comscoreTratamiento para el cáncer de mama metastásico

Tratamiento para el cáncer de mama metastásico

Hay varios enfoques para tratar el cáncer de mama metastásico. Cada caso de cáncer es único y se puede personalizar el tratamiento según tu situación particular.

Si te han diagnosticado cáncer de mama metastásico, es importante que sepas que hay distintas opciones de tratamiento que tú y tu médico pueden considerar. La mayoría de las decisiones sobre el tratamiento dependen de la parte del cuerpo a la que se haya esparcido el cáncer, las características del cáncer (por ejemplo, el estado respecto de los receptores de hormonas y el estado de HER2) y los tratamientos que hayas recibido antes.

Los médicos suelen tratar el cáncer de mama metastásico en cualquier parte del cuerpo con medicamentos sistémicos, que sirven para tratar el cáncer en todo el cuerpo. La quimioterapia, la terapia hormonal, las terapias dirigidas y la inmunoterapia son medicamentos sistémicos. Y a veces se recomiendan tratamientos locales que actúan específicamente sobre una parte del cuerpo, como la cirugía o la radiación.

Tu médico y tú tienen que estar de acuerdo para decidir cómo manejar el cuidado de tu salud. Depende de ti si quieres probar o no un tratamiento recomendado, en especial, si hay varias opciones de tratamiento disponibles para ti. Por ejemplo, es posible que el médico recomiende un tratamiento que se administra con mayor frecuencia o uno que puede tener más efectos secundarios graves que otro.

Establecer una comunicación abierta y clara con el médico es muy importante para definir un plan de tratamiento que respete tus sentimientos y decisiones. Escucha atentamente al médico pero, al mismo tiempo, asegúrate de que él también escuche. Es importante que le digas cuáles son tus prioridades y preferencias con respecto al tratamiento: la calidad de vida, el control del dolor o tratar el cáncer de la manera más intensiva posible. Habla con él sobre los riesgos y beneficios de cada tratamiento. Tómate tiempo para pensar en sus recomendaciones y luego decide con él un plan de tratamiento.

Y recuerda que puedes cambiar de opinión sobre el tratamiento en cualquier momento. Tal vez quieras modificar tu plan de tratamiento en función del impacto que tiene en tu vida diaria, tu familia o tus finanzas. Tu plan de tratamiento no está escrito en piedra. Puedes hablar con tu médico para cambiar tu enfoque terapéutico en cualquier momento.

Si quieres, también puedes pedir una segunda opinión y consultar a otro oncólogo especializado en cáncer de mama para tener una perspectiva externa de la patología del cáncer y de las recomendaciones de tratamiento. Para tener una segunda opinión, consulta a un oncólogo de otro hospital. Si necesitas ayuda para prepararte para esta consulta, el personal de la oficina del oncólogo puede ayudarte. Tal vez no estés del todo cómoda con la idea de consultar a otro médico, pero tener una segunda opinión puede ser importante a la hora de planificar el tratamiento.

Asuntos para considerar al momento de tomar decisiones sobre el tratamiento del cáncer de mama metastásico:

  • ¿Cuáles son tus preferencias de tratamiento? ¿Quieres probar todos los tratamientos que puedan evitar que el cáncer se propague?

  • ¿Cuál es tu estado de salud general? ¿Puedes tolerar tratamientos más intensos o efectos secundarios frecuentes?

  • ¿Qué tan importante es para ti la calidad de vida? ¿Estás dispuesta a soportar efectos secundarios que podrían disminuir el nivel de tu calidad de vida?

  • ¿Qué tan importante es para ti controlar el dolor?

  • ¿Te interesaría participar en un ensayo clínico?

  • ¿Tienes seguro médico? ¿El costo del tratamiento es algo que te preocupa?

  • ¿Hay personas dispuestas a ayudarte con las tareas cotidianas si lo necesitas?

  • ¿Cuál es la mejor manera de que el equipo médico se comunique contigo? ¿Quieres obtener información sobre tu salud en términos científicos, de manera directa y sin rodeos? ¿O prefieres un enfoque más delicado?

Algunas preguntas que debes hacerle al médico acerca del tratamiento del cáncer de mama metastásico:

  1. ¿Necesito una biopsia para saber si ha cambiado el estado del cáncer con respecto a los receptores de hormonas o para HER2?

  2. ¿Por qué me recomienda un tratamiento en particular?

  3. ¿Cuáles son los beneficios de cada uno de los tratamientos posibles? ¿Cuáles son los efectos secundarios?

  4. ¿Cómo afectaría cada tratamiento mi calidad de vida?

  5. ¿Cómo sabré si el tratamiento está funcionando?

  6. ¿Qué tipo de pruebas me realizarán?

  7. ¿Qué pasa si el tratamiento deja de funcionar?

  8. ¿Cómo sabré cuándo cambiar de tratamiento?

  9. ¿Qué pasa si decido no recibir un tratamiento?

  10. ¿Existen estudios clínicos que cree que serían beneficiosos para mí?

Obtén más información a continuación sobre opciones de tratamiento y sobre la creación de un plan de tratamiento del cáncer de mama metastásico.

 

Cómo crear un plan de tratamiento

Después de recibir un diagnóstico de cáncer de mama metastásico, es recomendable tomarte el tiempo que necesites para reunir toda la información posible. Una vez que lo hayas hecho, podrás hacer planes y tomar decisiones fundamentadas con respecto a tu atención, tratamiento y calidad de vida.

Consolidar un equipo médico

Quizás ya tengas un oncólogo si hay recurrencia de un diagnóstico previo de cáncer de mama. Si corresponde, es posible que tu oncólogo te recomiende otros especialistas para que formen parte de tu equipo médico. En conjunto, desarrollarán un plan de tratamiento para el cáncer de mama metastásico.

Si el cáncer de mama metastásico es tu primer diagnóstico (denominado cáncer de mama metastásico “de novo”), es probable que aún no tengas un oncólogo. Tu médico de cabecera te puede recomendar un oncólogo y otros especialistas para que formes tu equipo médico.

Puede que los profesionales del equipo participen en tu atención médica de manera conjunta o en distintos momentos de tu tratamiento. De cualquier manera, todos los profesionales de tu equipo médico deben tener una buena comunicación entre ellos para hablar de tus análisis y tratamientos.

Este equipo puede incluir varios especialistas:

  • un cirujano, que realiza biopsias y otros procedimientos, y extirpa una metástasis única

  • un oncólogo, que se especializa en quimioterapia, terapia hormonal, terapias dirigidas, inmunoterapia, nuevos tratamientos que podrían estar disponibles en estudios clínicos, medicamentos para aliviar el dolor y apoyo nutricional

  • un oncólogo radioterapeuta, que se especializa en radioterapia

  • un radiólogo, que realiza e interpreta las mamografías, ecografías, exploraciones óseas, tomografías computarizadas, IRM, exploraciones con PET y otras pruebas de imágenes para determinar la ubicación y el tamaño del cáncer, y para ayudar a determinar cómo responde el cáncer al tratamiento

  • un patólogo, que analiza las muestras de la biopsia y realiza pruebas especiales a partir de tejido canceroso para determinar las características del cáncer, como el estado respecto de los receptores de hormonas y el de HER2

Algunos de estos especialistas se reunirán contigo en persona, mientras que otros solo se reunirán con tu oncólogo.

Comunicación con el equipo médico

Si te diagnosticaron cáncer de mama metastásico, es importante que te comuniques con tu equipo médico para recibir el apoyo que necesitas.

Tómate tu tiempo

Cuando te enteras por primera vez que te diagnosticaron cáncer de mama, puede ser difícil procesar lo que dice el médico. Si es posible, ve acompañada de alguien que tome notas. También puedes preguntarle a tu médico si no tiene inconveniente en que grabes lo que te dice con tu teléfono celular o una grabadora.

Aun así, es posible que sientas la necesidad de tener algunas conversaciones de seguimiento con tu médico o con otros especialistas en cáncer de mama. Reunir toda la información que puedas y realizar todas las preguntas que tengas puede ayudarte a tomar mejores decisiones sobre tu atención y tratamiento.

Estas son algunas preguntas que puedes hacer:

  • ¿Cuántos especialistas se prevé que haya en el equipo médico?

  • ¿Cómo planean comunicarse los profesionales del equipo entre ellos para tomar decisiones sobre mi atención y tratamiento?

  • ¿Se prevé realizar una biopsia del cáncer metastásico? ¿Por qué sí o por qué no?

La respuestas que obtengas pueden ayudarte a ver el panorama completo de tu tratamiento. Tómate el tiempo que necesites para tomar decisiones. Cada persona toma decisiones de manera diferente. Dile a tu médico si prefieres evaluar las opciones de tratamiento antes de tomar una decisión definitiva.

Considera realizarte análisis genéticos

Si te diagnosticaron cáncer de mama metastásico, puede resultarte útil averiguar si tienes una mutación genética que está asociada al cáncer de mama. En algunos casos, obtener un resultado positivo en un análisis de mutación genética puede significar que reúnes los requisitos para recibir distintas opciones de tratamiento o para participar en un estudio clínico en el que se están estudiando posibles tratamientos.

 
 
Considera probar la medicina complementaria y holística

El objetivo de la medicina complementaria y psicosomática es equilibrar, fortalecer y energizar a la persona en su totalidad (física, mental y emocionalmente) mientras la medicina convencional combate el cáncer. Ciertas mujeres diagnosticadas con cáncer de mama metastásico obtuvieron beneficios usando terapias complementarias, entre ellos:

  • alivio de los síntomas del cáncer de mama metastásico

  • disminución de los efectos secundarios del tratamiento

  • mejor calidad de vida

La medicina complementaria puede incluir prácticas como la acupuntura, los masajes, la hipnosis, la meditación y el yoga. Algunos suplementos alimenticios se consideran formas de medicina complementaria.

Se han realizado muchas investigaciones para comprender mejor los beneficios que ofrecen las terapias complementarias a las personas diagnosticadas con cáncer de mama metastásico. Aunque algunos estudios han demostrado que estas técnicas complementarias ofrecen ciertos beneficios, no se han sometido a las rigurosas pruebas que se realizan en la medicina tradicional.

Debes hablar con el médico antes de considerar agregar técnicas de medicina complementaria y holística a tu tratamiento. Es necesario asegurarse de que esas terapias sean seguras y de que no afectarán de manera negativa cualquier otro tratamiento convencional que estés realizando.

 
 
Descansar del tratamiento

Vivir con cáncer de mama metastásico puede parecer como correr un largo maratón. Ayuda que lleves un ritmo equilibrado. Eso significa que te tomes de vez en cuando un tiempo entre tratamientos para que tu cuerpo pueda descansar y recuperarse. Habla con tu equipo médico de tus objetivos personales y de tu calidad de vida para definir un plan de tratamiento que incluya la posibilidad de tomarte un descanso cuando lo necesites.

Cuando te tomes un descanso del tratamiento, tal vez te sorprenda descubrir que te sientes bastante bien y que el cáncer puede estar bajo control durante un período prolongado. Si bien es probable que no veas a tu equipo médico tan seguido, es importante que te mantengas en contacto. Reúnete con ellos periódicamente.

 

Cirugía

En algunos casos, el médico podría recomendar una cirugía para tratar el cáncer de mama metastásico, y lo haría por diversas razones.

Cirugía para tratar una recurrencia de cáncer de mama metastásico

Los médicos no suelen recomendar la cirugía cuando el cáncer de mama se ha esparcido a otra parte del cuerpo, porque es poco probable que se eliminen todas las células cancerosas, especialmente si se trata de más de un lugar del cuerpo. De todas formas, en algunos casos, es posible que el médico recomiende cirugía o radioterapia (o ambas cosas) para evitar fracturas de huesos y bloqueos en el hígado a causa de células cancerosas o para aliviar el dolor y otros síntomas.

Cirugía para tratar el cáncer de mama metastásico “de novo”

Casi el 10 % de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama metastásico padecen enfermedad metastásica “de novo”. No se sabe con seguridad cuántos hombres son diagnosticados con enfermedad “de novo”. “De novo” significa que, cuando el cáncer se detecta y se diagnostica por primera vez en estadio IV, ya se ha esparcido a otras partes del cuerpo.

Ciertas investigaciones indican que algunas mujeres que son diagnosticadas con cáncer de mama metastásico “de novo” tienen una mayor tasa de supervivencia si se les extirpa el tumor primario alojado en la mama. Si te diagnostican enfermedad metastásica “de novo”, es aconsejable preguntarle al médico si extirpar el tumor de mama sería una buena opción en tu caso.

Cirugía para extirpar tumores metastásicos en el hígado

No es común realizar cirugía para extirpar el cáncer de mama metastásico, pero los resultados de un pequeño estudio sugieren que algunas mujeres pueden beneficiarse de la cirugía para extirpar el cáncer de mama que ha hecho metástasis en el hígado si el cáncer presenta las siguientes características:

  • es positivo para receptores de hormonas

  • ha respondido a la quimioterapia antes de la cirugía (quimioterapia neoadyuvante)

  • no ha crecido en el tiempo transcurrido entre el diagnóstico de la metástasis y la cirugía

En la actualidad, no sabemos si las mujeres que se someten a cirugía para extirpar el cáncer de mama metastásico en el hígado tienen mejores resultados que las mujeres que no se operan. Sin embargo, si tienes metástasis en el hígado, quizás prefieras preguntarle a tu médico sobre los beneficios y los riesgos de la cirugía en tu situación particular.

Obtén más información sobre los siguientes temas: Metástasis en el hígado.

Crioterapia para tratar el cáncer de mama metastásico

Algunas personas que tienen tumores metastásicos pequeños y aislados de cáncer de mama no son buenas candidatas para una cirugía convencional. En estos casos, algunos médicos recomiendan realizar un procedimiento mínimamente invasivo que se llama crioablación o crioterapia.

Con este procedimiento, guiado por ecografía, tomografía computarizada o RM, un cirujano inserta una sonda especial de congelación (un tipo de catéter) a través de la piel hasta el tumor. Una vez que la punta de la sonda se encuentra en el lugar correcto dentro del centro del tumor, el cirujano inyecta gas argón presurizado a través de la sonda y dentro del tumor, lo que congela y destruye el tejido canceroso.

Las técnicas de la criocirugía pueden variar según los centros de tratamiento contra el cáncer. La criocirugía es más común en los casos en que el cáncer de mama está bajo control gracias a tratamientos sistémicos como la quimioterapia o la terapia hormonal.

 

Quimioterapia

La quimioterapia destruye o daña tantas células cancerosas como sea posible, por eso los médicos la recomiendan para tratar el cáncer de mama metastásico. Dado que los medicamentos quimioterapéuticos son sistémicos, es decir que afectan la totalidad del cuerpo, la quimioterapia se recomienda en los siguientes casos:

  • el cáncer avanza a pesar de que se realizan otros tratamientos

  • el cáncer se ha esparcido a una cantidad significativa de órganos, como el hígado o los pulmones

  • el cáncer avanza rápidamente

Los médicos suelen combinar la quimioterapia con terapias dirigidas, que son medicamentos que actúan sobre características específicas de las células cancerosas.

El plan de tratamiento para cada persona es diferente, pero hay ciertas pautas generales que los médicos siguen cuando se administra quimioterapia para tratar casos de cáncer de mama metastásico:

  • Si ya te han administrado quimioterapia o si no tienes una disfunción orgánica grave, el médico puede recomendarte únicamente un medicamento quimioterapéutico en el momento de tratar la enfermedad metastásica. De este modo, obtienes beneficios con la menor cantidad de efectos secundarios posibles.

  • En general, los médicos usan la mayoría de los medicamentos quimioterapéuticos para tratar la enfermedad metastásica hasta que los efectos secundarios causan problemas, o bien hasta que dejan de ser eficaces.

  • Algunos medicamentos de quimioterapia parecen tener mayor eficacia contra tumores cuando se usan combinados. Según las investigaciones, la combinación de tratamientos reveló un mejor pronóstico general en ciertos casos de cáncer metastásico.

Si el cáncer de mama regresa después de la quimioterapia o no responde a los medicamentos quimioterapéuticos, puedes probar una combinación de medicamentos distinta. Hay varios medicamentos quimioterapéuticos y, si un medicamento o una combinación de ellos no funciona, siempre se pueden probar otras opciones.

 
 
 

Radioterapia

Si te diagnosticaron cáncer de mama metastásico y tienes síntomas, el médico podría recomendarte la radiación para lo siguiente:

  • controlar el avance del cáncer en un área específica

  • aliviar el dolor

  • disminuir el riesgo de fracturarse algún hueso debilitado por el cáncer

  • reducir el sangrado interno o el sangrado de la piel causado por la invasión del tumor

  • despejar una vía respiratoria obstruida para mejorar la respiración

  • reducir la presión sobre un nervio prensado

La dosis y el cronograma de radiación para tratar el cáncer de mama metastásico dependen de distintos factores, entre los que se incluyen:

  • el nivel de dolor o el grado de capacidad funcional perdida

  • el tamaño del cáncer

  • la ubicación del cáncer

  • la cantidad de radiación previa que hayas recibido

  • el cronograma de otros tratamientos

 
 
 

Terapia hormonal

Los medicamentos para terapia hormonal, también llamada terapia endocrina o antiestrógeno, se usan para ayudar a reducir el tumor o desacelerar el crecimiento del cáncer de mama metastásico positivo para receptores de hormonas.  Estos son algunos medicamentos para terapia hormonal:

  • tamoxifeno

  • Arimidex (nombre genérico: anastrozol)

  • Aromasin (nombre genérico: exemestano)

  • Femara (nombre genérico: letrozol)

  • Faslodex (nombre genérico: fulvestrant)

La terapia hormonal no es eficaz para tratar el cáncer de mama que es negativo para receptores de hormonas.

Los medicamentos para terapia hormonal tratan el cáncer de mama que es positivo para receptores de hormonas de dos maneras:

  • al disminuir la cantidad de la hormona estrógeno en el cuerpo

  • mediante el bloqueo de la acción del estrógeno en el cuerpo

Para las mujeres, la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, siglas en inglés) recomienda los medicamentos para terapia hormonal en función del estadio del cáncer y del estado menopáusico. La organización recomienda que las mujeres posmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama metastásico positivo para receptores de hormonas consideren el tratamiento con un inhibidor de la aromatasa (Arimidex, Aromasin o Femara). Para las mujeres premenopáusicas, recomienda que reciban un tratamiento con tamoxifeno o un inhibidor de la aromatasa. Si el cáncer no responde al inhibidor de la aromatasa ni al tamoxifeno, se puede considerar el tratamiento con Faslodex.

En el caso de los hombres diagnosticados con cáncer de mama metastásico positivo para receptores de hormonas, la Sociedad Americana de Oncología Clínica recomienda que reciban cualquiera de los medicamentos para terapia hormonal como primer tratamiento.

La terapia hormonal se suele usar para tratar el cáncer de mama positivo para receptores de hormonas metastásico mientras surta efecto. Si el cáncer ya no responde a un medicamento de terapia hormonal, por lo general, el médico recomendará otro medicamento.

Después de un tiempo, pueden ser unos meses o varios años, el cáncer avanzará a pesar de la terapia hormonal. Entonces es posible que el médico te recomiende la quimioterapia. Si comienzas a recibir quimioterapia, quizás debas suspender la terapia hormonal. Tal vez el médico también te recomiende terapias dirigidas si son apropiadas en tu caso particular.

 
 
 

Terapia dirigida

Las terapias dirigidas son tratamientos que atacan características específicas de las células de cáncer, como una proteína que permite que las células cancerosas se multipliquen rápidamente o de forma anormal. Por lo general, las terapias dirigidas son menos dañinas para las células sanas y normales que la quimioterapia. Algunas de estas terapias funcionan como los anticuerpos que el sistema inmunitario genera de forma natural. Debido a esto, a veces se las llama “inmunoterapias dirigidas”.

 
 
 

Inmunoterapia

Los medicamentos de inmunoterapia para el cáncer ayudan al sistema inmunitario a funcionar mejor o de manera más eficiente para combatir las células cancerosas.

El sistema inmunitario está compuesto por varios órganos, tejidos y células que funcionan en conjunto para protegerte contra invasores externos que pueden provocar enfermedades. Cuando se introduce en el cuerpo un agente que causa enfermedades o infecciones, como una bacteria, un virus o un hongo, el sistema inmunitario reacciona y funciona para eliminar a los invasores. La función de este sistema de autodefensa consiste en impedir que te enfermes.

La inmunoterapia emplea sustancias —ya sea producidas naturalmente por el cuerpo o artificialmente en un laboratorio— como refuerzo del sistema inmunitario para lograr lo siguiente:

  • detener o retrasar el crecimiento de las células cancerosas

  • impedir que las células cancerosas se diseminen a otras partes del cuerpo

  • funcionar mejor para eliminar las células cancerosas

 
 
 

Tratamientos localizados para tratar las áreas de metástasis a distancia

Los tratamientos localizados para tratar las áreas de metástasis a distancia, como los huesos, los pulmones, el cerebro o el hígado, se dirigen específicamente a esos lugares. Aunque los tratamientos localizados no suelen ser la primera opción para tratar el cáncer de mama metastásico, los médicos los recomiendan en circunstancias especiales:

  • Los tratamientos localizados pueden ayudar a aliviar el dolor u otros síntomas causados por el cáncer de mama metastásico que afectan la calidad de vida. El ejemplo más frecuente de un tratamiento localizado es la administración de medicamentos para controlar las metástasis en los huesos. Otros incluyen la cirugía para extirpar el tumor o la radiación enfocada para destruirlo.

  • Los tratamientos localizados pueden ser eficaces cuando hay solo una o dos áreas metastásicas y los médicos creen que pueden extirpar el tumor por completo y, posiblemente, evitar problemas en el futuro.

Tu equipo médico y tú pueden colaborar para desarrollar el mejor plan que se adapte a tus preferencias y tu situación particular.

Puedes ser una candidata para el tratamiento localizado de las metástasis a distancia en los siguientes casos:

  • el cáncer de mama metastásico causa dolor u otros síntomas que afectan tu vida cotidiana y tu capacidad para funcionar normalmente

  • tienes solo una o dos áreas metastásicas y los médicos creen que pueden extirpar el tumor por completo y, posiblemente, evitar problemas en el futuro (esto se denomina enfermedad oligometastásica)

El cáncer de mama metastásico puede afectar las funciones del organismo en los siguientes casos:

  • los tumores presionan áreas críticas en el cerebro o la médula espinal

  • las metástasis en los huesos debilitan tanto el hueso, que está en riesgo de fracturarse

  • las lesiones en los pulmones dificultan la respiración

  • los tumores interfieren en la función normal del hígado

El objetivo de los tratamientos localizados es aliviar estos síntomas y evitar que el cáncer cause otros problemas.

Algunos médicos consideran los tratamientos localizados en algunos casos muy puntuales de personas diagnosticadas con cáncer de mama metastásico que no tienen síntomas considerables. Si en general te sientes bien y solo tienes uno o dos nódulos cancerosos en un área del cuerpo, el tratamiento localizado puede ser una opción para ti. Antes de tomar esta decisión, debes preguntarle al equipo médico si los potenciales beneficios (eliminar esos nódulos) superan el riesgo de que experimentes efectos secundarios del tratamiento. Como actualmente no hay cura para el cáncer de mama metastásico, el objetivo de muchas estrategias de tratamiento es aumentar las probabilidades de que el paciente pase un período prolongado sin evidencia de enfermedad, lo que muchos pacientes llaman “remisión”.

Si este es tu caso, puedes tener en cuenta las siguientes preguntas como guía para hablar con el médico:

  • Tu estado de salud en general y nivel de funcionalidad: ¿Cuán saludable te sientes? ¿Cuál es tu nivel de funcionalidad? ¿Tienes un nivel de actividad aceptable durante el día y puedes realizar las actividades cotidianas con normalidad?

  • Si tienes 65 años o más: ¿Tienes alguna afección de salud o complicación relacionadas con la edad?

  • El tamaño del tumor maligno: ¿El cáncer de mama afecta un área o varias? Si solo afecta un área, ¿tienes un solo tumor o varios? ¿Cuán grandes son las áreas afectadas? El tratamiento localizado puede ser una opción si hay uno o dos tumores pequeños en una única área.

  • Las características del cáncer: Los casos de cáncer menos agresivos, como los que son positivos para receptores de estrógeno o de grado bajo, tienden a ser más fáciles de tratar.

  • Probabilidades de extirpación completa (si se está considerando la cirugía): ¿Es probable que se pueda extirpar la totalidad del cáncer si te sometes a una cirugía?

  • El tiempo que transcurre entre el diagnóstico original de cáncer de mama y el de la metástasis: Si anteriormente recibiste un tratamiento exitoso del cáncer de mama en el estadio temprano, ¿cuánto tiempo pasó hasta que te diagnosticaron la recurrencia metastásica? ¿Tuviste al menos algunos años sin evidencia de enfermedad hasta que aparecieron las metástasis? En general, hasta ahora, ¿cuán bien respondió el cáncer de mama al tratamiento?

Si el médico te recomienda tratamientos localizados para aliviar los síntomas o para mantener el cáncer bajo control, es posible que otro especialista, por ejemplo, un oncólogo radioterapeuta, radiólogo intervencionista o cirujano, se una al equipo médico para desarrollar entre todos un plan de tratamiento.

 

Estudios clínicos sobre el cáncer de mama metastásico

Los estudios clínicos son investigaciones en las que los participantes consienten voluntariamente para probar un nuevo medicamento (bajo estricta supervisión) con el objetivo de ayudar a los médicos a determinar su seguridad y eficacia. Al participar en un estudio clínico, puedes tener la posibilidad de probar un tratamiento que de otra manera no estaría disponible, y que podría ser beneficioso para ti. Estos estudios ayudan a mejorar la calidad general de la atención médica.

Más información
 

¿Qué pasa si el tratamiento deja de funcionar?

En algunos casos, el tratamiento puede dejar de funcionar y es posible que el cáncer comience a avanzar. Si esto sucede, tu médico te hablará sobre otras opciones de tratamiento.

Más información
 

Incluye el ejercicio en tu plan de tratamiento

Muchas organizaciones, entre ellas, la Sociedad Americana contra el Cáncer, recomiendan que las personas diagnosticadas con cáncer completen 150 minutos por semana de ejercicio moderado o 75 minutos por semana de ejercicio intenso, más dos sesiones por semana de ejercicios de fuerza y flexibilidad o elongación. Se ha demostrado a través de diversas investigaciones la seguridad y eficacia de estas recomendaciones para las personas diagnosticadas con enfermedad metastásica, incluido el cáncer de mama metastásico.

Más información
 

Acceso ampliado y derecho al tratamiento: Opciones alternativas para encontrar tratamientos experimentales del cáncer de mama metastásico

Habla con tu equipo médico si te gustaría saber si hay un medicamento experimental que podría ser beneficioso en tu caso. Asegúrate de investigar a fondo si hay ensayos clínicos en los que podrías participar. En la mayoría de los casos, no cumplirás los requisitos para solicitar un medicamento experimental a través de los programas de acceso ampliado y derecho al tratamiento, a menos que participar en un estudio clínico no sea una posibilidad en tu caso.

Más información

Los médicos recomiendan inscribirse en un estudio clínico si cumples los requisitos, ya que tu participación ayuda a fomentar los tratamientos del cáncer de mama y, a cambio, durante el estudio, recibes atención médica adicional y control de los efectos secundarios.

— Se actualizó por última vez el 17 de agosto de 2022, 12:47