Cómo seguir adelante con la quimioterapia

Read this page in English


La quimioterapia es más eficaz cuando recibes la cantidad de medicamentos durante el número de ciclos recomendados por el médico. Lo mejor es que se administre puntualmente, sin demoras importantes.

Para tratar el cáncer de mama en estadio temprano, la quimioterapia generalmente comienza apenas te recuperas de la cirugía. En el caso del cáncer de mama en estadio avanzado o metastásico, la quimioterapia puede comenzar cuando el médico lo recomiende. En general, la quimioterapia se administra en ciclos: un período específico de tratamiento seguido de un período de recuperación. El tratamiento de quimioterapia total habitualmente dura entre 3 y 6 meses.

Dado que la quimioterapia puede durar hasta 6 meses, es posible que te topes con algunas dificultades para cumplir con el plan de tratamiento:

  • El cronograma de tratamiento puede estar en conflicto con las exigencias de tu trabajo o tu familia. Llegar al centro de tratamiento también puede ser difícil para algunas personas. Estas situaciones pueden hacer que no asistas a las consultas o que las pospongas.
  • Los efectos secundarios comunes de la quimioterapia incluyen náuseas, fatiga y riesgo más alto de infecciones. Si te sientes mal a causa de los efectos secundarios, quizás desees faltar a las consultas o interrumpir el tratamiento.
  • Si tomas alguno de los medicamentos de la quimioterapia en forma de píldoras o líquido, quizás te resulte difícil acordarte de tomar la cantidad correcta cada día, especialmente si tomas más de un medicamento.

Estas son algunas recomendaciones para ayudarte a cumplir con el plan de tratamiento:

  • En general, no es recomendable omitir la quimioterapia debido a vacaciones u otros eventos personales. Sin embargo, puedes pedirles a los miembros del personal del centro de tratamiento que te ayuden a planificar los ciclos de tratamiento de modo tal que los eventos tengan lugar cuando sea probable que sientas bien.
  • Si trabajas, intenta programar los tratamientos de infusión de quimioterapia para los jueves o los viernes a la tarde. De esa forma, tendrás todo el fin de semana para descansar y tratar los efectos secundarios que se puedan presentar.
  • Recuerda que los efectos secundarios no están relacionados con la eficacia del tratamiento. Ya sea que tengas efectos secundarios o no, la quimioterapia está trabajando con el fin de destruir las células cancerosas de tu cuerpo. Y los medicamentos son más eficaces cuando recibes puntualmente la cantidad completa del tratamiento recomendado.
  • Si tienes efectos secundarios, llama al médico o a la enfermera de oncología y pide ayuda. No les causarás molestias y no tienes por qué sufrir. Es importante que el médico o la enfermera estén al tanto de los efectos secundarios para poder recetarte medicamentos que ayudarán a paliar los problemas que puedas tener.
  • Para acordarte de tomar los medicamentos quimioterapéuticos en forma de píldoras o líquido, es recomendable que anotes cuándo debes tomar cada medicamento en un calendario. Puedes utilizar un calendario de papel o la función de calendario de la computadora o el teléfono. Algunas personas programan los teléfonos o relojes para que, cada día, una alarma les recuerde que deben tomar el medicamento.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio