comscore¿Qué pasa si el tratamiento del cáncer de mama metastásico deja de funcionar?

¿Qué pasa si el tratamiento del cáncer de mama metastásico deja de funcionar?

En algunos casos, el tratamiento puede dejar de funcionar y es posible que el cáncer comience a avanzar. Si esto sucede, tu médico te hablará sobre otras opciones de tratamiento.
Brian Wojciechowski, MD
Editorial por Brian Wojciechowski, MD 29 jun 2022
 

Si te diagnosticaron cáncer de mama metastásico, lo primero que debes saber es que no estás sola: muchas mujeres y muchos hombres viven una vida larga, gratificante y productiva mientras reciben tratamiento de la enfermedad metastásica.

Hay muchos abordajes para tratar el cáncer de mama metastásico, y todos los días se prueban nuevos tratamientos. Cada plan de tratamiento es único, porque cada persona es única y cada cáncer de mama es único.

En algunos casos, el tratamiento puede dejar de funcionar y es posible que el cáncer comience a avanzar. Si esto sucede tu médico te hablará sobre otras opciones de tratamiento.

 

¿Cómo saber si un tratamiento no está funcionando?

Si tus síntomas cambian o empeoran, o si surge un nuevo dolor, habla con el médico. Esto podría ser un indicio de que el tratamiento no está funcionando como debería.

El médico revisará atentamente los resultados de tus pruebas de imágenes para asegurarse de que los tratamientos que recibes estén funcionando.

 

Cosas que debes tener en cuenta al probar un nuevo tratamiento

Tu médico y tú tienen que estar de acuerdo para decidir cómo manejar el cuidado de tu salud. Hazle saber a tu médico qué tan intensivo quieres que sea el tratamiento y cuáles son tus prioridades. Algunas personas prefieren tener menos efectos secundarios y otras quieren controlar el dolor por sobre todas las cosas. Aun así, hay personas que prefieren recibir el tratamiento más intensivo disponible, incluso si los efectos secundarios son graves. No hay formas correctas o erróneas. Lo único que cuenta es lo que te importa a ti. Al mismo tiempo, asegúrate de preguntarle al médico sobre los riesgos y los beneficios de cada opción de tratamiento.

 

Análisis de mutación del gen BRCA para personas diagnosticadas con enfermedad metastásica

La mayoría de los casos hereditarios de cáncer de mama están relacionados con dos genes que presentan anomalías: BRCA1 y BRCA2. Las mujeres con una mutación de los genes BRCA1 o BRCA2 tienen un riesgo de hasta el 72 % de contraer cáncer de mama antes de cumplir los 80 años. El riesgo de cáncer de ovario también es más alto que el promedio. Los hombres con una anomalía en el gen BRCA tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de mama y de próstata.

El ADN contiene información genética tanto en células sanas como en células cancerosas. Las células pueden desarrollar daño en el ADN en forma espontánea o por exposición a factores específicos del ambiente (demasiado sol, por ejemplo), que hacen que sea más probable que se produzca tal daño, pero las células también pueden detectar y reparar el daño en el ADN. Cuando se daña el ADN de una célula sana y el daño no se repara, esa célula puede volverse cancerosa.

Se cree que las mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2 aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama y de otros tipos, ya que estas interfieren en la capacidad de las células de reparar el ADN dañado.

La enzima poli-(ADP-ribosa)–polimerasa (PARP) repara el daño en el ADN, tanto en células sanas como en células cancerosas. Las conclusiones de las investigaciones indican que los medicamentos como Lynparza (nombre genérico: olaparib) y Talzenna (nombre genérico: talazoparib), que interfieren en la actividad de la enzima PARP (la inhiben), dificultan mucho la tarea de las células cancerosas con una anomalía en los genes BRCA1 o BRCA2 de reparar los daños en el ADN. En otras palabras, los inhibidores de PARP disminuye las probabilidades de que algunas células cancerosas sobrevivan a los daños en su ADN. Lynparza y Talzenna están aprobados para tratar el cáncer de mama metastásico negativo para HER2 en personas con una mutación en el gen BRCA.

 

Conclusión

Hay dos cosas muy importantes que debes recordar si te diagnostican cáncer de mama metastásico:

  • No estás sola. Cada vez más personas viven la vida al máximo mientras reciben tratamiento del cáncer de mama metastásico.

  • Hay una gran variedad de tratamientos disponibles que son eficaces contra la metástasis. Hay muchas opciones para tratar el cáncer de mama metastásico, y todos los días se prueban nuevos medicamentos. Si bien no se puede erradicar el cáncer de mama metastásico, el tratamiento puede mantenerlo bajo control durante algunos años. Si un tratamiento deja de funcionar, generalmente puedes probar otro. El cáncer puede estar activo en ciertos momentos y luego entrar en remisión durante un tiempo. Se suelen usar varios tratamientos diferentes, ya sea solos, combinados o en secuencia. Tomarse un descanso del tratamiento puede marcar una gran diferencia cuando la enfermedad está bajo control y te sientes bien.

— Se actualizó por última vez el 29 de junio de 2022 15:04