comscoreQué puedes esperar durante la quimioterapia

Qué puedes esperar durante la quimioterapia

Conoce cuándo, dónde y cómo se administra la quimioterapia, y obtén consejos para hacer que el proceso sea lo más sencillo posible.
 
 

Cómo se administra la quimioterapia

Los medicamentos de quimioterapia están disponibles en muchos formatos y pueden administrarse de diversas formas. Todo depende de la ubicación y las características del tumor por cáncer de mama.

Administración por vía intravenosa (IV)

Una forma frecuente de administración de la quimioterapia para tratar el cáncer de mama es por vía intravenosa (IV). El medicamento se administra directamente en el torrente circulatorio a través de una aguja que se coloca por IV, también llamada “aguja con aletas”, o una aguja con catéter (un tubo muy delgado conectado a una aguja retráctil) que se inserta en una vena en la mano o la parte inferior del brazo.

Administración por vía de acceso

La administración de la quimioterapia a través de una vía de acceso también es muy frecuente en el tratamiento del cáncer de mama. Una vía de acceso es un pequeño depósito que se coloca de forma subcutánea durante una corta cirugía ambulatoria, por lo general, en el lado derecho del tórax. La vía de acceso se conecta a un catéter que se inserta en una vena de calibre ancho ubicada en el lado derecho del corazón. Algunas personas pueden referirse a las vías de acceso como “Port-a-Cath” o “Mediport”.

Los medicamentos de quimioterapia se administran a través de una aguja especial que se introduce en la vía de acceso. El reservorio también puede utilizarse para extraer sangre.

Tener colocada una vía de acceso significa menos pinchazos de agujas.

La vía de acceso se mantiene en su lugar durante toda la administración de la quimioterapia.

Una vez completada la quimioterapia, la vía de acceso se extrae en otra breve cirugía ambulatoria.

Si tienes una vía de acceso, es muy importante que prestes atención a ciertos signos de infección, como fiebre, escalofríos, inflamación o enrojecimiento alrededor de la vía.

En algunos casos, es posible que tengas una bomba acoplada a la vía de acceso. Las bombas pueden colocarse dentro del cuerpo (por lo general, se colocan al mismo tiempo que la vía de acceso) o fuera de él. La bomba controla el volumen y la velocidad de infusión del medicamento de quimioterapia a través de la vía de acceso.

Administración por catéter

También conocido como “sonda de infusión larga”, un catéter es un tubo delgado y flexible. Un extremo del catéter se inserta en una vena de calibre ancho, por lo general, ubicada en la zona del tórax. Esto se realiza en una breve cirugía ambulatoria. El otro extremo del catéter permanece fuera del cuerpo. Es muy similar a tener una vía de acceso, pero sin ella.

Los medicamentos de quimioterapia se administran a través de una aguja especial que se inserta en el catéter. El catéter también puede utilizarse para extraer sangre.

Tener colocado un catéter significa menos pinchazos de agujas.

El catéter se mantiene en su lugar durante toda la administración de la quimioterapia.

Una vez completada la quimioterapia, el catéter se extrae en otra breve cirugía ambulatoria.

Si tienes un catéter, es muy importante que prestes atención a ciertos signos de infección, como fiebre, escalofríos, inflamación o enrojecimiento alrededor de él.

En algunos casos, es posible que tengas una bomba acoplada al catéter. Las bombas pueden colocarse dentro del cuerpo (por lo general, se colocan al mismo tiempo que el catéter) o fuera de él. La bomba controla el volumen y la velocidad de infusión del medicamento de quimioterapia a través del catéter.

Administración por vía oral

Algunos medicamentos de quimioterapia se obtienen en comprimidos, cápsulas o líquidos que puedes tomar por la boca.

Administración mediante inyección

Algunos medicamentos de quimioterapia se administran por medio de inyecciones intramusculares en el brazo, el muslo o la cadera, o bien una inyección subcutánea en la parte grasa del brazo o el abdomen.

Administración local

Si el cáncer de mama hace metástasis en la piel, puede tratarse con cremas de quimioterapia que se aplican sobre ella.

Ciclos de quimioterapia

Generalmente, la quimioterapia se administra en ciclos: un período específico de tratamiento seguido de un período de recuperación. Por ejemplo, es posible que recibas quimioterapia el primer día del ciclo y, luego, te indiquen tres semanas de recuperación sin tratamiento. Esto se denomina un ciclo. O bien, es posible que recibas quimioterapia durante varios días consecutivos, o día por medio, y luego tengas un período de recuperación.

Un tratamiento de quimioterapia completo está compuesto de varios ciclos. La cantidad de ciclos de un tratamiento y la duración total de cada una varía según los medicamentos que se usen, pero la mayoría demora de 3 a 6 meses en completarse.

En algunos casos, los médicos pueden recomendar un tratamiento de quimioterapia con dosis densa. En la quimioterapia con dosis densa, los medicamentos se administran con más frecuencia, por ejemplo, cada dos semanas en lugar de tres. Los tratamientos de este tipo suelen recomendarse para los casos de cáncer de mama que son agresivos y presentan un riesgo alto de recurrencia.

 

Recibir una infusión de quimioterapia: paso a paso

Tú y tu médico elaborarán un plan de quimioterapia que se ajuste a tu situación y a tus preferencias individuales.

Las infusiones de quimioterapia que se realizan a través de una aguja, una vía de acceso o un catéter son las más frecuentes, así que, a continuación, resumimos los pasos generales.

Antes de la quimioterapia

Primero, debes visitar a tu oncólogo. Tu médico revisará tu historia clínica y los resultados de los análisis y los estudios de diagnóstico por imágenes que te hayas hecho, y realizará un examen físico.

El médico o un miembro de tu equipo de atención sanitaria te explicarán el tratamiento de quimioterapia que se recomienda para tu caso. Mencionarán la duración de cada ciclo y los beneficios y efectos secundarios del tratamiento.

Además, junto con un miembro de tu equipo de atención sanitaria, revisarás el formulario de consentimiento para el tratamiento y lo firmarás.

También te indicarán si hay algún alimento o medicamento que debas evitar mientras se te administra la quimioterapia. Es muy importante que le informes a tu equipo de atención sanitaria sobre todos los medicamentos con receta y sin receta, las vitaminas y los suplementos que tomas. Ciertos medicamentos, vitaminas y suplementos pueden causar un efecto en los medicamentos de quimioterapia y volverlos más o menos eficaces.

En esta consulta, es probable que programes tu primera sesión de quimioterapia.

El día de la sesión de quimioterapia

Muchas personas creen que es conveniente estar acompañado por alguien más durante las sesiones de quimioterapia. Esta persona puede tomar nota de las indicaciones del médico. En muchos casos, la quimioterapia puede causar fatiga, por lo que necesitarás que alguien pueda llevarte de regreso a casa.

Puedes recibir quimioterapia durante una hospitalización, en el consultorio del médico, en un centro de infusión o en un hospital. Al margen del lugar en donde recibas el tratamiento, es probable que debas hacer lo siguiente.

  • Debes registrarte en el centro de quimioterapia, así como lo hiciste para programar una consulta con el médico.

  • Conocerás al profesional de atención sanitaria que administrará la quimioterapia.

  • Te controlarán la presión arterial, el pulso, la temperatura y la respiración.

  • Deberás registrar tu peso y altura, ya que estas medidas se utilizan para calcular la dosis correcta de medicamento.

  • Si no tienes un catéter o una vía de acceso, te colocarán una vía intravenosa. Cuando hayas recibido todos los medicamentos de quimioterapia, se extraerá la vía intravenosa, ya que los medicamentos se administran por esta vía. Si ya tienes una vía de acceso o un catéter, el medicamento se administrará por cualquiera de ellos y no será necesario colocar una vía intravenosa.

  • Te extraerán una muestra de sangre por medio de la vía intravenosa, la vía de acceso o el catéter. Se registrará la cantidad de glóbulos blancos y rojos (denominado “recuento sanguíneo”).

  • El médico te examinará y revisará los resultados del recuento sanguíneo, así como otra información registrada. Luego, tu médico calculará y ordenará la cantidad de medicamento que recibirás.

  • Es posible que te indique tomar algunos medicamentos previos a los medicamentos de quimioterapia (denominados “medicamentos prequimioterapéuticos”) para prevenir náuseas o reacciones alérgicas. Asimismo, es posible que te administren líquidos que ayudan a optimizar los efectos de los medicamentos de quimioterapia.

  • Antes de recibir la quimioterapia, el profesional de atención sanitaria que lo administre revisará tu nombre, el nombre del medicamento y la dosis.

  • Luego, el profesional de atención sanitaria comenzará el proceso de infusión que puede tardar varias horas en completarse. En función del tratamiento de quimioterapia, el medicamento puede administrarse de dos formas. Por ejemplo, si recibes tratamiento con Cytoxan (nombre genérico: ciclofosfamida), fluorouracilo y metotrexato —al que los médicos llaman “CMF”—, el fluorouracilo y metotrexato se administran mediante infusión y el Cytoxan se toma en comprimidos.

  • Cuando finaliza la sesión de quimioterapia, el profesional de atención sanitaria extrae la vía intravenosa y se asegura de que el ritmo cardíaco, presión arterial y respiración sean estables.

  • El médico o miembro del personal de enfermería vuelve a mencionar todos los efectos secundarios que podrías experimentar y la forma de tratarlos, y, generalmente, te indica medicamentos para aliviar las náuseas. Te dirán que te comuniques con tu médico en caso de manifestar efectos secundarios graves, como fiebre, diarrea o náuseas que persisten incluso después de haber tomado el medicamento. Asegúrate de tener la información necesaria para comunicarte con tu médico antes de irte por si acaso tienes algún inconveniente.

 

Cómo saber si la quimioterapia es eficaz

Mientras recibas la quimioterapia, visitarás a tu médico con frecuencia. Durante estas visitas, es probable que te realicen un examen físico, análisis, como un análisis de sangre, y estudios de diagnóstico por imágenes. Los resultados le indicarán a tu médico la eficacia de la quimioterapia.

Es muy importante que sepas que no es posible determinar la eficacia de la quimioterapia en función de los efectos secundarios. Algunas personas creen que cuanto más graves sean los efectos secundarios, más eficaz es la quimioterapia, o bien que, si los efectos secundarios son menos graves, entonces la quimioterapia es menos eficaz. Esto no es verdad. Recuerda que los efectos secundarios no están relacionados con la eficacia de la quimioterapia.

 

Consejos sobre quimioterapia

La quimioterapia afecta a las personas de diversas formas. Aunque otra persona reciba el mismo tratamiento que tú, es posible que presente efectos secundarios completamente diferentes. Tus síntomas dependerán de lo siguiente:

  • los medicamentos que tomes

  • la dosis de los medicamentos

  • las características del tumor por cáncer de mama

  • tu estado de salud general antes de comenzar la quimioterapia

Antes de comenzar la quimioterapia

Muchas personas dicen que, con la quimioterapia, puede resultar complejo cumplir con una rutina diaria. Antes de comenzar con la quimioterapia, tal vez debas considerar hacer lo siguiente.

  • Consulta con el odontólogo para realizarte una revisión dental completa y una limpieza de los dientes. Las bacterias que hay en la boca pueden llegar al torrente circulatorio durante la limpieza y otros procedimientos dentales. La quimioterapia puede debilitar el sistema inmunitario; por lo tanto, es probable que presentes mayor propensión a las infecciones. En consecuencia, muchos médicos recomiendan una revisión dental antes de comenzar la quimioterapia.

  • Debes realizarte todas las pruebas cardíacas que el médico te recomiende.

  • Si eres mujer, debes someterte a un examen pélvico y una prueba de Papanicolaou. La quimioterapia puede afectar temporalmente los resultados de una prueba de Papanicolaou, volviéndolos anormales.

  • Organízate a fin de solicitar ayuda para realizar las tareas del hogar. El efecto secundario más común de la quimioterapia es la sensación de cansancio. Pídele a algún conocido que te ayude a asignar a otras personas las tareas que normalmente llevas a cabo. Pedir y aceptar ayuda puede ser difícil. Sin embargo, en muchos casos, tus amigos y familiares estarán realmente dispuestos a ayudarte y no sabrán cómo. Ayudarte con las tareas del hogar es una opción verdaderamente útil.

  • Habla con tu médico sobre cualquier inquietud sobre fertilidad que puedas tener. Si eres un hombre o una mujer premenopáusica y te gustaría tener hijos después de terminar el tratamiento del cáncer de mama, es conveniente que hables con tu médico sobre las formas en las que puedes preservar tu fertilidad antes de comenzar la quimioterapia. Si eres mujer, es posible que puedas tomar medicamentos para inhibir el funcionamiento de los ovarios, lo que podría ayudar a proteger los óvulos. Además, pueden congelarse óvulos, esperma y embriones para realizar tratamientos de fertilidad en el futuro.

  • Habla con tu médico o nutricionista sobre los alimentos, los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que debes evitar mientras recibes quimioterapia.

  • Habla con tu médico sobre la pérdida del cabello. La mayoría de los medicamentos de quimioterapia causan pérdida o debilitamiento del cabello. Además del cabello, la quimioterapia también afecta el vello de los brazos, las piernas, el rostro y la zona púbica. Si tienes pensado comprarte una peluca, deberías hacerlo antes de comenzar la quimioterapia para que coincida con tu estilo y color de cabello. También puedes consultar si el centro de tratamiento donde te someterás a la quimioterapia ofrece un sistema de enfriamiento del cuero cabelludo o gorros refrigerantes. Estos gorros similares a cascos y que se ajustan con firmeza a la cabeza se rellenan con gel o líquido frío, y se utilizan durante las infusiones de quimioterapia. Estos dispositivos han ayudado a muchas personas a conservar un poco o buena parte del cabello durante la quimioterapia.

  • Habla con tu médico sobre los efectos secundarios a los que puedes enfrentarte. Si las náuseas o la diarrea son efectos secundarios comunes del tratamiento al que te sometes, el médico puede recetarte medicamentos antes de que estos efectos se presenten para que cuentes con ellos justo después de tu primera sesión. También es posible que tu médico te recomiende realizar ejercicios moderados de forma regular para aliviar los efectos secundarios.

  • Piensa en cómo trabajarás durante la quimioterapia. Muchas personas deciden trabajar durante la quimioterapia, siempre y cuando su cronograma y sus síntomas estén a tono. Tu capacidad para trabajar dependerá del tipo de trabajo que tengas. Si tu trabajo lo permite, tal vez puedas averiguar si puedes trabajar media jornada o de forma remota en los días en los que no te sientas bien. Por ley, muchos empleadores están obligados modificar tu cronograma de trabajo para que puedas cumplir con tus necesidades de tratamiento del cáncer. Triage Cancer ofrece seminarios web, videos y otra información sobre el trabajo durante el tratamiento.

  • Puedes considerar la idea de empezar a escribir un blog o crear un sitio de CaringBridge para mantener a tus amigos y familiares al tanto de tu situación y organizar la ayuda.

  • Consulta otros consejos sobre quimioterapia que brindaron los miembros de nuestra comunidad.

Durante la quimioterapia

La infusión de quimioterapia puede tardar varias horas en completarse. Todo dependerá de tu tratamiento específico. Estas son algunas de las cosas que puedes llevar contigo para pasar el tiempo:

  • un libro extenso que tengas la intención de leer

  • películas, podcasts, audiolibros o música que hayas descargado en tu teléfono u otro reproductor portátil (no olvides los auriculares)

  • una consola portátil de juegos

  • un libro de crucigramas u otro tipo de acertijos

  • elementos para tejer, bordar o hacer otras manualidades

  • un cuaderno de dibujo y lápices

  • notas, cartas o tarjetas que quieras escribir y enviar

  • una aplicación de relajación o meditación en tu teléfono

  • un diario

Otros consejos que puedes tener en cuenta el día de la sesión de quimioterapia:

  • Utiliza zapatos cómodos y ropa que tenga una cintura elástica y sea elastizada.

  • Hidrátate con mucha agua. Es conveniente que lleves contigo una botella de agua que puedas recargar.

  • Muchas personas afirman sentir frío durante la quimioterapia, en especial si utilizan un sistema de enfriamiento del cuero cabelludo o un gorro refrigerante para preservar su cabello. Tal vez quieras utilizar un sweater cómodo y medias, así como una manta, gorro y guantes.

Revisado por 2 advisers médicos
 
Jenni Sheng, MD
Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Baltimore, Maryland
Sameer Gupta, MD, MPH
Bryn Mawr Hospital, Bryn Mawr, PA
Conoce más sobre el Comité de Asesoría

— Se actualizó por última vez el 22 de junio de 2022 20:42

Participa en la conversación sobre Qué puedes esperar durante la quimioterapia
Conecta con una comunidad de apoyo de personas que tratan miles de temas en todos nuestros foros de discusión. Nuestra comunidad da la bienvenida a todas las personas diagnosticadas con cáncer de mama, preocupadas por una afección mamaria o que cuidan a un ser querido afectado por cáncer de mama.
Obtener más información