comscoreQuimioterapia

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento de uso frecuente para el cáncer de mama en el que se utilizan medicamentos para detener o ralentizar el crecimiento de las células de cáncer de mama.
 

¿Qué es la quimioterapia?

La quimioterapia, a menudo abreviada como “quimio”, es un tratamiento en el que se utilizan medicamentos para detener o ralentizar el crecimiento de las células de cáncer de mama. Se considera que es un tratamiento “sistémico”, es decir, que afecta a todo el cuerpo a través del torrente circulatorio.

Las células de cáncer de mama crecen y se dividen con mayor rapidez que las células sanas. La quimioterapia afecta las células que se multiplican con rapidez, como las células cancerosas, más que las células sanas. Aun así, los medicamentos de quimioterapia son fuertes y pueden dañar las células sanas, en especial, aquellas que crecen y se dividen rápidamente.

Los medicamentos de quimioterapia pueden administrarse de las siguientes formas.

  • por vía intravenosa: se administran directo en el torrente circulatorio a través de una vía intravenosa (IV) propiamente dicha, una vía de acceso o un catéter.

  • por vía oral en comprimidos o cápsulas que se toman por boca.

Existen varios medicamentos de quimioterapia que se utilizan para tratar el cáncer de mama. En muchos casos, en los tratamientos de quimioterapia, se utiliza una combinación de dos o más medicamentos.

En función de las características del cáncer de mama, los medicamentos de quimioterapia pueden combinarse con otros tratamientos, como la terapia hormonal, la radioterapia, la terapia dirigida o la inmunoterapia.

 

Cómo funciona la quimioterapia

Los medicamentos de quimioterapia detienen o ralentizan el crecimiento de las células de cáncer de mama. Para ello, las destruyen o impiden que se dividan.

Las células del cáncer de mama tienden a crecer y dividirse muy rápidamente de forma descontrolada y desordenada. Debido a que crecen y se dividen tan rápido, las células cancerosas se desprenden del tumor original y avanzan hacia otras partes del cuerpo.

Como los medicamentos de quimioterapia viajan por el torrente circulatorio, pueden destruir las células cancerosas del tumor original y en todo el organismo.

La mayoría de las células sanas crecen y se dividen de forma ordenada y precisa, por lo que no se ven tan afectadas por la quimioterapia como las células que se multiplican rápido, que es el caso de las células cancerosas. Aun así, existen ciertas células sanas que se dividen de forma acelerada, como las que se encuentran en las siguientes partes del cuerpo:

  • folículos capilares

  • uñas

  • boca

  • tracto digestivo

  • médula ósea

La quimioterapia puede dañar estas células, lo que puede causar efectos secundarios tales como pérdida del cabello, cambios en las uñas, llagas o aftas bucales, náuseas y vómitos.

 

Cómo se administra la quimioterapia

Los médicos administran quimioterapia de diferentes formas para tratar todos los estadios del cáncer de mama. La recomendación de este tratamiento para tu caso en particular depende de las características del cáncer de mama, tus antecedentes médicos personales y tus preferencias.

Después de la cirugía para tratar el cáncer de mama en etapa temprana

Los médicos denominan “adyuvante” a la quimioterapia que se administra después de la cirugía. La quimioterapia se administra con el propósito de destruir las células cancerosas que puedan haber quedado en la mama o haberse diseminado a otras partes del cuerpo después de la cirugía realizada para extirpar el tumor. Estás células únicas o grupos de dos o tres células son demasiado pequeñas para detectarse en pruebas de diagnóstico por imágenes. Con la quimioterapia que se administra después de la cirugía, se reduce el riesgo de que el cáncer regrese, lo que los médicos llaman “recurrencia”.

De todos modos, debes recordar que los médicos no recomiendan la quimioterapia después de la cirugía para todas las personas diagnosticadas con cáncer de mama en estadio temprano, excepto en los casos siguientes:

  • Si se detectan células cancerosas en los ganglios linfáticos cercanos a la mama afectada, los médicos podrían recomendar quimioterapia.

  • Si el cáncer tiene características que lo clasifican como más agresivo, por ejemplo, si es negativo para receptores de hormonas o positivo para HER2, los médicos suelen recomendar quimioterapia.

  • Si se trata de una mujer premenopáusica, es más probable que el médico recomiende quimioterapia porque el cáncer de mama en estas pacientes tiende a ser más agresivo.

En las pruebas genómicas tumorales se analiza una muestra del tumor maligno para determinar el nivel de actividad de ciertos genes. El nivel de actividad de estos genes afecta el comportamiento del cáncer, incluida la probabilidad que tiene de crecer y extenderse. Si no se conoce con certeza si la quimioterapia traerá beneficios, es posible que tu médico te recomiende someterte a una prueba genómica para ayudar a guiar tu decisión sobre el tratamiento.

Antes de la cirugía de cáncer de mama en etapa temprana

Los médicos denominan quimioterapia a los tratamientos que se administran antes de la quimioterapia neoadyuvante de cirugía. La quimioterapia se administra antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor y con los siguientes fines:

  • lograr que tu cirujano tenga las mejores probabilidades de extirpar el tumor por completo

  • reducir la cirugía (puedes someterte a una lumpectomía en lugar de una mastectomía, por ejemplo)

  • reducir la cantidad de tumores malignos en los ganglios linfáticos, lo que también disminuye el alcance de la cirugía de ganglios linfáticos

Con la quimioterapia antes de la cirugía, tu médico también podrá determinar lo siguiente:

  • ver cómo responde el cáncer de mama a los medicamentos de quimioterapia

  • determinar si se necesitan otros medicamentos para tratar el cáncer de mama si este no responde a los medicamentos de quimioterapia

De todos modos, debes recordar que los médicos no recomiendan la quimioterapia antes de la cirugía para todas las personas diagnosticadas con cáncer de mama en etapa temprana. Pero, en general, los médicos pueden recomendar la quimioterapia antes de la cirugía para las personas con los diagnósticos siguientes:

  • cáncer de mama inflamatorio

  • cáncer de mama positivo para HER2

  • cáncer de mama triple negativo

  • tumores por cáncer de mama de gran tamaño

  • tumores por cáncer de mama de grado alto

  • tumores por cáncer de mama que hace metástasis en los ganglios linfáticos

Tratamiento del cáncer de mama metastásico y en estadio avanzado

El cáncer de mama en estadio avanzado es aquel en el que el cáncer que hace metástasis fuera de la mama en tejidos cercanos, como la piel o la pared torácica. Cuando el cáncer en estadio avanzado hace metástasis en otras partes del cuerpo alejadas de la mama, como en los huesos o el hígado, se denomina “cáncer de mama metastásico”.

En función del lugar en donde el cáncer de mama haga metástasis, la cirugía para extirpar el tumor puede o no ser una opción de tratamiento. En este caso, es posible que los médicos recomienden tratar el cáncer con quimioterapia, por lo general, en combinación con otros medicamentos, como terapia dirigida o inmunoterapia.

Si se trata de un caso de recurrencia de cáncer de mama metastásico o en estadio avanzado (es decir, si ya recibiste un diagnóstico anterior de cáncer de mama en etapa temprana y la enfermedad regresó), tu médico tendrá en cuenta cualquier tratamiento de quimioterapia anterior que hayas recibido para desarrollar un plan de tratamiento.

 

Combinaciones de medicamentos de quimioterapia

Existen varios medicamentos de quimioterapia que se utilizan para tratar el cáncer de mama. En la mayoría de los casos de cáncer de mama en etapa temprana, el médico recomendará una combinación de dos o tres medicamentos, en función de las características del tumor maligno. Estas combinaciones se conocen como “tratamiento de quimioterapia”. Existen varias pautas estándar que los médicos utilizan para tratar el cáncer de mama en etapa temprana.

A veces los medicamentos de quimioterapia se administran de a uno por vez, en especial para tratar el cáncer de mama en estadio avanzado. Sin embargo, también pueden administrarse determinadas combinaciones en algunos casos.

Existen diversas clases o grupos de medicamentos de quimioterapia que se utilizan para tratar el cáncer de mama. Sin embargo, dos de ellos se administran con más frecuencia en los casos de enfermedad en etapa temprana, y en muchas pautas estándar se incluye un medicamento de alguno de estos grupos o de ambos.

  • Las antraciclinas destruyen las células cancerosas porque dañan sus genes e impiden que se dividan y multipliquen. Adriamicyn (nombre genérico: doxorrubicina), Doxil (nombre genérico: doxorrubicina), daunorrubicina, Ellence (nombre genérico: epirubicina) y mitoxantrona son antraciclinas que se emplean para tratar el cáncer de mama.

  • Los taxanos interfieren en la capacidad que tiene la célula cancerosa de dividirse. Taxol (nombre genérico: paclitaxel), Abraxane (nombre genérico: paclitaxel unido a albúmina o nab-paclitaxel) y Taxotere (nombre genérico: docetaxel) son taxanos que se utilizan para tratar el cáncer de mama.

Entre los tratamientos de quimioterapia estándar para tratar el cáncer de mama en etapa temprana, se incluyen las siguientes combinaciones.

  • AC ± T: Adriamycin (o Doxil) y Cytoxan (nombre genérico: ciclofosfamida) con o sin Taxotere o Taxol

  • TC: Taxotere y Cytoxan

  • CMF: Cytoxan, metotrexato y fluoruracilo

 

Qué puedes esperar durante la quimioterapia

Algunos medicamentos de quimioterapia para tratar el cáncer de mama se pueden tomar por vía oral como comprimidos, pero la mayoría se administra mediante infusión venosa a través de una vía intravenosa, una vía de acceso o un catéter durante un período determinado.

Generalmente, la quimioterapia se administra en ciclos: un período específico de tratamiento seguido de un período de recuperación. Un ciclo puede incluir quimioterapia el primer día y luego tres semanas de recuperación sin tratamiento.

Un tratamiento de quimioterapia está compuesto de diversos ciclos. La cantidad de ciclos del tratamiento y el tiempo total de cada tratamiento de quimioterapia dependen de los medicamentos que recibas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las pautas son de entre 3 y 6 meses.

En algunos casos, el médico puede recomendar un tratamiento de quimioterapia con dosis densa si el cáncer se considera agresivo. En la quimioterapia con dosis densa, transcurre menos tiempo entre ciclos, por ejemplo, cada dos semanas en lugar de tres.

Más información
 

Efectos secundarios de la quimioterapia

De nuevo, la quimioterapia puede dañar las células que se dividen rápidamente, como las células dentro de la boca y los intestinos, y aquellas que se encargan del crecimiento del cabello, lo cual puede causar efectos secundarios.

Los efectos secundarios que puedes manifestar dependen del tratamiento de quimioterapia que hayas recibido, la cantidad de ciclos a los que te sometas y tu estado general de salud. Asimismo, puedes experimentar distintos efectos secundarios que otra persona que recibe el mismo tratamiento.

Es importante informar a tu equipo de atención sanitaria sobre los efectos secundarios que presentes. Existen medicamentos que pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia. Si los efectos secundarios no se pueden controlar con un medicamento, entonces existen otros que podrás probar.

La mayoría de los medicamentos de quimioterapia pueden causar efectos secundarios a corto plazo que desaparecen al finalizar el tratamiento. De todos modos, existen ciertos medicamentos de la quimioterapia que pueden causar efectos secundarios a largo plazo y que requieren control continuo.

Es muy importante que sepas que no es posible determinar la eficacia de la quimioterapia en función de los efectos secundarios. Algunas personas creen que cuanto más graves sean los efectos secundarios, más eficaz es la quimioterapia, o bien que, si los efectos secundarios son menos graves, entonces la quimioterapia no es eficaz. Esto no es verdad. Los efectos secundarios no están relacionados con la eficacia de la quimioterapia.

Tú y tu médico analizarán los beneficios y los efectos secundarios cuando decidan qué tratamiento de quimioterapia es más adecuado para ti. Es recomendable que le pidas al médico que te hable acerca de los efectos secundarios que puedas experimentar. Estos son algunos de los efectos secundarios de la quimioterapia más frecuentes a corto plazo:

Entre los posibles efectos secundarios de la quimioterapia a largo plazo y más graves, se incluyen los siguientes.

  • Infertilidad. Algunos medicamentos de quimioterapia afectan los ovarios y pueden inhibir la ovulación y la menstruación, en algunos casos, de forma permanente. Una mujer que desee tener hijos necesitará realizarse tratamientos de fertilidad para quedar embarazada. Los medicamentos de quimioterapia también afectan los espermatozoides, ya que estos se dividen rápidamente. Si todas las células inmaduras que se dividen para producir nuevos espermatozoides —es decir, las espermatogonias— se dañan y no pueden producir espermatozoides maduros, entonces se puede presentar infertilidad permanente. Obtén más información sobre Fertilidad y problemas en el embarazo.

  • Debilitamiento o pérdida ósea. Las mujeres que atraviesan la menopausia de forma temprana como consecuencia de la quimioterapia suelen correr un riesgo más alto de padecer osteopenia y osteoporosis, dos afecciones en las que la densidad ósea es inferior a la normal. Obtén más información sobre Osteoporosis y osteopenia.

  • Daños cardíacos. Los medicamentos de quimioterapia con antraciclinas, entre los que se incluyen Adriamycin (nombre genérico: doxorrubicina), Doxil (nombre genérico: doxorrubicina) y Ellence (nombre genérico: epirrubicina) pueden causar efectos tóxicos en el corazón. Es probable que los médicos recomienden someterse a controles cardíacos de forma continua a las personas que recibieron tratamiento con antraciclina u otro medicamento de quimioterapia que pueda dañar el corazón. Obtén más información sobre los problemas cardíacos que puede causar la quimioterapia.

  • Leucemia. En casos poco frecuentes, la quimioterapia para tratar el cáncer de mama puede desencadenar un tipo de cáncer secundario conocido como “leucemia” (cáncer de los glóbulos) años después de haber finalizado la quimioterapia.

Los expertos recomiendan crear un plan de atención para el período de supervivencia a fin de garantizar que te hagas estudios periódicos de detección de estas enfermedades y de otros efectos secundarios graves de la quimioterapia. El plan incluye un resumen de todos los tratamientos recibidos, una lista de los efectos secundarios tardíos o a largo plazo que puedan presentarse y un cronograma de control para dichos efectos secundarios. Obtén más información sobre planes de atención para el período de supervivencia.

 

Pagar por la quimioterapia

El costo de la quimioterapia depende de los siguientes factores:

  • los medicamentos utilizados y la dosis de cada uno

  • la duración y la frecuencia de administración de la quimioterapia

  • el lugar de administración de la quimioterapia

  • tu lugar de residencia

Antes de comenzar la quimioterapia, una persona del consultorio de tu médico se comunicará con tu compañía de seguro para que aprueben tu plan de quimioterapia. La mayoría de los planes de seguro médico cubren el costo de la quimioterapia, pero es posible que haya algunas tarifas asociadas a las instalaciones que no cubra el seguro. Si tienes preguntas, un trabajador social o un miembro del personal de enfermería podrá ayudarte.

Si necesitas asistencia financiera, es posible que existan organizaciones que puedan ayudar. El Instituto Nacional del Cáncer ofrece una lista de servicios financieros y otro tipo de soporte. También puedes llamar al 1-800-422-6237 y solicitar información sobre organizaciones de asistencia financiera.

 
 
 

Cumplimiento del tratamiento de quimioterapia

La quimioterapia es más eficaz cuando recibes la cantidad de medicamentos correspondiente al período recomendado.

Lo mejor es no omitir ninguna sesión de quimioterapia. Aun así, es posible que tu médico cambie el cronograma de quimioterapia para ayudarte a lidiar con algunos efectos secundarios que estés experimentando y luego te avise cuándo puedes retomar el tratamiento.

Dado que la quimioterapia puede durar varios meses, puede resultar difícil coordinar el cronograma de tratamiento con el trabajo y las actividades familiares:

  • Algunas personas pueden tener problemas con los traslados desde y hacia el centro para recibir las infusiones de quimioterapia.

  • Algunas personas que toman comprimidos o cápsulas para la quimioterapia pueden tener problemas para acordarse de tomar el medicamento todos los días.

Estos son algunos pasos que pueden ayudarte a seguir adelante con el cronograma del tratamiento de quimioterapia.

Pide ayuda con el cronograma. En general, no es recomendable omitir la quimioterapia para irse de vacaciones o para asistir a un evento. Sin embargo, puedes pedirles al médico o a los miembros del personal del centro de tratamiento que te ayuden a planificar los ciclos de tratamiento de modo que puedas salir cuando te sientas bien.

Si estás trabajando, pregunta si pueden planificar tus infusiones los días jueves o viernes por la tarde. De esa forma, tendrás todo el fin de semana para descansar y tratar los efectos secundarios que se puedan presentar.

Si tienes efectos secundarios perturbadores, habla con tu médico. Hay medicamentos que pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios más frecuentes de la quimioterapia, como las náuseas, el estreñimiento y la diarrea.

Estas son algunas estrategias para ayudarte a recordar que debes tomar el medicamento de quimioterapia si tomas un comprimido o una cápsula:

  • Pide una copia escrita del plan de tratamiento, y pídele al médico que te indique lo que debes hacer si te olvidas de tomar una dosis. Coloca el plan en un lugar donde lo puedas ver todos los días.

  • Lleva un diario de medicamentos. En un calendario o cuaderno de papel, lleva un registro de cuándo tomas el medicamento cada día.

  • Toma el medicamento a la misma hora cada día. Si puedes tomar el medicamento justo después de algo que haces todos los días (como cepillarte los dientes o desayunar), es más probable que te acuerdes de tomarlo.

  • Usa la función de alarma o calendario en tu teléfono, reloj o computadora.

  • Usa un pastillero para poder ver si tomaste tu medicamento cada día.

  • Usa ayudas visuales. Mantén tus frascos de medicamentos en la mesada del baño e inviértelos después de tomar el medicamento.

  • Planifica con anticipación si realizarás un viaje. Si realizarás un viaje, toma tu medicamento todos los días, lleva comprimidos de más y guárdalos en el frasco original. Si planeas estar fuera de tu casa durante más de una semana, pídele al médico una receta adicional. También puedes pedirle al médico si te puede emitir una receta en tu destino de viaje.

— Se actualizó por última vez el 5 de agosto de 2022, 20:06

Revisado por 2 advisers médicos
 
Jenni Sheng, MD
Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Baltimore, Maryland
Sameer Gupta, MD, MPH
Bryn Mawr Hospital, Bryn Mawr, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría
Participa en la conversación sobre Quimioterapia
Conecta con una comunidad de apoyo de personas que tratan miles de temas en todos nuestros foros de discusión. Nuestra comunidad da la bienvenida a todas las personas diagnosticadas con cáncer de mama, preocupadas por una afección mamaria o que cuidan a un ser querido afectado por cáncer de mama.
Obtener más información