comscoreMetástasis en el hígado

Metástasis en el hígado

Cerca del 50 % de las personas diagnosticadas con cáncer de mama metastásico desarrollan metástasis en el hígado y, en el 5 % al 12 % de estos casos, este tipo de metástasis es el sitio principal donde se produce la recurrencia del cáncer de mama.
 
 

Síntomas y diagnósticos de la metástasis en el hígado

Cuando el cáncer de mama se extiende al hígado, no suele causar síntomas. Los análisis de la función hepática ayudan a los médicos a detectar indicios de metástasis en el hígado. Los análisis de la función hepática, que también se conocen en conjunto como panel hepático, son análisis de sangre en los que se miden determinados niveles de enzimas y proteínas en la sangre. Los niveles anormales pueden indicar enfermedad o daño en el hígado.

A veces las metástasis en el hígado sí causan síntomas. Algunos de estos incluyen lo siguiente:

  • dolor o malestar en la parte central del abdomen

  • fatiga y debilidad

  • descenso de peso o falta de apetito

  • fiebre

  • hinchazón

  • inflamación en las piernas

  • coloración amarillenta de la piel o la parte blanca de los ojos

Además de los análisis de la función hepática, los médicos utilizan las pruebas de imágenes para diagnosticar las metástasis en el hígado. Estas pueden incluir RM, tomografía computarizada, ecografía o exploración con TEP. A veces los médicos usan una combinación de exploración con TEP y tomografía computarizada.

También pueden indicar una biopsia para confirmar las metástasis en el hígado. Usando las pruebas de imágenes como guía, el médico inserta una aguja pequeña a través de la piel hasta llegar al hígado para extirpar una muestra de tejido. Algunos médicos recomiendan un procedimiento llamado laparoscopía. En este procedimiento, el cirujano realiza incisiones pequeñas en el abdomen y usa instrumentos quirúrgicos especializados para extirpar una muestra de tejido, que luego se analizará para confirmar o no el diagnóstico de cáncer de mama metastásico.

 

Tratamiento de las metástasis en el hígado

El cáncer de mama metastásico en cualquier parte del cuerpo suele tratarse con medicamentos sistémicos, que sirven para tratar el cáncer en todo el cuerpo. Para las metástasis en el hígado, a veces se recomiendan tratamientos localizados que actúan específicamente sobre el hígado, como la cirugía o la radiación.

Quimioterapia para tratar las metástasis en el hígado

La quimioterapia destruye o daña tantas células cancerosas como sea posible, por eso los médicos la recomiendan para tratar el cáncer de mama metastásico. Dado que los medicamentos quimioterapéuticos son sistémicos, es decir que afectan la totalidad del cuerpo, la quimioterapia se recomienda en los siguientes casos:

  • el cáncer avanza a pesar de que se realizan otros tratamientos

  • el cáncer se ha esparcido a una cantidad significativa de órganos, como el hígado o los pulmones

  • el cáncer avanza rápidamente

Los médicos suelen combinar la quimioterapia con terapias dirigidas, que son medicamentos que actúan sobre características específicas de las células cancerosas.

El plan de tratamiento para cada persona es diferente, pero hay ciertas pautas generales que los médicos siguen cuando se administra quimioterapia para tratar casos de cáncer de mama metastásico:

  • Si ya te han administrado quimioterapia, el médico puede recomendarte únicamente un medicamento quimioterapéutico en el momento de tratar la enfermedad metastásica. De este modo, obtienes beneficios con la menor cantidad de efectos secundarios posibles.

  • En general, los médicos usan la mayoría de los medicamentos quimioterapéuticos para tratar la enfermedad metastásica hasta que los efectos secundarios causan problemas, o bien hasta que dejan de ser eficaces.

  • Algunos medicamentos de quimioterapia parecen tener mayor eficacia contra tumores cuando se usan combinados. Según las investigaciones, la combinación de tratamientos reveló un mejor pronóstico general en ciertos casos de cáncer metastásico.

Si el cáncer de mama regresa después de la quimioterapia o no responde a los medicamentos quimioterapéuticos, puedes probar una combinación de medicamentos distinta. Hay varios medicamentos quimioterapéuticos y, si un medicamento o una combinación de ellos no funciona, siempre se pueden probar otras opciones.

Obtén más información sobre los siguientes temas: Quimioterapia.

Quimioterapia local para tratar las metástasis en el hígado

En la quimioterapia localizada se dirigen los medicamentos quimioterapéuticos a los tumores del hígado y, de esta manera, se evita causar daño a los órganos sanos cercanos.

Hay algunas opciones de quimioterapia local para tratar las metástasis en el hígado:

  • Quimioterapia por infusión arterial hepática (IAH): A diferencia de la quimioterapia tradicional, que viaja a través de todo el cuerpo, este tratamiento administra dosis quimioterapéuticas altas justo en el hígado a través de la arteria hepática (la principal fuente de suministro de sangre a los tumores en esta zona). En la quimioterapia por IAH, se implanta una pequeña bomba debajo de la piel de la parte baja del abdomen para administrar los medicamentos quimioterapéuticos directamente en el hígado. Con el tiempo, la bomba puede volver a llenarse con medicamentos.

  • Quimioembolización transarterial (TACE, sigla en inglés): La TACE es otra forma de quimioterapia local. En este procedimiento, se administran microesferas llenas de medicamentos quimioterapéuticos directamente en los tumores hepáticos. Con la ayuda de las pruebas de imágenes, un radiólogo intervencionista realiza una pequeña incisión a través de la cual guía un tubo diminuto o catéter por la arteria que suministra sangre al hígado y luego inyecta las microesferas. Las microesferas viajan a los pequeños vasos sanguíneos que son la fuente de alimentación de los tumores hepáticos y administran la quimioterapia. En este procedimiento, se administran concentraciones farmacológicas más altas en el tumor sin dañar los tejidos sanos cercanos.

Terapia hormonal para tratar las metástasis en el hígado positivas para receptores de hormonas

Los medicamentos para terapia hormonal, también llamada terapia endocrina o antiestrógeno, se usan para ayudar a reducir el tumor o desacelerar el crecimiento del cáncer de mama metastásico positivo para receptores de hormonas  Estos son algunos medicamentos para terapia hormonal:

  • tamoxifeno

  • Arimidex (nombre genérico: anastrozol)

  • Aromasin (nombre genérico: exemestano)

  • Femara (nombre genérico: letrozol)

  • Faslodex (nombre genérico: fulvestrant)

La terapia hormonal no es eficaz para tratar el cáncer de mama que es negativo para receptores de hormonas.

Los medicamentos para terapia hormonal tratan el cáncer de mama que es positivo para receptores de hormonas de dos maneras:

  • al disminuir la cantidad de la hormona estrógeno en el cuerpo

  • mediante el bloqueo de la acción del estrógeno en el cuerpo

La terapia hormonal se suele usar para tratar el cáncer de mama positivo para receptores de hormonas metastásico mientras surta efecto. Si el cáncer ya no responde a un medicamento de terapia hormonal, por lo general el médico recomendará otro medicamento.

Obtén más información sobre los siguientes temas: Terapia hormonal.

Terapias dirigidas para tratar las metástasis en el hígado

Las terapias dirigidas son tratamientos que atacan características específicas de las células de cáncer, como una proteína que permite que las células cancerosas se multipliquen rápidamente o de forma anormal. Por lo general, las terapias dirigidas son menos dañinas para las células sanas y normales que la quimioterapia. Algunas de estas terapias funcionan como los anticuerpos que el sistema inmunitario genera de forma natural. Debido a esto, a veces se las llama “inmunoterapias dirigidas”.

Obtén más información sobre las terapias dirigidas que se usan para tratar el cáncer de mama metastásico.

Inmunoterapia para tratar las metástasis en el hígado

Los medicamentos de inmunoterapia para el cáncer ayudan al sistema inmunitario a funcionar mejor o de manera más eficiente para combatir las células cancerosas.

El sistema inmunitario está compuesto por varios órganos, tejidos y células que funcionan en conjunto para protegerte contra invasores externos que pueden provocar enfermedades. Cuando se introduce en el cuerpo un agente que causa enfermedades o infecciones, como una bacteria, un virus o un hongo, el sistema inmunitario reacciona y funciona para eliminar a los invasores. La función de este sistema de autodefensa consiste en impedir que te enfermes.

La inmunoterapia emplea sustancias —ya sea producidas naturalmente por el cuerpo o artificialmente en un laboratorio— como refuerzo del sistema inmunitario para lograr lo siguiente:

  • detener o retrasar el crecimiento de las células cancerosas

  • impedir que las células cancerosas se diseminen a otras partes del cuerpo

  • funcionar mejor para eliminar las células cancerosas

Obtén más información sobre las inmunoterapias que se usan para tratar el cáncer de mama metastásico.

Tratamiento local para tratar las metástasis en el hígado

El cáncer de mama se extiende al hígado antes de llegar a los huesos, los pulmones y el cerebro únicamente en el 5 % al 12 % de los casos. Cuando esto sucede, en algunos casos seleccionados cuidadosamente, los médicos recomiendan la cirugía para extirpar el cáncer. Es posible que los médicos recomienden la cirugía y otros tratamientos localizados si el cáncer en el hígado causa dolor persistente o problemas graves de la función hepática.

Los tratamientos localizados para tratar las metástasis en el hígado incluyen cirugía, SBRT, radioembolización con itrio-90 (Y-90, sigla en inglés), ablación y quimioterapia localizada.

Cirugía para tratar las metástasis en el hígado

Los médicos suelen recomendar la cirugía solo a las personas que experimentan síntomas graves, como dolor, sangrado o bloqueos hepáticos considerables. Sin embargo, en otros casos, los médicos podrían considerar la cirugía si se cumplen los siguientes criterios:

  • el hígado es el único sitio al que se extendió el cáncer

  • tienes una o dos lesiones que se pueden extirpar por completo (enfermedad oligometastásica)

  • han pasado algunos años sin evidencia del cáncer entre el diagnóstico inicial de cáncer de mama en estadio temprano y la confirmación de la metástasis

  • gozas de buen estado general de salud

  • el cáncer es positivo para receptores de hormonas, lo que indica que puede ser más fácil de tratar

Tu oncólogo o cirujano pueden indicarte otras pruebas de imágenes del hígado, como una RM o una tomografía computarizada, para asegurarse de lo siguiente:

  • todas las áreas cancerosas se extirparon por completo

  • se conservó suficiente tejido sano para permitir que el hígado funcione con normalidad

En la actualidad, no sabemos si las mujeres que se someten a cirugía para extirpar el cáncer de mama metastásico en el hígado tienen mejores resultados que las mujeres que no se operan. Por lo tanto, tiene sentido hablar con tu equipo médico sobre los riesgos y beneficios de la cirugía. También puedes preguntar si reúnes los requisitos para realizarte una cirugía laparoscópica, que se realiza a través de incisiones más pequeñas, o si debes someterte a una cirugía abierta tradicional.

Radioterapia estereotáctica corporal para tratar las metástasis en el hígado

En la radioterapia estereotáctica corporal (SBRT, sigla en inglés), se dirigen con precisión dosis altas de haces de radiación a las áreas cancerosas del hígado durante varios ciclos de tratamiento. Al igual que sucede con las metástasis en otras partes del cuerpo, el cirujano mapea los tumores por adelantado a través de pruebas de imágenes para administrar la radiación directamente en la ubicación exacta del tumor.

Radioembolización con itrio-90 para tratar las metástasis en el hígado

La radioembolización con itrio-90 (Y-90, sigla en inglés) es un procedimiento en el cual se administra radioterapia directamente en los tumores hepáticos.

Con la ayuda de las pruebas de imágenes, un radiólogo intervencionista realiza una pequeña incisión a través de la cual guía un tubo diminuto (llamado catéter) por la arteria que suministra sangre al hígado. El radiólogo intervencionista luego inyecta microesferas que contienen una sustancia radiactiva llamada Y-90. Estas microesferas pueden viajar hasta los pequeños vasos sanguíneos que son la fuente de alimentación de los tumores hepáticos. Una vez allí, destruyen el tumor desde adentro. Este procedimiento minimiza los daños a los tejidos sanos cercanos.

Ablación para tratar las metástasis en el hígado

Los médicos pueden recomendar la ablación para destruir los tumores en el hígado a través del uso de calor, frío o corrientes eléctricas que se administran por medio de una sonda pequeña. Las técnicas de ablación para tratar los tumores hepáticos incluyen lo siguiente:

  • crioablación, en la que se usa frío extremo

  • ablación por radiofrecuencia (RFA, sigla en inglés), en la que se usan corrientes eléctricas de alta frecuencia

  • NanoKnife, o electroporación irreversible, en la que se administran pulsos eléctricos a las células tumorales que ocasionan defectos en sus membranas (superficies externas) y, en última instancia, la muerte celular

— Se actualizó por última vez el 9 de febrero de 2022 23:11