema de salud Crozer Health, área de Filadelfia, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría
Comparte tus comentarios
Ayúdanos a saber cómo podemos mejorar la cobertura de noticias de investigación.