Después de 2 a 3 años de tratamiento con tamoxifeno, la administración de Femara por 5 años ofrece más beneficios que su administración durante 2 a 3 años

Después de 2 a 3 años de tratamiento con tamoxifeno, la administración de Femara por 5 años ofrece más beneficios que su administración durante 2 a 3 años

Después de un tratamiento con tamoxifeno por entre 2 y 3 años seguido de cirugía, las mujeres posmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama positivo para receptores de hormonas en etapa temprana alcanzaron un mejor índice de supervivencia gracias a la administración de Femara (nombre genérico: letrozol) durante 5 años en lugar de su administración durante 2 a 3 años.
30 sept 2021.
 

Después de un tratamiento con tamoxifeno, un medicamento de terapia hormonal, por entre 2 y 3 años seguido de cirugía, las mujeres posmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama positivo para receptores de hormonas en etapa temprana alcanzaron un mejor índice de supervivencia gracias a la administración de Femara (nombre genérico: letrozol) durante 5 años en lugar de su administración durante 2 a 3 años, según un estudio italiano.

La investigación se presentó el 17 de septiembre de 2021 en el Congreso de la Sociedad Europea de Medicina Oncológica (ESMO, sigla en inglés) de ese mismo año y se publicó en el mismo momento en la revista de oncología The Lancet Oncology:

Los médicos denominan “adyuvantes” a los tratamientos que se administran después de la cirugía.

 

Sobre la terapia hormonal

Después de someterse a cirugía, las personas con un diagnóstico de cáncer de mama positivo para receptores de hormonas en etapa temprana suelen tomar medicamentos de terapia hormonal con el fin de reducir el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer (recurrencia).

Los medicamentos de terapia hormonal actúan de dos formas:

  • reducen la concentración de estrógeno en el cuerpo

  • bloquean la acción del estrógeno en las células del cáncer de mama

Hay varios tipos de medicamentos indicados para la terapia hormonal. El tamoxifeno, un modulador selectivo de los receptores de estrógeno (MSRE), es uno de los más conocidos. El tamoxifeno puede utilizarse como tratamiento tanto para mujeres premenopáusicas como mujeres posmenopáusicas. A principios de los 2000, se demostró que los siguientes inhibidores de la aromatasa eran los más eficaces para reducir el riesgo de recurrencia en mujeres posmenopáusicas:

  • Arimidex (nombre genérico: anastrozol)

  • Aromasin (nombre genérico: exemestano)

  • Femara

Actualmente, los médicos recetan estos tres inhibidores de la aromatasa con más frecuencia que el tamoxifeno como tratamiento para mujeres que ya atravesaron la menopausia. El uso de los inhibidores de la aromatasa no es común para reducir el riesgo de recurrencia en mujeres premenopáusicas.

Durante mucho tiempo, las mujeres recibieron terapia hormonal durante cinco años después de la cirugía por cáncer de mama. En la mayoría de los casos, el estándar terapéutico eran cinco años de tamoxifeno o dos a tres años de tamoxifeno seguidos de dos a tres años de un inhibidor de la aromatasa, según la situación respecto de la menopausia.

Luego se determinó mediante investigaciones que el uso de tamoxifeno durante diez años, y no durante cinco años, después de la cirugía reducía el riesgo de recurrencia de la mujer y mejoraba la supervivencia. El tratamiento con tamoxifeno durante diez años después de la cirugía se convirtió en el estándar de atención en 2014.

En 2018, la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, sigla en inglés) actualizó sus guidelines on adjuvant hormonal therapy, en donde se recomienda que las mujeres posmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama positivo para receptores de hormonas en etapa temprana cuya enfermedad haya hecho metástasis en los ganglios linfáticos (enfermedad con ganglios linfáticos positivos) reciban terapia hormonal, lo que incluye la administración de un inhibidor de la aromatasa, durante diez años después de someterse a cirugía. Los médicos llaman al hecho de recibir terapia hormonal durante 10 años después de la cirugía “terapia hormonal adyuvante prolongada”.

De todos modos, los inhibidores de la aromatasa pueden provocar algunos efectos secundarios problemáticos, lo que incluye bochornos, dolor en las articulaciones y dolor en los huesos. En algunos casos, los efectos secundarios son tan molestos que las mujeres dejan de tomar el medicamento antes de lo debido. Los inhibidores de la aromatasa también pueden causar osteoporosis, lo que aumenta el riesgo de fractura de un hueso.

Los investigadores que realizaron este estudio quisieron evaluar si la administración de Femara durante 5 años ofrecía más beneficios que su administración durante 2 a 3 años después de la toma de tamoxifeno durante el mismo rango de tiempo como tratamiento para mujeres posmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama positivo para receptores de hormonas en etapa temprana.

 

Sobre el estudio

El estudio se realizó en 69 hospitales de Italia e incluyó a 2.056 mujeres posmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama positivo para receptores de hormonas en estadios I a III. Todas las mujeres se sometieron a cirugía para extirpar el tumor por cáncer de mama y, luego, tomaron tamoxifeno durante 2 a 3 años.

Después de que las mujeres completaran el tratamiento con tamoxifeno durante este período, los investigadores las dividieron de forma aleatoria en estos dos grupos de tratamiento:

  • Del total, 1.030 mujeres tomaron Femara durante 2 a 3 años.

  • Las 1.026 mujeres restantes tomaron Femara durante 5 años.

Alrededor del 40 % de las mujeres en cada grupo de tratamiento padecían cáncer de mama con ganglios linfáticos positivos y aproximadamente el 55 % de ellas habían recibido quimioterapia antes de someterse a cirugía.

Se realizó un seguimiento de la mitad de las mujeres durante más de 11,7 años y de la otra mitad durante períodos más cortos.

En términos generales, el 80 % de las mujeres que tomaron Femara durante 2 a 3 años completaron el curso de tratamiento. De las mujeres que tomaron Femara durante 5 años, el porcentaje de quienes completaron el tratamiento fue del 63 %. En ambos grupos, los efectos secundarios fueron el principal motivo por el cual ciertas mujeres interrumpieron el tratamiento antes de lo debido.

Los índices de supervivencia sin enfermedad a doce años fueron los siguientes:

  • un 67 % para las mujeres que tomaron Femara durante cinco años

  • un 62 % para las mujeres que tomaron Femara durante 2 a 3 años

El índice de supervivencia libre de enfermedad a doce años es el porcentaje de mujeres que continuaban con vida y sin padecer una recurrencia del cáncer después de doce años.

La diferencia entre los índices de supervivencia sin enfermedad fue considerable a nivel estadístico, lo que significa que, probablemente, se debió a los distintos tratamientos y no fue solo una casualidad.

Estos fueron los índices de supervivencia general a doce años:

  • un 88 % para las mujeres que tomaron Femara durante cinco años

  • un 84 % para las mujeres que tomaron Femara durante 2 a 3 años

El índice de supervivencia general a doce años es el porcentaje de mujeres que continuaban con vida, ya sea con una recurrencia del cáncer o no, después de doce años.

Esta diferencia también fue considerable a nivel estadístico.

Estos fueron los efectos secundarios de grado 3 o 4 más frecuentes en ambos grupos de tratamiento.

  • Dolor en las articulaciones: un 2 % en el grupo con un período de tratamiento de 2 a 3 años frente a un 3 % en el grupo con un tratamiento de 5 años

  • Dolor muscular: un 1 % en ambos grupos

Estos fueron otros efectos secundarios comunes.

  • Bochornos: entre un 12 y un 13 % en ambos grupos

  • Pérdida del cabello: entre un 3 y un 4 % en ambos grupos

  • Osteoporosis: entre un 5 y un 8 % en ambos grupos

  • Presión arterial elevada: entre un 1 y un 2 % en ambos grupos

“La terapia endocrina secuencial con tamoxifeno durante 2 a 3 años seguida de la administración de letrozol durante 5 años debería considerarse una de las formas óptimas de este tratamiento estándar para las pacientes posmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama positivo para receptores de hormonas”, dijo la Dr. Lucia Del Mastro, docente de oncología en la Universidad de Genoa y la encargada de presentar la investigación.

 

Qué significa esto para ti

Si eres una mujer posmenopáusica y recibiste un diagnóstico de cáncer de mama positivo para receptores de hormonas en etapa temprana, es probable que debas tomar algún tipo de medicamento de terapia hormonal después de someterte a cirugía.

Si tu médico te recomienda la administración de Femara durante 2 a 3 años después de un tratamiento con tamoxifeno durante el mismo rango de tiempo, es conveniente que menciones este estudio y le preguntes si, en cambio, es posible tomar Femara durante 5 años. Juntos, tú y tu médico pueden elaborar el mejor plan de tratamiento de terapia hormonal para tu situación particular.

También es importante que hables con tu médico si presentas efectos secundarios molestos causados por los medicamentos de la terapia hormonal. Hay maneras de manejar estos efectos secundarios, por ejemplo, mediante la acupuntura, el ejercicio y la medicina. También puedes probar con una terapia hormonal diferente.

Obtén más información sobre terapia hormonal.

— Se actualizó por última vez el 10 de agosto de 2022 15:03

Revisado por 1 adviser médicos
 
Brian Wojciechowski, MD
Sistema de salud Crozer Health, área de Filadelfia, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría
Comparte tus comentarios
Ayúdanos a saber cómo podemos mejorar la cobertura de noticias de investigación.