Cómo lidiar con el temor a la quimioterapia

Read this page in English


Es perfectamente normal sentir ansiedad sobre la quimioterapia, especialmente si nunca te han administrado una.

“La quimioterapia y otros tratamientos contra el cáncer hacen que la enfermedad es real”, explica el Dr. Mitch Golant, psicólogo y vicepresidente senior de investigación y formación de The Wellness Community. “Antes del tratamiento, es posible que no tengas síntomas y te sientas bien. Por lo que puedes sentir que no has tomado la decisión de tratamiento correcta, es decir, si los beneficios del tratamiento superan los efectos secundarios. En las pacientes que manifiestan los efectos secundarios más graves de la quimioterapia, este temor es todavía mayor”.

Para ayudar a tratar todo tipo de temor a la quimioterapia, el Dr. Golant recomienda identificar los temores que sientes: ¿tienes miedo a los efectos secundarios de la quimioterapia, como el dolor, la fatiga o las náuseas? o ¿tienes miedo a la pérdida del cabello o a otras alteraciones de la apariencia física? Una vez que hayas identificado tus inquietudes, puedes hablar acerca de los temores específicos con los médicos, la enfermera o un consejero que se especialice en ayudar a pacientes diagnosticadas con cáncer. Un grupo de apoyo también puede ayudarte.

Si no puedes determinar con precisión a qué le temes, es decir, simplemente sabes que todo este tema de la quimioterapia te asusta y genera ansiedad, el Dr. Golant recomienda buscar un grupo de apoyo.

“Los grupos de apoyo pueden ayudar a tener una experiencia más normal durante la quimioterapia”, aclara. “Estas personas han recibido quimioterapia y han logrado sobrellevar ese período, así que probablemente puedan darte una mano para lidiar con este tratamiento. Pueden ayudarte a hablar sobre los temores que sientes, a identificar aquello que te angustia y a desarrollar un plan de acción que puedes analizar con tu equipo de atención médica”.

Explicar el temor que sientes

Una vez que identifiques tus temores, puedes comentarle al médico o a la enfermera exactamente a qué le tienes miedo: a las agujas o la vía endovenosa, a permanecer en el hospital o la clínica, o bien, a cómo te sentirás durante la administración de la quimioterapia. Si logras indicarle al equipo de atención médica qué es lo que te angustia, generalmente ellos encontrarán una forma de ayudarte. Por ejemplo, si tienes miedo a la colocación de la vía endovenosa en la mano o el brazo, el médico puede asegurarse de que te administren un sedante o un anestésico local para adormecer el área.

“La clave para recibir un tratamiento óptimo es mantener una buena comunicación con los médicos, esto se aplica especialmente a la idea de controlar los temores relacionados con la quimioterapia”, expresa el Dr. Golant. “Si intentas superar el miedo sin ayuda de los demás, seguramente te sentirás más ansiosa. La información es poder y, si hablas con el equipo de atención médica o un grupo de apoyo, ellos pueden brindarte la información necesaria y ayudarte a implementar las acciones destinadas a reducir el temor que sientes”.

Técnicas complementarias o psicosomáticas para reducir el estrés

Si bien la investigación científica sobre la mayoría de las terapias complementarias es relativamente reciente y los estudios son pequeños, los primeros resultados revelan que ciertas terapias complementarias pueden ayudar a algunas personas a aliviar los síntomas emocionales y físicos. Cuando se las combina con la medicina convencional, las terapias complementarias pueden ofrecer un abordaje más integral que brinde beneficios terapéuticos. Hay diversas técnicas complementarias o psicosomáticas que pueden ayudarte a eliminar el temor y aliviar el estrés:

Visita la sección Medicina complementaria y psicosomática de Breastcancer.org si deseas obtener más información sobre las distintas formas de controlar el miedo.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio