comscoreProblemas laborales

Problemas laborales

El impacto del diagnóstico de cáncer de mama en la vida laboral varía según la persona. Para algunas, el efecto es mínimo. Otras quizás tengan preguntas sobre cómo gestionar el trabajo y el tratamiento.

El impacto del diagnóstico de cáncer de mama en la vida laboral puede variar según la persona. Para algunas personas, el efecto es mínimo. Es posible que tengan un supervisor comprensivo, un horario de trabajo flexible y un equipo alentador que las apoye durante el tratamiento. Otras quizás tengan preguntas sobre cómo gestionar el trabajo y el tratamiento: ¿Qué le digo a mi jefe? ¿Debo dejar de trabajar por un tiempo para recibir tratamiento? ¿Cómo pago las cuentas?

A continuación, te ofrecemos algunas estrategias para manejar los aspectos emocionales, físicos y legales que supone equilibrar el trabajo y el tratamiento del cáncer de mama.

 

Informar a tu jefe y a tus compañeros de trabajo sobre tu diagnóstico de cáncer de mama

Cuando piensas en hablar con tu jefe y tus compañeros de trabajo sobre el diagnóstico de cáncer de mama, tal vez la primera pregunta que te hagas sea: “¿Debo decirles?” No tienes obligación de decirle a nadie en el trabajo, a menos que sea evidente que tu diagnóstico o tratamiento interferirá en tu capacidad para trabajar o en tu horario de trabajo. Ten en cuenta que si decides no hablar sobre tu salud en el trabajo, pueden surgir algunas preguntas si tu nivel de productividad se ve afectado o si necesitas tomarte mucho tiempo libre debido a las consultas para recibir tratamiento.

Quizá decidas contarles solo a algunas personas: tu supervisor, tus colegas más cercanos o alguien con quien compartes responsabilidades. O bien, podrías decidir contarles a todos, según qué tan cómoda te sientas. Ten en cuenta que las personas pueden reaccionar de distintas maneras. Tal vez recibas apoyo de algunos compañeros de trabajo, mientras que otros podrían no sentirse tan cómodos con la conversación.

Tu comodidad es lo más importante: haz lo que sientas que es correcto para ti. A continuación, enumeramos algunos puntos para tener en cuenta mientras decides cómo y qué contarles a las personas en el trabajo:

  • Ten la conversación en un lugar cómodo y privado.

  • Habla con tus compañeros de trabajo en grupos pequeños de no más de tres personas para facilitar la conversación.

  • Asegúrale al equipo que estás comprometida con tu trabajo. Explícales que harás todo lo que esté a tu alcance para hacer el mejor trabajo posible. Por ejemplo, puedes pedirle a alguien que se encargue de tus tareas mientras no estás en el trabajo y decirle que harás un seguimiento cuando regreses.

  • No tengas miedo de pedirles ayuda y comprensión a tus compañeros de trabajo. Explícales que necesitarás algo de flexibilidad en tu horario de trabajo y apoyo en algunos proyectos.

  • Asegúrales que mantendrás a todos informados sobre tu salud según sea necesario. Permite que tus compañeros de trabajo te hagan preguntas sobre tu situación. Lo más probable es que les importes y deseen ayudar. Al mismo tiempo, si te parece que hacen demasiadas preguntas, hazles saber que agradeces la preocupación, pero que te gustaría concentrarte en el trabajo.

  • Comenta sobre un posible cambio en tu aspecto. Es posible que tengas pérdida del cabello, por ejemplo, en caso de que recibas determinados medicamentos de quimioterapia.

 

Trabajar durante el tratamiento del cáncer de mama

Si vas a trabajar durante el tratamiento, díselo al médico. Tal vez el médico pueda programar los tratamientos en función de tus horarios de trabajo o brindarte sugerencias para sobrellevar el estrés laboral mientras recibas tratamiento. También puedes preguntarle si alguno de los tratamientos tiene efectos secundarios que podrían afectar tu rutina diaria, como náuseas y fatiga. Aprende a manejar los efectos secundarios relacionados con los tratamientos del cáncer de mama.

A veces, las personas que reciben tratamiento del cáncer de mama tienen problemas de memoria y capacidad mental, o efectos “cognitivos”. Los efectos cognitivos, como la pérdida de la memoria y la falta de concentración, pueden afectar el trabajo. Si descubres que te resulta difícil mantener la concentración o te olvidas de cosas importantes, tal vez te ayude llevar un diario laboral. Es recomendable que utilices el diario para lo siguiente:

  • Registrar reuniones, citas y consultas con fecha y hora, con quién te encontraste y de qué hablaron. Puedes llevar un registro de las reuniones de trabajo y de las consultas con el médico.

  • Anota las conversaciones importantes. Toma notas que incluyan ideas que deseas recordar y decisiones tomadas durante la conversación. Si tienes reuniones frecuentes en el trabajo, lleva el diario para tomar notas.

  • Haz un seguimiento de los plazos. Haz una lista con las fechas de entrega de tus proyectos y lleva un registro temporal de los objetivos alcanzados a lo largo del camino.

  • Haz una lista de tareas pendientes y toma nota cada vez que se te ocurra una nueva. Agrega una marca de verificación a cada punto cuando lo cumplas.

  • Fija objetivos realistas para llevar a cabo las tareas. Intenta cumplir los objetivos, si puedes, pero no te presiones demasiado.

  • Lleva un cronograma por escrito para ayudarte a recordar los días de trabajo y los días libres.

 

Tomarte tiempo libre para recibir tratamiento

Algunas personas que quisieran tomarse tiempo libre durante el tratamiento del cáncer de mama tal vez estén preocupadas por la cobertura del seguro médico y la estabilidad financiera. Sin embargo, hay maneras de tomarte el tiempo que necesitas y, al mismo tiempo, conservar tu trabajo, beneficios y seguridad financiera. A continuación, te presentamos algunas opciones para que consideres:

Los programas de discapacidad a corto y largo plazo te permiten apartar un porcentaje de tus ingresos en caso de sufrir una lesión o una enfermedad que te impidan trabajar. El estado o algunos empleadores pueden conceder la discapacidad a corto plazo por un período determinado, por lo general, de tres a seis meses. Cuando finaliza el período de discapacidad a corto plazo, el gobierno federal o tu empleador puede aprobar la discapacidad a largo plazo. La discapacidad a largo plazo es para empleados que tienen previsto faltar al trabajo por un período prolongado o de manera indefinida.

Si tu empresa no ofrece un plan de discapacidad a corto plazo como parte del paquete de beneficios, puedes adquirir una póliza de seguro por discapacidad mediante un agente de seguros o un asesor financiero. Habla con el personal de recursos humanos para averiguar qué ofrece tu empresa y saber si reúnes los requisitos.

La ley de licencia familiar y médica (FMLA) permite que te tomes una licencia sin goce de sueldo de hasta 12 semanas para recuperarte de una afección grave, mientras conservas tu puesto en la empresa y todos tus beneficios. Sin embargo, la ley FMLA solo cubre a empresas que tengan 50 empleados o más. Además, debes ser empleada a tiempo completo y haber trabajado en la empresa al menos un año.

Si tienes previsto tomarte licencia del trabajo, hay algunas medidas que puedes tomar para ayudar a tus compañeros en tu ausencia y facilitar tu regreso al lugar de trabajo.

  • Habla con tu supervisor para que tus compañeros se encarguen de una parte de tus tareas y responsabilidades. Uno de tus compañeros incluso podría actuar como persona “encargada” y responder preguntas o tomar decisiones por ti en tu ausencia.

  • Organiza y etiqueta los archivos electrónicos e impresos para que les resulte fácil a los demás encontrar información o documentos importantes.

  • Si hay tareas de las que solo tú eres responsable, considera escribir documentos de proceso para que otras personas puedan encargarse de esas tareas en tu ausencia.

Después de tomarte tiempo libre, piensa si tu antiguo cronograma te seguirá dando resultado o si necesitas hacer cambios. ¿Deseas volver de golpe a trabajar a tiempo completo? ¿O prefieres tomártelo con calma y facilitar el proceso con un horario de trabajo a tiempo parcial? Una vez que decidas cuál horario te conviene, habla con tu supervisor. Si trabajar a tiempo completo es difícil, pero necesitas hacerlo para conservar tu seguro médico, habla con tu jefe sobre tomar descansos o hacer pausas durante la jornada laboral mientras te recuperas del tratamiento.

Para algunas personas, regresar al trabajo puede requerir un ajuste mayor del que anticipaban. A continuación, te contamos algunas medidas que puedes probar para que la transición sea un poco más fácil:

  • Si estás lidiando con los efectos secundarios del tratamiento, considera la posibilidad de tener equipos especiales o hacer ajustes ergonómicos que hagan más cómodo tu espacio de trabajo.

  • Decora tu oficina o espacio de trabajo con fotos de familiares y amigos, imágenes o citas que te inspiren, o coloca plantas para que el lugar te resulte más cómodo y agradable.

  • Escucha música o audios de meditación que te calmen, o prueba técnicas de relajación, como respiraciones lentas y profundas, cuando te sientas tensa en el trabajo.

 

Trata de encontrar un equilibrio entre el trabajo y el tratamiento si eres autónoma o independiente.

Si eres propietaria de una empresa o negocio, el hecho de que te diagnostiquen y traten el cáncer de mama no debería afectar de manera considerable tus ingresos. A continuación, te mostramos algunas maneras de mantener tu negocio en funcionamiento mientras recibes el tratamiento que necesitas:

  • Considera la posibilidad de contratar ayuda temporal. Si tienes familiares o amigos de confianza que te ofrezcan intervenir, aprovecha su ayuda. Tal vez tengas un empleado o socio de negocios cercano a quien le puedas pedir que te asista en tu rol.

  • Mantén todos tus registros claros y fáciles de manejar para que cualquiera que intervenga en tu ayuda pueda llevar a cabo las tareas necesarias con facilidad.

  • Si puedes, lleva a cabo las tareas más grandes antes de comenzar el tratamiento. Si necesitas seguir participando en la actividad una vez que comience el tratamiento, será más fácil gestionar las tareas más pequeñas.

  • Conoce tu cobertura de atención sanitaria. Revisa tu plan para asegurarte de que todos los tratamientos estén cubiertos. Si no tienes cobertura de atención sanitaria y no trabajas, puedes adquirir un plan de discapacidad mediante un agente de seguros. También puedes buscar otras maneras de pagar el tratamiento.

  • Consulta a un asesor financiero, en caso de ser necesario. Averigua cómo puedes ahorrar un poco de dinero, tal vez para absorber algo del impacto financiero de ausentarte del trabajo.

  • Aprovecha que eres la jefa. Mantén un horario de trabajo flexible e intenta trabajar desde casa si aún no lo haces.

 

Buscar un trabajo nuevo después del diagnóstico de cáncer de mama

Si estás buscando un empleo nuevo, tal vez te preguntes qué lugar ocupa tu estado de salud en el proceso. Recuerda que, en una entrevista de trabajo, no es obligatorio informar a posibles empleadores sobre tu estado de salud. En la mayoría de los casos, es ilegal que un posible empleador te pregunte por tus antecedentes de salud, aunque puede preguntar por tu capacidad para hacer el trabajo si cree que podrías tener alguna limitación.

Si surgen preguntas sobre tu estado de salud en una entrevista de trabajo, puedes ser cuidadosa y, al mismo tiempo, honesta en tus respuestas. Por ejemplo, si alguien te pregunta por una interrupción en tu currículum vítae, puedes responder que tuviste un problema de salud que se trató y se resolvió, y que estás lista para trabajar. Céntrate en tus capacidades y habilidades. Si aún estás recibiendo tratamiento y tienes necesidades de adaptación específicas, como un horario de trabajo flexible, sí tienes que hacérselo saber a un posible empleador. Asegúrale que tu ética de trabajo no se verá comprometida.

 

Reconocer la discriminación por cáncer en el trabajo y responder a eso

A veces, las personas diagnosticadas con cáncer reciben un trato injusto en el trabajo. Las acciones sesgadas o parciales, como pasar por alto a un empleado capaz para un ascenso, pagar desigualmente a empleados por el mismo trabajo o, incluso, hacer bromas o comentarios inapropiados, pueden considerarse una forma de discriminación. Es ilegal que un empleador trate de manera diferente a empleados capaces debido a su estado de salud. Los empleados que creen ser objeto de discriminación por cuestiones de salud están protegidos por la ley para estadounidenses con discapacidades (ADA), pero solo si el empleador está al tanto de su afección. Si crees que recibes trato diferente debido a tu diagnóstico de cáncer de mama, te recomendamos que consideres hacer lo siguiente:

  • Habla con tu supervisor o con el personal de recursos humanos si ocurrió un incidente que te preocupa o te incomoda.

  • Documenta todos los incidentes que parezcan discriminatorios. Incluye detalles de cada suceso, como la hora, la fecha y todo lo que se dijo.

  • Registra tus antecedentes laborales de manera detallada, incluida una lista de tus logros y objetivos alcanzados. Incluye las horas trabajadas y los días que no trabajaste, con notas de los turnos de otra persona que cubriste o turnos tuyos que otras personas cubrieron.

  • Ponte en contacto con la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de EE. UU. (EEOC) para obtener más información sobre tus derechos. La EEOC aplica leyes federales que prohíben la discriminación laboral.

  • No pierdas la oportunidad de presentar una queja. Existe un plazo estándar de 180 días para presentar la queja formal desde el momento en que ocurre un incidente. Algunas leyes locales o estatales pueden permitirte hasta 300 días a partir del incidente original para presentar una queja, según la situación. Comunícate con la EEOC para obtener más información.

  • Consulta a un abogado especializado en discriminación. Un profesional idóneo puede proporcionarte información y orientación específicas de tu situación. Analiza con tu abogado los pasos a seguir en el proceso.

 

Jubilación anticipada tras un diagnóstico de cáncer de mama

Les pedimos a integrantes de la comunidad de Breastcancer.org que se jubilaron antes de lo previsto que nos cuenten su experiencia, qué sintieron al dejar su carrera, los aspectos financieros para tener en cuenta y las nuevas perspectivas en cuanto a la jubilación. Lee el artículo La opinión de 10 personas sobre la jubilación anticipada tras un diagnóstico de cáncer de mama.

— Se actualizó por última vez el 30 de marzo de 2022, 17:30