comscoreDiez personas jubiladas anticipadamente tras un diagnóstico de cáncer de mama

Diez personas jubiladas anticipadamente tras un diagnóstico de cáncer de mama

Aunque son muchas las personas diagnosticadas con cáncer de mama que siguen trabajando, ya sea por elección o por necesidad, otras deciden o sienten que no les queda más opción que jubilarse anticipadamente.
 

Muchas de las personas activas laboralmente esperan ansiosas jubilarse algún día, y la mayoría de nosotros tratamos de hacer todo lo posible por planificar la jubilación. Pero incluso los más preparados de nosotros tendrán que hacer frente a acontecimientos impredecibles en la vida que pueden trastocar esos planes de jubilación. Un problema médico inesperado, como un diagnóstico de cáncer de mama, puede hacer que uno se replantee seriamente sus objetivos profesionales y sus planes de jubilación. Aunque son muchas las personas diagnosticadas con cáncer de mama que siguen trabajando, ya sea por elección o por necesidad, otras deciden o sienten que no les queda más opción que jubilarse anticipadamente.

Les hemos pedido a miembros de la comunidad de Breastcancer.org que se jubilaron antes de lo previsto que nos contasen su experiencia, que nos contasen cómo lidiaron con el cambio inesperado en sus planes de jubilación y qué han estado haciendo desde que se jubilaron. A continuación, podrás leer algunas de sus historias (con mínimas ediciones para mejorar la legibilidad).

 

“La jubilación anticipada fue la decisión correcta en mi caso”.

Decidí jubilarme anticipadamente, a los 58 años. Podría haber continuado, pero sabía que no querría volver a trabajar después de una mastectomía bilateral. Así que, hice números. Iba a ir justita, pero creí que podría funcionar. Tenía un plan de jubilación 401K por el trabajo, además de ahorros. Mi último día en el trabajo me encontraba realmente mal: estaba recibiendo la cuarta ronda de quimioterapia. Era la segunda vez que me diagnosticaban cáncer de mama, y ahora me lo han detectado una tercera. Demasiado para que el tratamiento tuviera éxito.

Creo que la jubilación anticipada fue la decisión correcta en mi caso, aun cuando financieramente estoy pasando más estrecheces de las que creí que iba a pasar. No echo en falta la actividad laboral y realmente disfruto no teniendo que planificar viajes y actividades en torno al trabajo. No contaba con tener cáncer por tercera vez ni con los gastos añadidos. – BlueGirlRedState

 

“Decidí que era el momento de dejarlo”.

En 2018, a los 69 años, seguía trabajando a tiempo parcial, pero había disminuido gradualmente mis días a solo uno por semana. Había estado pensando en dejarlo por completo, pero aún así disfrutaba del trabajo y de las personas con las que trabajaba.

Cuando me hice la biopsia y antes de que me dieran el resultado (con altas probabilidades de que fuera cáncer), decidí que era el momento de dejarlo. Aun tratándose tan solo de un día a la semana, seguía implicada y a veces se me pedía hacer días extra. Decidí que había cosas que quería hacer mientras mi marido y yo aún pudiéramos disfrutarlas.

Le comuniqué a mi empresa mi intención de retirarme a partir del 1 de junio, independientemente del resultado de la biopsia. El diagnóstico fue [carcinoma ductal invasivo], y me sometieron a cirugía y radiación. Mi empresa entendió mi decisión, me organizó una maravillosa fiesta y me dio un regalo de jubilación en junio.

Llevo desde entonces disfrutando de mi jardín; como dice mi esposo, ¡parece que no haya nada que me haga más feliz que cavar la tierra! También disfruto de largos paseos diarios con nuestro perro. Nos hemos regalado un crucero por Alaska por nuestro 50 aniversario y planeamos otro este próximo febrero.

Lo estamos llevando bien desde el punto de vista financiero y tenemos algunos ahorros en los que confiar en nuestra vejez. Médicamente, cuento con Medicare y con un suplemento que cubre nuestros gastos médicos.

El gerente de mi oficina todavía me llama de vez en cuando para que le ayude y he ido a trabajar un par de veces desde que me fui, pero depende de mí decir sí o no. – Flowergal

 

“Me sentí invitada a dejar mi empresa…”

...y no había pensado en jubilarme tan pronto. Me sometieron a una mastectomía simple y a quimioterapia. La quimioterapia me afectó, como a muchos otros, y me provocó el llamado "quimiocerebro": después de un día entero de pruebas me diagnosticaron deterioro cognitivo. Las pruebas se realizaron a petición de la aseguradora. A pesar del diagnóstico cognitivo, mi empresa seguía presionándome para que volviera a trabajar. La aseguradora parecía no creer a la persona contratada que había hecho las pruebas y el diagnóstico.

Por lo tanto, mi empresa me presionaba para que volviera a trabajar. La aseguradora no creía en sus propias pruebas y se negaba a seguir respaldándome. Sufrí deterioro cognitivo. Me sentí totalmente desamparada por las organizaciones; me sentí acosada, así que me retiré. No estoy contenta por las circunstancias en las que se desarrolló todo, pero sí de haber salido de esa carrera de locos. Espero contar con el suficiente dinero para llegar al fin de mis días. – Albertan

 

“Mi única opción es la jubilación anticipada”.

Llevaba desde los 25 años aportando a un plan de pensiones 401k, y los últimos 11 años también había incluido un plan de jubilación/pensiones de mi empresa. Me diagnosticaron estadio IV de novo en 2016, pero seguí trabajando. Me detectaron [metástasis cerebrales] en 2017, y seguí trabajando hasta el verano de 2018, cuando los efectos secundarios relacionados con el tratamiento empezaron a ser difíciles de gestionar y de compaginar con un trabajo a jornada completa. A los 43 años, me acogí a una baja de larga duración y tengo previsto retirarme oficialmente el próximo mes.

Por desgracia, a los 44 años, mi única opción es la jubilación anticipada con una penalización del 26 % y una distribución del capital a lo largo de muchos años (que sería la fórmula del plan de jubilación, no el tiempo que realmente me queda). Esto me deja con dinero suficiente para cubrir mi parte de la prima de atención sanitaria de mi esposo más tal vez 5 dólares al mes. Irrisorio, pero estoy agradecida porque es un buen seguro. Le pasaré el 401k a mi marido después de jubilarme para que él lo tenga, y pude obtener un pago acelerado de la indemnización por fallecimiento para mis necesidades actuales. – illimae

 

“Tener que renunciar a este sueño me entristecía muchísimo”.

Llevaba unos cinco años trabajando muy duro para independizarme, dejar de trabajar por cuenta ajena y poner en marcha mi propio negocio de diseño gráfico cuando las noticias salieron a la luz. Tener que renunciar a este sueño me entristecía muchísimo, pero decidí realmente rápido que desde ese momento en adelante si algo merecía que le dedicara todo mi tiempo, ese algo era mi familia y yo misma. Por suerte, los ingresos de mi esposo son suficientes para mantenernos a flote. Podemos seguir criando a nuestros tres hijos y cuidando de nuestras madres ancianas. – Patty66

 

“Amplio voluntariado y... un pequeño pasatiempo”.

Después de someterme al tratamiento de la enfermedad en estadio temprano, volví a mi trabajo a tiempo parcial durante 18 meses y luego lo dejé a los 55 años. Había pasado 12 años fuera del mercado laboral mientras nuestro hijo crecía y luego trabajé durante una década para cubrir el tiempo que mi marido estuvo desempleado y también la matrícula de la escuela privada. Mi profesión estaba bien remunerada.

La oportunidad de realizar un amplio voluntariado y disfrutar de unos pequeños ingresos por un pasatiempo fueron los pilares de ambos periodos de tiempo, hasta que la enfermedad metastásica se manifestó. Por fortuna, contaba con suficientes créditos recientes de la Seguridad Social como para optar a una prestación por discapacidad. Trabajar más de unas cuantas horas a la semana pondría en peligro todo eso. Viajamos en la medida en que mi salud lo permite.

Con fatiga y anemia, son necesarios descansos frecuentes, por lo que no puedo mantener el ritmo en lugares con mucha gente. Además, trato de aprovechar la necesidad de evitar aglomeraciones, con sus virus y otros organismos infecciosos desagradables, en mi ventaja: así puedo hacer recados e ir de compras cuando las tiendas están poco concurridas. – vlnrph

 

“Andaré justita, pero estoy agradecida por mis beneficios”.

Yo, como muchas otras ya han compartido, me sentí invitada a dejar mi empresa. Cambiaron los requisitos de mi trabajo, lo que me hacía físicamente imposible arreglármelas mientras me recuperaba de mi tratamiento contra el cáncer, que consistió en cirugía, quimioterapia, radiación, Herceptin y terapia hormonal. Afortunadamente, llevaba 20 años con mi organización y me quedaba menos de un año para solicitar la jubilación, por lo que me tuvieron que dejar jubilarme con el 100 % de mi salario si cubría mi propio seguro médico acogiéndome a la ley COBRA durante 11 meses y tres semanas.

Trabajé a tiempo parcial más cerca de casa durante un par de años y finalmente solicité a la Seguridad Social la jubilación anticipada a los 62 años. Iré justita, pero agradezco que mis beneficios me hayan cubierto tan bien como lo hicieron, y aunque no tenía previsto dejar mi trabajo, creo que fue lo mejor para recuperarme de la enfermedad. La recuperación lleva mucho más tiempo de lo que se nos dice al principio. – ChaCha57

 

“En este mismo momento me veo en la tesitura de tomar esta decisión...”

…Me diagnosticaron [cáncer de mama lobular invasivo] el 30 de agosto, y la enfermedad está en estadio IV con metástasis óseas. Estoy tomando Arimidex y recibiendo radioterapia, luego lo más probable es que comience a tomar Ibrance, una vez que termine con la radiación. Tengo tan solo 57 años, soy médico y no tenía previsto jubilarme hasta al menos haber cumplido los 65.

Las metástasis óseas me causan bastante dolor. Antes de mi diagnóstico, pensé que tan solo estaba "envejeciendo" y tenía "artritis". Tengo un umbral de dolor razonablemente alto, por lo que, durante bastante tiempo, pude negar lo que me pasaba. También sufro de una fatiga horrible, que ya estaba presente antes de mis tratamientos de radiación.

Tengo un plan de discapacidad a largo plazo, que podría usar mientras tomo mi decisión, pero de alguna manera siento que sería como "renunciar" a dejar de trabajar. Temo que si dejo que esto cambie mi vida de manera drástica, estaré cediendo a la enfermedad y acortando potencialmente mi vida. Al menos, desde el punto de vista financiero, sé que no debería faltarme de nada, pero no sé si emocionalmente podría llevarlo todo tan bien. – KatherineAriadne

 

“Me revelo contra sentirme ‘derrotada’ si decido jubilarme”.

He vuelto al trabajo dando un 120 %, ¿pero estoy disfrutándolo? Un par de meses después de volver cambiaron los requisitos de mi trabajo y creo que no para mejor. Parece que hay más trabajo (sobre todo viajes) a cambio de menos oportunidades (ya no tengo que "gestionar", como si eso fuera bueno). Si bien la quimioterapia y la parte intensa del tratamiento resultaron muy duras, pude pasar más tiempo con mi marido, que los dos disfrutamos ya que él es mayor y ya está jubilado, y trabajaba desde casa, lo que me resultaba menos estresante que el tiempo que pasaba en la oficina y en la carretera. Nos concentramos en no dejar que el cáncer “nos venciera”, pero no hay duda de que cambia tu perspectiva y te hace querer cambiar otras cosas en tu vida. Pero sigo sin estar segura en el trabajo. Me revelo contra sentirme “derrotada” si decido jubilarme. Es como si decepcionara a la gente, en especial a las mujeres que vienen detrás de mí a las que les gusta ver un regreso al estilo de una supermujer, ¡y tal vez también resultará gratificante para otras personas que no esperaban que volviera en absoluto! Grrrr... ¿es demasiado pronto para saber lo que quiero realmente? ¿Es que lo que quiero en realidad es simplemente un trabajo distinto y no la jubilación?

Mientras pienso en ello, me hago montones de kilómetros de carretera cada semana en el trabajo mientras sigo recibiendo tratamiento (en muchos países, se puede recibir tratamiento subcutáneo de Herceptin), y desde luego el ritmo no ha bajado en absoluto. Estoy viajando más que nunca, y no puedo decir que sea divertido. – Boogirl

 

“De ninguna manera estaba preparada financieramente para retirarme”.

He publicado en otros foros lo que ha supuesto para mí verme forzada a dejar mi trabajo. Este curso de los acontecimientos me había sumido en una profunda tristeza. La poca sensibilidad de mi empresa me ha decepcionado muchísimo. Me diagnosticaron cáncer a los cuarenta y tantos, por lo que de ninguna manera estaba preparada financieramente para retirarme. Había sufrido despidos en recesiones anteriores e, irónicamente, había cambiado de carrera solo unos años antes con la esperanza de tener unas perspectivas de empleo más estables.

Estoy en EE. UU. Muchos de nosotros sabemos que nuestro sistema de atención sanitaria plantea una serie de desafíos. Algunas personas no se dan cuenta de lo dramático que puede resultar para sus perspectivas de empleo el incurrir en altos costes médicos. Si un empleador está "completamente asegurado", esto es, contrata un seguro para todos los empleados, nuestros altos costes médicos pueden aumentar el coste de la cobertura para la empresa. Si trabajamos para grandes empleadores, estos suelen "autoasegurarse", lo que significa que no contratan seguros, sino que realmente pagan nuestras facturas médicas. Muy poca gente es consciente de esto. Es una ventaja para las empresas cuya plantilla es joven y goza de buena salud. Pero si le estás costando a tu empresa cientos de miles de dólares de manera indefinida, eso no te convierte en el empleado más atractivo.

He leído relatos de muchas personas con altos costes de atención sanitaria que se vieron obligadas a abandonar por estos incentivos perversos. No puedo ni siquiera culpar por completo a las empresas. Es una locura que nuestras empresas tengan algo que ver con nuestra atención sanitaria. Ciertamente admiro a las empresas que son solidarias y tratan bien a los empleados. Si no habéis tenido tanta suerte, os animo a que informéis a vuestros funcionarios electos. Considera alzar la voz y abogar por la eliminación de estas barreras para seguir trabajando. Si no lo hacemos, nada cambiará. – Lumpie

¿Tomaste la decisión o te viste obligada a jubilarte antes de lo que tenías previsto como resultado de un diagnóstico de cáncer de mama? ¿Cómo llegaste a tomar la decisión? ¿Estabas preparada? ¿Qué has acabado haciendo en tu jubilación?

 
Lilly Oncology

This content was made possible by Lilly Oncology.

— Se actualizó por última vez el 7 de febrero de 2022 20:30

Participa en la conversación sobre Diez personas jubiladas anticipadamente tras un diagnóstico de cáncer de mama
Conecta con una comunidad de apoyo de personas que tratan miles de temas en todos nuestros foros de discusión. Nuestra comunidad da la bienvenida a todas las personas diagnosticadas con cáncer de mama, preocupadas por una afección mamaria o que cuidan a un ser querido afectado por cáncer de mama.
Obtener más información