comscoreHemorragias nasales

Hemorragias nasales

Una hemorragia nasal es la pérdida de sangre desde los tejidos que recubren la nariz. Las hemorragias nasales pueden ser un efecto secundario común de ciertos tratamientos del cáncer de mama que disminuyen el recuento de plaquetas.
 

Las hemorragias nasales pueden ser un efecto secundario común de ciertos tratamientos del cáncer de mama que disminuyen el recuento de plaquetas. Las plaquetas, un tipo de célula sanguínea, se acumulan en la zona de un corte o una lesión, y hacen que se coagule la sangre. Si tu recuento de plaquetas es menor que lo normal por el tratamiento, quizás a tu cuerpo le resulte difícil detener una hemorragia, especialmente en la nariz. Las hemorragias nasales pueden suceder con facilidad por un golpe leve o incluso al sonarte la nariz.

Los siguientes son tratamientos del cáncer de mama que pueden causar hemorragia nasal:

Algunos medicamentos como la aspirina pueden aumentar el riesgo de tener hemorragia nasal.

Las hemorragias nasales intensas pueden contribuir a la anemia o a la fatiga.

 

Manejo de las hemorragias nasales

Si tienes hemorragias nasales intensas y frecuentes, consulta con tu médico. Quizás puedas cambiar de medicamento.

Esto es lo que puedes hacer para detener una hemorragia nasal:

  • No te recuestes. Sentarse evita que te ahogues o tosas por la sangre que puede correr por la parte posterior de la garganta.

  • No inclines la cabeza hacia atrás; esto hará que tragues sangre. Inclina la cabeza hacia adelante.

  • Mantén presionadas las aletas de la nariz durante diez minutos con el dedo índice y el pulgar. Mira el reloj cuando lo hagas, para asegurarte de haber mantenido la presión sobre la nariz el tiempo suficiente para detener la hemorragia.

  • Escupe cualquier resto de sangre que te haya quedado en la boca para evitar tragarlo, lo que puede provocarte vómitos.

  • Llama al médico si la hemorragia no se detiene luego de 15 o 20 minutos.

Esto es lo que debes hacer para prevenir hemorragias nasales futuras:

  • Intenta evitar rascarte o sonarte la nariz durante veinticuatro horas después de la hemorragia inicial.

  • Coloca un humidificador o vaporizador en tu casa para añadir humedad al ambiente. Las vías nasales secas pueden aumentar el riesgo de tener hemorragias nasales. Evita los antiinflamatorios no esteroides (AINE) como la aspirina y el ibuprofeno. Pueden incrementar el riesgo de tener hemorragias nasales.

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:04